El Colegio de Médicos suspende durante 100 días sin ejercer a 'Spiriman'

Jesús Candel, Spiriman, durante una protesta en noviembre pasado. /PEPE MARÍN
Jesús Candel, Spiriman, durante una protesta en noviembre pasado. / PEPE MARÍN

El pleno de la junta directiva le expedienta ese tiempo por cometer «cuatro faltas graves» tipificadas en el código deontológico del órgano colegial

D. O.Granada

El pleno de la junta directiva del Colegio Oficial de Médicos de Granada ha decidido imponer al doctor Jesús Candel, más conocido como Spiriman, cien días de suspensión del ejercicio profesional por «cometer cuatro faltas graves» tipificadas en el Código Deontológico de los estatutos de la institución.

El galeno, que lideró los movimientos sociales contra la política sanitaria del anterior gobierno andaluz, deberá cumplir 25 días de suspensión por cada una de las cuatro faltas cometidas de forma consecutiva, según la resolución que él mismo ha publicado esta noche en sus redes sociales.

El Colegio de Médicos decidió abrir un expediente a Spiriman a raíz de las quejas recibidas por varios compañeros de profesión por sus manifestaciones ofensivas hacia otros profesionales de la medicina. Ya hace un año el organismo colegial determinó también inhabilitar durante un mes al doctor Candel por motivos similares.

En sus redes sociales, el médico ha señalado que siente «vergüenza de pertenecer a este colectivo, de ser granadino y de haber sacado a su gente a las calles para luchar por sus dos hospitales». También, que siente «vergüenza ajena de oír y leer mentiras» y «de cómo va este puñetero país de cobardes y conformistas». «Siento vergüenza de ser andaluz y español», ha remarcado.

Ante la resolución del Colegio de Médicos de Granada cabe la posibilidad de interponer un recurso de alzada ante el Consejo del Colegio Andaluz de Médicos en el plazo de un mes.

De valedor a 'enemigo'

Se da la circunstancia de que el actual presidente del Colegio de Médicos granadino, Jorge Fernández Parra, que ahora firma esta sanción, apoyó firmemente a Jesús Candel durante las protestas sanitarias para evitar la fusión hospitalaria en Granada. Fernández Parra llegó a pedir que Candel, quien le apoyó durante su candidatura a la presidencia del órgano profesional, fuese nombrado hijo predilecto de la ciudad. En noviembre de 2017, Fernández Parra se negó a expedientar al médico granadino después de recibir una petición ciudadana respaldada por cientos de firmas. El presidente de la institución dijo entonces que una petición ciudadana «no tiene ninguna validez en un colegio profesional».

Cinco meses más tarde, en marzo de 2018, Spiriman pidió la dimisión de Fernández Parra por la resolución con la que se le inabilitó durante treinta días por infringir el código deontológico tras «insultar» a compañeros de profesión. Candel, que había sido un aliado de Fernández Parra, criticó duramente su postura y le acusó de inquisidor. Ahora, nuevamente, el polémico galeno deberá cumplir una sanción aún mayor que aquella y estará más de tres meses sin poder ejercer si el Consejo del Colegio andaluz no dictamina lo contrario.