Bandera amarilla por medusas en Calahonda y Castell de Ferro

Medusas en la playa de Calahonda./SANTIAGO HERMOSA
Medusas en la playa de Calahonda. / SANTIAGO HERMOSA

Se recomienda precaución a los bañistas para evitar picaduras

R. ALCÁNTARAMOTRIL

Continúa la presencia de medusas en la costa granadina. La bandera amarilla ondea hoy en Castell de Ferro y Calahonda para pedir precaución a los bañistas para evitar picaduras. En Carchuna y Salobreña la situación, por el momento, es más tranquila.

El cambio de temperaturas y la captura de la tortuga boba, un depredador natural de las medusas, está haciendo que cada vez se vean más en las costas. Evitar su presencia resulta complicado, más allá trabajar en la regeneración de este tipo de tortuga, muy castigada por la pesca de arrastre, y de tener una mayor concienciación en el cuidado del Medio Ambiente, poco se puede hacer para eliminar a estos molestos visitantes.

En algunas ocasiones, como ha ocurrido días atrás en Calahonda, las medusas pueden aparecer en la orilla ya muertas. Esto se debe al viento de poniente que empuja el agua caliente de la superficie. Este cambio de temperatura afecta especialmente a las medusas. Sin embargo, los bañistas no deben confiarse, aunque estén muertas aún siguen picando.

Lo único que les queda a los turistas que quieren disfrutar de la playa es hacer caso a las advertencias que hagan los socorristas, tener precaución y cruzar los dedos para que el día que decidan ir a darse un baño no se encuentren con demasiadas medusas cerca.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos