El Ayuntamiento adeuda cerca de dos millones y medio de euros en horas extra

Protestas de Bomberos para pedir la liquidación de las horas extra en 2015./RAMÓN L. PÉREZ
Protestas de Bomberos para pedir la liquidación de las horas extra en 2015. / RAMÓN L. PÉREZ

A pesar de los recortes del actual equipo de gobierno, los 'servicios extraordinarios' de la Policía y los Bomberos siguen siendo una losa

PABLO RODRÍGUEZGRANADA

El pago de las horas extra se mantiene como uno de los grandes escollos económicos del gobierno municipal, que adeuda cerca de dos millones y medio de euros a los funcionarios de la Policía Local y Bomberos. Los datos corresponden al periodo entre 2017 y 2018, años en los que el equipo de Francisco Cuenca implementó un plan para reducir los servicios extraordinarios que realizan los trabajadores públicos más allá de su horario habitual.

El 'cinturón' fue especialmente notorio en el primero de los dos cursos, con un gasto total de 1.095.147 euros. De ellos, la mayor parte correspondía al servicio de Bomberos, que acumuló casi 800.000 euros en horas impagadas. En 2018, sin embargo, la restricción implementada por el equipo de gobierno se relajó hasta incrementar el gasto en un 21,13%. En total, correspondientes únicamente al año pasado, el Consistorio adeuda 1.326.613,97 euros a los funcionarios.

Estos servicios no se reparten, como es lógico, de manera equitativa a lo largo del año. Para los Bomberos, los meses de verano acumulan un mayor número de horas extra adeudadas, superando los 100.000 euros en el caso de julio. Las fiestas también obligan a la plantilla a prestar servicio más allá de su horario habitual. Sólo durante el Corpus de 2017 se gastó 46.440 euros, una cantidad superior al resto de los días de mayo y junio.

En el caso de la Policía Local, el fenómeno estival no ocurre. De hecho, los agentes solo tienen pendiente 7.787,76 euros correspondientes a los meses de julio y agosto de 2017 y 55.042,42 euros al mismo periodo del año siguiente.

Más altas son, sin embargo, las cantidades adeudadas en los días 24 y 31 de diciembre, en los que el cuerpo monta un dispositivo de seguridad para las celebraciones navideñas. En 2017, se gastaron 29.771 euros; mientras que las últimas Nochebuena y Nochevieja acumularon un pasivo para el Consistorio de 21.000 euros.

Un escollo habitual

Los recortes no han impedido que el área de Personal, que dirige Baldomero Oliver, haya chocado con el 'iceberg' de los servicios extraordinarios, aunque los datos demuestran que sí ha atenuado el impacto. En comparación con lo adeudado por el anterior gobierno municipal, el golpe es menor. Sólo en 2014, el equipo de José Torres Hurtado acumuló un gasto en horas extra de 1.799.595 euros.

El pasivo, de hecho, se convirtió en una fuente de conflictos para el entonces edil de Economía y Hacienda, Francisco Ledesma, que tuvo que hacer frente a las quejas de la junta de personal por las cantidades adeudadas correspondientes a los años 2013 y 2014.

No fue el único fuego que se encendió en aquella época. El sindicato independiente de la Policía Local, Sipan, convocó una serie de protestas en la plaza del Carmen para reclamar unos pagos que, según su denuncia, los agentes no recibían desde hacía quince meses.

Ledesma logró salvar la situación gracias a un acuerdo antes del final de aquella legislatura para saldar las deudas correspondientes al año 2013 y abonar un 70% de la cantidad pendiente relativa a 2014.