Decathlon tendrá que esperar

Diseño del proyecto de nuevo parque comercial de la zona sur de Motril, donde irían Mercadona, Decathlon, Burguer King y JYKS. /
Diseño del proyecto de nuevo parque comercial de la zona sur de Motril, donde irían Mercadona, Decathlon, Burguer King y JYKS.

La recalificación de suelo verde para crear el nuevo parque comercial de Motril sufre un nuevo tropiezo

MERCEDES NAVARRETE

Hace ya cuatro años que un grupo inversor de Almería puso sus ojos en una parcela de 22.000 metros cuadrados sembrada de chirimoyos y ubicada en la zona sur de Motril, junto al centro comercial Alcampo. Su idea es crear ahí el tercer parque comercial de este área de Motril, anexo a las dos grandes zonas de tiendas e hipermercados ya existentes en la zona. El dinero sigue ahí, las cadenas interesadas en instalarse también... pero el proyecto sigue sin resolver su gran handicap: la deseada parcela es suelo no urbanizable y para poder acometer la obra hay que recalificarla como suelo comercial modificando el Plan General de Ordenación Urbana de Motril.

El anterior equipo de gobierno del PP, convencido de la riqueza que el nuevo parque comercial crearía para Motril, impulsó la modificación del Plan General de Urbanismo y contó entonces con el respaldo de los grupos que ahora forman el gobierno de la ciudad, PSOE y PA. Pero la tramitación de la modificación del PGOU, que se inició en abril de 2004, tras aprobarlo en pleno el Ayuntamiento de Motril, se ha convertido en una auténtica una carrera de obstáculos que mantiene congelado el proyecto, a la espera de que la Junta de Andalucía le de su visto bueno definitivo.

Ayer, la tramitación se topó con una nueva e inesperada dificultad. El pleno de Motril no logró sacar adelante los dos nuevos requisitos legales que le ha exigido la Junta de Andalucía -un informe de sostenibilidad ambiental y otro de sostenibilidad económica- para avalar el cambio del uso de suelo. El equipo de gobierno, PSOE y PA, se encontró con la negativa de Izquierda Unida, que no es una novedad porque siempre ha mostrado su oposición frontal al proyecto que considera un pelotazo urbanístico. Lo que sí fue una sorpresa ayer , tanto para los promotores como para el equipo de gobierno, fue la abstención del Partido Popular, que paradójicamente fue el impulsor y primer defensor del proyecto.

¿Por qué ahí y no en el suelo que ya es comercial?

¿Por qué recalificar suelo rústico cuando Motril ya tiene 200.000 metros cuadrados de suelo comercial en otra zona donde podrían instalarse estas empresas? La pregunta es el principal argumento de los opositores a este proyecto para calificarlo de «pelotazo». Sin embargo, los promotores defienden que las cadenas no se sienten atraídas por el suelo que no plantearía problemas, el MOT-4 en la zona del cuartel de aviación, ya que se trata de un área sin urbanizar, lejos de todo y que además conllevaría una inversión millonaria extra ya que habría que construir la subestación transformadora. «Las empresas, lógicamente, quieren estar donde ya está el foco comercial consolidado de Motril, con unos accesos que se mejorarían con esta obra. El grupo Godoy Durán ha apostado fuerte por Motril y compraron esos terrenos a precio de urbano», defiende el arquitecto del proyecto.

Así que, por el momento, la cadena deportiva Decathlon, el buque insignia del nuevo parque comercial donde quiere abrir su espacio 'Decathlon Easy' tendrá que seguir esperando para abrir sus puertas en Motril. Y también la cadena de alimentación Mercadona, que tiene previsto trasladar a la zona sur su supermercado de Motril, el restaurante Burguer King y la cadena danesa de decoración y muebles JYK, que completaría el parque comercial.

Según fuentes empresa promotora, Inmobiliaria Godoy Durán S. L., la construcción del parque comercial de Motril supondría una inversión superior a los 10 millones de euros y los nuevos negocios crearían alrededor de cien puestos de trabajo directos. De ahí que el varapalo de ayer haya sentado como un jarro de agua fría a los promotores, que temen que las cadenas que quieren estar en Motril acaben por aburrirse y planifiquen sus aperturas en otras ciudades.

Necesitada de inversiones

«La innovación de suelo supone 21.000 metros cuadrados, de techo son solo 6.500 ya que el resto aparcamiento y zonas verdes. Además se aligeraría la entrada de Motril con una nueva rotonda», defendía ayer el arquitecto encargado del proyecto, el motrileño Ángel Gijón, que lamentaba este nuevo retraso, que puede suponer varios meses más en blanco. «Esta ciudad está muy necesitada de inversiones que generen empleo para romper la dependencia exclusiva del sector hortofrutícola y es importante que sumemos y trabajemos todos para que Motril avance y dar oportunidades a los jóvenes», apuntaba Gijón. El arquitecto lamentaba además la tardanza de los trámites burocráticos. «Lo que en otra comunidad autónoma estaría en un año aquí necesita más de tres», advirtió.

Solventables

Por su parte, desde el equipo de gobierno subrayaban ayer que volverán a llevar a pleno, las veces que sean necesarias, estos informes que exige ahora la Junta y que son requisitos legales, a su juicio, de mero trámite para cumplir con la ley y por tanto absolutamente solventables. Por ello, la alcaldesa, Flor Almón, confiaba ayer en que la Junta de Andalucía terminará dando el visto bueno al proyecto más pronto que tarde.

«Me preocupa que se retrase el proyecto y se corra el riesgo de que se pueda enfriar esta inversión tan importante para Motril tan solo por el capricho personal de la portavoz del PP», valoraba ayer Almón. Y es que, el Partido Popular quiso ayer recordar al equipo de gobierno ellos suman 12 y la oposición 13 votos. «Nos hemos abstenido porque no tenemos la información, se han incorporado nuevos documentos y no podemos votar sin saber qué gestiones se han hecho. Si necesitan nuestros votos nos tienen que llamar e informar», advertía Luisa María García Chamorro.

Por su parte, el teniente alcalde de Urbanismo, Antonio Escámez (PA) mostraba su desconcierto, decepción y hasta cabreo con el PP por no sacar adelante la votación. «Nuestro apoyo es claro, lo era antes en la oposición y lo es ahora. Estamos a punto de culminarlo, Sevilla dice que faltan dos anexos ¿y ahora tropezamos con el PP? ¡Si el proyecto era suyo! No me esperaba que hiciera algo así. Está perdiendo los papeles», sentenciaba enfadado.