«El agua se está tirando al mar y no llega a nuestros campos. Las conducciones de Rules tienen que hacerse ya»

Miembros de la asociación, en la presa de Rules./JAVIER MARTÍN
Miembros de la asociación, en la presa de Rules. / JAVIER MARTÍN

La Asociación Agua para el Campo pide al Gobierno que cumpla con sus promesas y que las canalizaciones se construyan

REBECA ALCÁNTARAMOTRIL

La Asociación Agua para el Campo ya no se cree nada. Llevan años reivindicando las conducciones de la presa de Rules, pero estas no llegan. Aseguran que da igual quién esté el Gobierno central, porque al final todo acaban siendo promesas incumplidas. 15 años después de que se diera por terminada la construcción del embalse, sin haber hecho las canalizaciones, los agricultores ven cómo se tira agua al mar, mientras que ellos tienen cada vez más problemas para regar sus campos.

El presidente de la asociación, Joaquín Cabrera, se muestra escéptico con las últimas declaraciones de la subdelegada del Gobierno en Granada, Inmaculada López, y el presidente de la Diputación, José Entrena, tras reunirse en Madrid con el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán. López y Entrena destacaron entonces la disposición a trabajar para que el proyecto sea una realidad. Eso sí, sin ninguna fecha para el inicio de la obra. Es más, la subdelegada del Gobierno afirmó en declaraciones a IDEAL, unos días después de esta reunión, que se había encontrado con el informe de impacto medioambiental sin terminar y que dependería de si había o no alegaciones que el plazo se alargara más o menos para iniciar los trabajos.

Cabrera y el resto de la directiva de la asociación tienen claro que no pueden seguir esperando. Tanto es así que están dispuestos poner dinero de su propio bolsillo para que se instalen las tuberías que llevarían el agua de la presa a sus campos. Llevan quince años pidiendo esta obra, ahora aseguran que no pueden seguir viviendo de promesas que no se cumplen ni esperar a que se inicie el proyecto total. Por eso abogan por que el proyecto conocido como «tubería negra» que llevaría el agua a la margen derecha del Guadalfeo se ponga en marcha. «Es una parte de la obra total. A nosotros nos beneficiaría que estuviera listo cuanto antes y ellos, cuando se pusieran a hacer el proyecto total, ya se encontrarían con una parte de éste lista», afirman desde la entidad.

A estos agricultores les resulta imposible entender cómo estando dispuestos incluso a colaborar económicamente para realizar esta actuación, no se les tiene en cuenta. «Aquí se han prometido muchas cosas y se han perdido partidas de dinero que anunciaban para estas canalizaciones y luego han ido a parar a otro sitio», lamentan. «Reclamamos menos declaraciones y más hechos», aseguran, al tiempo que dejan claro que en sus reivindicaciones no hay ningún color político. De hecho, señalan que ni PP ni PSOE han hecho nada cuando uno u otro ha estado en el Gobierno.

«Los pantanos están hasta la boca y el agua se sigue tirando al mar, mientras que los agricultores de la margen derecha del Guadalfeo seguimos pagando la electricidad a precios desorbitados», lamentan. Su reivindicación no es nueva, pero tienen claro que no van a dejar de luchar por lo que consideran que es justo y necesario. «Este embalse se hizo precisamente para llevar agua a esos puntos y quince años después sigue sin haber tuberías que la conduzcan. A cualquiera de fuera que se lo cuentes, no se lo cree», reflexionan los agricultores, desesperados por una situación que aseguran que está 'ahogando' el crecimiento económico de la comarca.

«Ahora vienen a prometer lo que llevan incumpliendo de forma sistemática desde hace quince años. No se nos olvida que llevan gobernando en la Junta de Andalucía desde que se terminaron las obras y que el señor José Luis Rodríguez Zapatero fue presidente del Gobierno entre 2004 y 2011 sin que se pusiera un metro de tubería para llevar el agua a los campos de la margen derecha», recuerdan, al tiempo que señalan que en los años posteriores, y con el PP al frente del Ejecutivo central, la cosa no ha cambiado a mejor.

Los agricultores lamentan que mientras que los partidos políticos utilizan este asunto «como un arma electoral», para ellos es algo mucho más importante, clave para el futuro de sus explotaciones. El crecimiento del sector está limitado por el agua, un agua que está pero que no les llega.

«Hemos hecho la propuesta muchas veces. El proyecto de la tubería negra, el que llevaría el agua al margen derecho, está hecho. Lleva años guardado en un cajón. No nos dan ninguna respuesta y no podemos seguir años esperando», reiteran. «Somos los únicos que no estamos recibiendo agua de la presa. Lo que pedimos es que se pongan de acuerdo unos y otros y que saquen este proyecto adelante, porque es necesario», señalan.

Hacen referencia también al ahorro energético que supondría para el sector contar con agua de la presa y a los empleos que podrían crearse. «Estamos hablando de 4.000 empleos directos y otros 6.000 indirectos. Es clave para la economía de la comarca y se está dejando pasar».

Cuando se les pregunta si creen en que el proyecto se desbloqueará de una vez, desconfían. «¿Qué si van a hacer algo? No lo creo», afirma uno de los miembros de la asociación. «Bueno, vamos a confiar en que de una vez por todas nos atiendan», indica otro, tratando de ser más optimista. Lo que sí tiene claro la asociación Agua para el Campo de las cuencas de los ríos Verde, Seco y Jate, es que no se van a quedar de brazos cruzados. Aseguran que van a seguir luchando. «Nosotros nos vamos a reunir con todo el mundo. Con todo el que quiera escuchar lo que pedimos» recalcan, al tiempo que se preguntan cómo puede ser tan difícil, que estando ellos dispuestos a sufragar parte de los gastos del a tubería, y teniendo el proyecto redactado, nadie se ponga manos a la obra. «A nosotros no nos importa poner dinero, pero no depende de nosotros que se inicie la obra», indican.

En 2003 se acabó la presa, aunque hasta cuatro años después no empezó a embalsar agua por distintos problemas. Pero las tuberías nunca se construyeron.

No fue hasta 2009, cuando se hizo un proyecto inicial de conducciones para el pantano y pasaron otros siete años hasta que el Gobierno central asumió la obra y adjudicó la redacción del proyecto general de las canalizaciones de Rules. Antes de que el PSOE llegara a la Moncloa hace ahora tres meses, el asunto llegó incluso a Bruselas. Ahora, el PP asegura que preguntará en el Congreso por el punto en el que está el proyecto, y el PSOE dice que se lo ha encontrado sin terminar pero que trabajará para que sea una realidad. Los afectados ya no confían en nadie.

Con la presa de Rules de fondo, llena, estos agricultores que representan a muchos más afectados por la situación, miran a ese horizonte de agua sin entender cómo teniéndola tan cerca, pueden llevar quince años esperando a que pueda regar sus campos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos