Buscan a tres individuos por una agresión sexual a una joven en el Camino de Ronda de Granada

Imagen de archivo de otra noche en Camino de Ronda /ALFREDO AGUILAR
Imagen de archivo de otra noche en Camino de Ronda / ALFREDO AGUILAR

La víctima necesitó asistencia sanitaria tras ser abordada por estos individuos sobre la 1.30 de la madrugada del pasado sábado

JOSÉ R. VILLALBAGRANADA

Una joven de 23 años ha presentado una denuncia en dependencias policiales por una agresión sexual después de que la pasada madrugada del sábado tres individuos la abordaran de forma violenta y contra su voluntad, en el Camino de Ronda, en una zona cercana a la urbanización las Flores en dirección a la rotonda del Helicóptero, tal y como ha confirmado la Policía Nacional. Los tres individuos, dos de ellos encapuchados, la estuvieron siguiendo por la calle y en un momento dado se abalanzaron sobre ella. Lograron tocarle sus partes íntimas e intentaron quitarle los pantalones pero finalmente, según la información recopilada por este periódico, presuntamente no lograron consumar la penetración, aunque sí pudieron quitarle la ropa e incluso alguno de ellos intentó penetrarla utilizando la violencia e intimidación para intentar conseguirlo. La resistencia que opuso esta joven y los gritos que dio fueron suficientes para que los agresores huyeran de la zona después de la agresión.

La descripción facilitada por esta víctima, de 23 años, sobre sus agresores se corresponde con la de un latino con flequillo y dos españoles encapuchados de complexión fuerte y jóvenes también, todos en torno a la veintena de años. La víctima necesitó asistencia sanitaria y después se personó en dependencias policiales para presentar la correspondiente denuncia por estos hechos. Un episodio de pesadilla.

El grupo de la UFAM de Policía Nacional ha abierto una investigación para tratar de identificar y posteriormente localizar a estos individuos. No hay constancia en Granada de que se haya registrado otro hecho similar con la participación de tres individuos en los últimos meses.

Dos de los tres agresores iban encapuchados cuando la víctima fue asaltada en la calle

La Policía Nacional ha activado el correspondiente protocolo ante este tipo de casos de cara a que la víctima pueda recibir apoyo psicológico o cualquier otro tipo de asistencia que pueda requerir tras un episodio tan duro como este, vinculado con un delito contra la indemnidad sexual recogido en el título VIII del Código Penal. La diferencia entre el abuso y la agresión sexual es que medie violencia e intimidación en la ejecución del delito.

La policía científica de la Jefatura superior está analizando en estos momentos la ropa de la víctima para tratar de captar restos de huellas o de ADN que los agresores hayan podido dejar impregnados en la ropa que vestía esta joven la madrugada del sábado, cuando ocurrieron los hechos denunciados.

Los tres individuos han actuado en modo 'manada', ejerciendo de forma brutal su superioridad física para intentar agredir sexualmente a esta joven, que forcejeó todo lo que pudo para intentar zafarse de sus agresores, y finalmente consiguió espantarlos antes de que se consumara cualquier tipo de penetración o, al menos, eso es lo que parece en un principio que ocurrió, según información judicial recabada por este periódico.

No es nada habitual que este tipo de hechos se cometan en grupo. Por lo general, la práctica totalidad de abusos o agresiones sexuales suelen ejecutarse siempre de forma individual, aunque también es cierto que desde lo ocurrido en Pamplona el 7 de julio de 2016, cuando una joven fue objeto de abusos sexuales por cinco individuos, condenados a nueve años de cárcel, este tipo de agresiones en grupo han trascendido más a los medios de comunicación.

El hecho denunciado en Granada por esta víctima deja claro que ella opuso toda la resistencia que pudo y sus agresores actuaron de forma violenta y, al menos, dos de ellos encapuchados. Las redes sociales han aireado esta agresión sexual desde el pasado lunes por la tarde.

Los investigadores policiales de la UFAM no han perdido ni un segundo desde que tuvieron constancia de este hecho el pasado fin de semana para ir recabando posibles pruebas, aunque el caso no resultará nada fácil.

 

Fotos

Vídeos