La Aurora reinó en su barrio

La Aurora reinó en su barrio
RAMÓN L. PÉREZ

La procesión extraordinaria dejó bellas estampas en el Albaicín

Fernando Argüelles
FERNANDO ARGÜELLES

La cofradía de la Aurora visitaba ayer su barrio del Albaicín. Y lo hacía por un inédito itinerario que recorrió algunas calles por las que, incluso, nunca había pasado la Virgen de la Aurora. Otras llevaba décadas sin pisarlas, como el Carril de la Lona, y otras lo hacía hace pocos años con motivo del traslado para su coronación canónica, como la Carrera del Darro. Un recorrido maravilloso cargado de estampas que impresionaban a granadinos y visitantes.

Aunque la tarde comenzó con una tromba de agua sobre la ciudad de Granada que hizo temer la celebración de esta procesión extraordinaria, finalmente el cortejo ha podido ponerse en la calle. A las siete de la tarde, partía del templo de la plaza de San Miguel Bajo la procesión que conmemoraba el 75 aniversario de la fundación de una de las cofradías más populares de la ciudad. La Banda de Jesús Despojado abría un extenso cortejo que se cerraba con el palio acompañado por la Asociación Musical San Isidro de Armilla. Para el recuerdo momentos como el vivido en el Carril de la Lona cuando, al llegar la Virgen y asomarse a Granada sonaba el himno de la ciudad. Con el atardecer de fondo, fue uno de los momentos más bellos del itinerario.

Representaciones de otras cofradías y numerosos hermanos llenando las filas, con algunas mujeres vistiendo mantilla, fueron cubriendo el itinerario de la cofradía. Esfuerzo costalero en la subida de la Cuesta de la Alhacaba, mucha gente esperando a la cofradía en Plaza Larga, la noche sorprendiendo a la cofradía ya por la calle Panaderos y bullicio en torno al paso en el Salvador y la Cuesta del Chapiz. Con la Alhambra iluminada de fondo, el cortejo recorrió el Paseo de los Tristes y la Carrera del Darro. En el templo de San Pedro se quedaban las representaciones de las cofradías participantes, y allí, al igual que en Santa Ana, la hermandad albaicinera tuvo un recuerdo para el resto de hermandades de la ciudad.

El característico palio blanco emprendía su regreso desde Plaza Nueva pasada ya la media noche. Ahora sí que se repetía el recorrido habitual de vuelta de cada Jueves Santo, con la subida por San Gregorio y el tránsito por los populares Grifos de San José. Centenares de personas caminando delante del palio acompañaron a la Aurora, entre gritos de «¡Guapa, guapa, guapa!' hasta una engalanada plaza de San Miguel Bajo. También muchas otras calles del recorrido habían sido ambientadas de un modo especial para esta procesión que deja bellas imágenes en el recuerdo de los cofrades granadinos.

Estrenos

Jorge Heredia había sido el encargado de vestir a la dolorosa, que presentaba algunos regalos recibidos en los últimos días, como unas puñetas de punto de aguja regaladas por la Hermandad de la Concepción, un broche con la imagen de San Miguel, obra de orfebrería Alberto Quirós con pintura de Raúl Berzosa, pañuelo de punto Duquesa con incrustaciones de punto de aguja del siglo XIX, nuevo rostrillo donado por sus camareras, o unas granadas en sus manos. No faltaba un rosario negro por la reciente muerte del hermano de la corporación José Luis Zafra, por el que la hermandad colocó también un lazo negro en el palio. Además, la Banda del Despojado estrenó una marcha dedicada a la dolorosa. Lleva por título 'Patrona del Albaicín', y ha sido compuesta por el director musical de la formación, Ignacio García. Ahora resta ya solo esperar en la llegada de un nuevo Jueves Santo.