La campana muda de la Catedral de Granada: no sonará hasta que se solvente un error informático

PEPE MARÍN

Fuentes del arzobispado confirman que ya se está trabajando para solventar el error

ÁLVARO LÓPEZ

La Catedral de Granada se queda medio muda. El monumento que se alza delante de la Plaza de las Pasiegas tendrá una de sus campanas «fuera de servicio» hasta que se solvente un problema que la hizo sonar de manera ininterrumpida durante hora y media en la noche del miércoles. En concreto, la campana de la Torre del Reloj será la que se quede en silencio de manera temporal.

Esta campana de la Catedral comenzó a repicar sin descanso al filo de las diez de la noche cuando en el interior del templo no se estaba desarrollando ningún acto litúrgico. Aunque algunos dejaron volar su imaginación pensando en toda clase de teorías, la realidad resultó ser mucho más profana: un error informático la estaba haciendo sonar.

En contexto

Según explican desde el arzobispado, el ordenador que controla el sonido automático de la campana de la Catedral sufrió un error en su sistema que hizo que no se ajustara correctamente haciendo que esta no dejara de repicar. Algo que se prolongó durante más de una hora hasta pasadas las once y media de la noche.

En cuanto pudo, el sacristán de la Catedral se acercó al ordenador para desconectarlo al descubrir que un error informático era la causa del sonido ininterrumpido de la campana. Al no haberse descubierto el problema, esta permanecerá en silencio hasta que un técnico lo resuelva próximamente.