La Marea Amarilla marcha contra el aislamiento ferroviario y por un AVE soterrado

La Gran Vía volvió a llenarse de ciudadanos que alzaron su voz para reivinicar el fin del aislamiento ferroviario. /
La Gran Vía volvió a llenarse de ciudadanos que alzaron su voz para reivinicar el fin del aislamiento ferroviario.

El doble de participación en esta convocatoria que según la subdelegación del Gobierno rondó las 2.500 personas, 15.000 según la Policía Local

CAROLINA RODRÍGUEZ / VANESA SÁNCHEZgranada

El reciente éxito de las movilizaciones en Granada contra la fusión hospitalaria estaba muy presente en los participantes de la marcha del 12 a las 12. Granada está sin conexión ferroviaria desde hace casi dos años y aunque es el principal motivo, no es el único por el que las plataformas Marea Amarilla y Granada en Marcha y las 15.000 personas secundaron ayer la convocatoria.

El '12 a las 12' dobló el número de asistentes de la última manifestación celebrada el pasado mes de septiembre y dejó claro que Granada no se amilana con el paso del tiempo y que los 679 días sin conexiones ferroviarias no hacen más que sumar fuerzas para lograr las infraestructuras viarias que la ciudad merece.

José Ocaña, miembro de la Marea Amarilla y portavoz vecinal del barrio de La Chana quiso reivindicar el esfuerzo y unión ciudadana para que la «soberanía popular, que ha dado un ejemplo en Granada» se mantenga unida y acabe con la desconexión que tiene la provincia, haciendo referencia a la marea blanca. La idea era directa y sólo había que leer la pancarta que abría la manifestación: «Ahora el tren. Se trata de Granada»

Frases como «Granada no se calla o a Granada se la respeta» evidenciaron el hartazgo de la ciudadanía con los sucesivos responsables políticos que nunca han puesto punto final a este problema; más aún, cuando hace pocas semanas se anunciaban proyectos ferroviarios del mismo calado en otros puntos de mapa como Pontevedra o Bilbao. Es por eso

que la indignación social es mayor, no en vano, con la última fecha dada por el ministro de Fomento para la llegada del AVE en 2018, Granada se iría a los tres años sin conexiones ferroviarias, un tiempo que 'Granada en Marcha', plataforma convocante junto a la Marea Amarilla, ve todo un despropósito. Al respecto, Domingo Funes señaló que el problema que los sacó ayer a la calle no sólo afecta a un barrio sino a toda la ciudad y su provincia y apostó por defender el fin del aislamiento ferroviario, entre otras cosas, «porque es fundamental para una ciudad turística».

Lejos de buscar alianzas con colores políticos o sindicales -que también estuvieron presentes- desde las plataformas ayer se requería la complicidad y el apoyo ciudadano. Francisco Rodríguez, de la Marea Amarilla, quiso subrayar que en este momento con «Granada ya no se juega» y que, después de una cadena de plazos y promesas incumplidas, esta situación debe acabar «con esta y con el resto de manifestaciones que se hagan».

A la cita, además de gente llegada de pueblos de Jaén como Villacarrillo y otros puntos de la provincia, no podía faltar la representación desde Loja. Gonzalo Vázquez del colectivo 'Ave sí, pero no así' denunció el ninguneo que está teniendo toda Granada desde el ministerio de Fomento y volvió a recordar que es «inviable que quieran pasar una línea de Alta Velocidad durante 27 kilómetros a través de un trazado tortuoso, un túnel del siglo XIX, en lugar de 13 kilómetros con un tren circulando a 350 kilómetros».

Sin muro como el de Trump

Después de más de dos años en la lucha y una hora de manifestación, las peticiones de las plataformas y colectivos «amigos» como Facua, la Asociación de Amigos del Ferrocarril, Ciudadanos por el Tren están más que claras. Aún así, al terminar el recorrido, en plena Fuente de las Batallas, Almudena Cano, leyó en alto un manifiesto en el que exigieron al Ministerio de Fomento que se acabe urgentemente con el aislamiento ferroviario que está dañando al tejido productivo, turístico y económico de la provincia; que se conecte de manera inmediata la ciudad por Moreda con Madrid y Barcelona; al igual que se acometan de forma inmediata los proyectos para que la integración del ferrocarril se haga de forma soterrada.

 

Fotos

Vídeos