Concha de Santa Ana, una correcaminos del Congreso en cultura

Concha de Santa Ana en el Corral del Carbón./ALFREDO AGUILAR
Concha de Santa Ana en el Corral del Carbón. / ALFREDO AGUILAR

Concha de Santa Ana. Presidenta de El legado Andalusí | Tras quedarse fuera del hemiciclo, la ingeniera de caminos se asienta en Granada y toma las riendas de la fundación pública patrimonial

PILAR GARCÍA-TREVIJANO

Concepción de Santa Ana (Granada, 1973) sabe recuperarse de una derrota. La ingeniera de profesión se quedó a las puertas del Congreso, junto al también exdiputado popular Pablo Hispán, en las pasadas elecciones generales. Después de cuatro legislaturas en el hemiciclo, Santa Ana decía adiós y con mucha «dignidad» a una de las etapas que más ha disfrutado de su vida laboral. «Ella sabía que al ir en tercer lugar, y no en un puesto de salida, tenía bastantes posibilidades de no conseguir plaza, pero trabajó más que nadie y nos ayudó a los que nos estrenábamos en las listas. Conoces a las personas en sus peores momentos y ella nos dio una elección de cómo se vive con elegancia una mala noche». «Es una curranta nata», dice Vicente Azpitarte, senador del PP y compañero de partido de Santa Ana desde hace 12 años.

La granadina salió más fuerte de aquella experiencia y ahora aporta su granito de arena y su dilatada experiencia en el área cultural a nivel europeo en la fundación El Legado Andalusí. La exparlamentaria se ha instalado en la primera planta del Corral del Carbón para impulsar la difusión del patrimonio cultural y la herencia hispanomusulmana. La consejera de Cultura y Patrimonio Histórico, Patricia del Pozo, designó a De Santa Ana como nueva directora de la fundación la semana pasada. Un nombramiento en el que su trayectoria como presidenta de la Comisión de Cultura, Educación, Ciencia y Medios de Comunicación del Consejo de Europeo ha tenido un gran peso en la decisión.

El periplo popular de la ingeniera de Caminos, Canales y Puertos por la Universidad de Granada empezó en 2003, cuando conoció a otros militantes del partido y entabló amistad con ellos. Marifran Carazo, consejera de Fomento; Pablo García, delegado del Gobierno de la Junta de Andalucía, y Javier Arenas, vicesecretario nacional del PP para asuntos territoriales, fueron los primeros contactos que hizo dentro de las Nuevas Generaciones del PP. La relación con ellos provocó que se fraguara una amistad. Los que son ahora sus compañeros de partido despertaron el interés político de la exdiputada.

Carazo y compañía pidieron a la ingeniera que les echara una mano para evaluar el déficit de infraestructuras de la ciudad y empezaron a emprender proyectos comunes, ideas que llevaron a los amigos a otros puntos de la provincia. De Santa Ana recorrió los municipios más recónditos y desconocidos, incluso para los granadinos, con la intención de recabar las quejas y mejoras que planteaban los vecinos. Fue entonces cuando le picó la curiosidad por la política y no se ha recuperado.

Se afilió oficialmente al PP en 2003. Entre 2001 y 2008 desarrolló proyectos de ingeniería, obra civil o gestión medioambiental en compañías como Insolux-Corsán. Obtuvo plaza en la lista al Congreso y puso un pie en la cámara baja en la IX legislatura, en el gobierno de José Luís Rodríguez Zapatero (año 2008).

Durante las cuatro legislaturas en las que De Santa Ana defendió a los granadinos en el Congreso de los Diputados, la ingeniera fue vocal en las comisiones de Ciencia e Innovación, Asuntos Exteriores, Fomento, Cooperación Internacional para el Desarrollo Sostenible y en la Comisión de Cultura.

Después del resultado electoral, puso un nuevo horizonte alejada del Congreso. El 13 de junio, De Santa Ana recogía el testigo de la socialista Marina Martín, exdirectora de la fundación que desempeñó el cargo desde 2013.

Entre otros puestos que ha ostentado dentro del PP destacan el de miembro de la Comisión de Estudio de Infraestructuras, Agua, Medio Ambiente y Energías del Partido Popular de Granada; vicesecretaria de Infraestructuras del PP de Granada y miembro de la Comisión Redactora del programa marco regional para las elecciones municipales de 2007.

Sus compañeros de partido definen a la exparlamentaria como leal, afable, inteligente, metódica e inteligente. «Es una gran amiga y una persona de confianza. Peleó mucho en el Congreso por el AVE, la autovía de la Costa y la presa de Rules. Ha intentado hacer lo mejor posible su trabajo para que Granada tenga las infraestructuras que se merece. Es una de las personas más comprometidas que conozco», señala Antonio Granados, delegado de Fomento y Cultura de la Junta de Andalucía.

Puentes con Europa

«Valorada y conectada a nivel nacional y europeo por el gran esfuerzo que ha hecho en todos estos años», remata Azpitarte. Fuera de las paredes de su nuevo despacho, De Santa Ana es una amante de la cultura. La granadina devora los libros y, según los suyos, le encanta leer en el jardín de su casa, lugar en el que pasa el poco tiempo libre del que dispone y desarrolla otro de sus pasatiempos: la jardinería.

Ha quemado más carretera que nadie en los años que pasó en el Congreso. La directora de El Legado Andalusí valora la tranquilidad y las actividades cotidianas de las que no puede disfrutar a diario por su apretada agenda y el ritmo frenético propio de la actividad pública. Por eso le encanta pasar tiempo en familia, sobre todo con sus 5 sobrinos.