El Ayuntamiento advierte al Gobierno que «no va a consentir» que derive el flujo migratorio a Motril

Las obras continúan en el edificio del EVA9 pese a la paralización del Gobierno. /Javier Martín
Las obras continúan en el edificio del EVA9 pese a la paralización del Gobierno. / Javier Martín

El gobierno de Motril planta cara al Estado, intenta paralizar las obras, y pregunta de manera directa si el pabellón militar va a ser un CIE

Laura Ubago
LAURA UBAGOGranada

El Gobierno continúa con las obras que transformarán el antiguo pabellón militar del EVA-9 en un centro de inmigrantes mientras que el Ayuntamiento de Motril le pide, por todos los medios, que paralice estos trabajos que no tienen licencia. El conflicto se está agravando. De ello el gobierno motrileño dice que ni a los inspectores de Urbanismo, ni a la Policía Local, se le ha permitido la entrada a la obra.

El Ayuntamiento ha procedido a dictar orden de paralización de los trabajos por no contar con la preceptiva licencia de obras, «al tiempo que se le ha pedido al promotor que explique los trabajos que están llevando a cabo y su finalidad, por lo que hemos requerido también identificación del personal interviniente en estas obras para la apertura, si procede, del correspondiente expediente disciplinario», indicó Antonio Escámez, edil de Urbanismo.

Además, el gobierno de Motril quiere saber para qué será este nuevo centro de inmigrantes con capacidad para 500 personas. «El acuerdo que tuvimos con el Ministerio en su momento, es que el complejo militar se reparaba para acoger, de manera eventual, la llegada de grandes contingentes de inmigrantes. A partir de ahí, hemos tenido comunicación de que se van a cerrar centros de internamiento en Málaga y Almería con la intención de traer el flujo migratorio a Motril, y lógicamente, no vamos a consentir esa solución», denunció el teniente de alcalde de Urbanismo.

Escámez señaló que lo primero que tienen que pedir es licencia de obras en el Ayuntamiento, cosa que no han hecho, y por tanto, he dado orden de paralizar las obras», indicó contundentemente Escámez.

Desde Urbanismo se plantean si esta obra es legal y además quieren saber el uso concreto del edificio.

«En el plan general de ordenación vigente se determina que dichas instalaciones pasarían al municipio para equipamiento educativo, una vez cesara la actividad militar, hecho que ocurrió en el año 2008. Desde entonces se venía negociando con el ministerio para determinar la fórmula a aplicar para la adquisición del cuartel por el municipio, por eso, desde Urbanismo estamos analizando si es posible la actuación que se lleva a cabo estos días o si ésta excede de lo legalmente admisible al haber quedado el cuartel en régimen de fuera de ordenación, definiéndose en la legislación urbanística el alcance máximo del contenido de las obras que pueden ejecutarse y siempre bajo la consideración de obras de mantenimiento y conservación», explicó el responsable de Urbanismo.

El Ayuntamiento de Motril, principalmente desde las áreas de Urbanismo y Seguridad, está a la espera de que el subdelegado del Gobierno en Granada responda a la petición de una reunión urgente, confirmando fecha y hora para este encuentro en el que se den explicaciones sobre las intenciones reales que entrañan las obras en el EVA9: «si se está acondicionando un centro de internamiento temporal, en previsión de hacinamiento del existente en el puerto, o un centro de internamiento de extranjeros con permanencia en el tiempo», se preguntó Antonio Escámez.

Los vecinos piden seguridad

En las últimas horas se ha producido una reunión entre los responsables municipales y el presidente de la Asociación de Vecinos de los Álamos, Floro Castro, ante la preocupación de muchos ciudadanos del barrio por los rumores de la posible instalación de un Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) en el antiguo cuartel de aviación, de manera permanente.

«A los vecinos no se nos ha consultado nada y no sabemos qué se va a hacer realmente en las instalaciones militares, por eso, nos hemos reunido con las autoridades locales para saber qué posición tienen ante unas obras que tras iniciarse se han paralizado, y la verdad, se nos ha informado con toda claridad y transparencia indicando los pasos que se están dando con la subdelegación del Gobierno en Granada», indicó el presidentes de los vecinos.

Floro Castro señaló que quieren la misma versión que manejen los gobernantes «para que no haya confusión y se eviten rumores y actitudes malintencionadas; en resumen, queremos seguridad en el barrio» apuntó el representante del barrio de Los Álamos, quien ha dejado claro que los encargados de decidir por sí mismos en asamblea qué se hace a futuro, «serán los propios vecinos, pero primero debemos informarnos bien y nos estamos dirigiendo a todos los organismos implicados».