El invierno más cálido del siglo

El invierno más cálido del siglo

El registro de temperatura máxima mensual registrada en Granada crece 1,67 grados sobre el valor más alto alcanzado el pasado año

JUANJO CEREROgranada

El atípico invierno que han vivido los granadinos y que ahora se acaba ha resultado ser el más cálido desde el que comenzó en diciembre de 1999, lo que lo convertiría en el más cálido del presente siglo, según los datos históricos del registro de temperaturas. La medición de las máximas alcanzadas cada mes en el transcurso de la estación arroja una cifra de 17,18 grados de media, lo que la coloca más de grado y medio por encima de la del año pasado y tres grados por encima de la de hace una década atrás.

Los datos muestran, asimismo, que si tenemos en cuenta variables como la temperatura media recogida cada día, nos encontraríamos con el invierno más cálido en al menos cinco años. Sólo unos pocos días con picos de temperatura mínima muy bajos hacen que esta estadística no resulte aún más preocupante.

Por ejemplo, la temperatura media recogida en Granada durante el invierno fue de 8,45 grados centígrados, mientras que diez años atrás era de sólo 7,05 grados. Un grado y medio, aunque no lo parezca, es una variación importantísima en términos de calor. Por ponerla en contexto, y según estudios realizados sobre los efectos del cambio climático, una variación de un grado y medio en la temperatura global de la tierra haría que muchos tipos de plantas no pudieran crecer y desarrollarse normalmente, y grandes grupos de personas tendrían que abandonar la vida en las zonas cercanas al Mediterráneo a causa de las insoportables olas de calor que vendrían del Sáhara. Un incremento similar en la temperatura media provocó unos diez mil muertos durante el verano de 2003 en Francia.

La subida de temperatura media registrada es, en todo caso, de 1,8 grados sobre la del invierno pasado, aunque sólo 0,2 grados superior a la del mismo período entre 2013 y 2014. A pesar de ello, éste se ha vivido como uno especialmente caluroso en la opinión de muchos granadinos. Es posible que el hecho de que en días señalados del invierno en los que tradicionalmente se considera que debería hacer frío, como Nochebuena o Nochevieja, se haya podido salir a la calle casi sin ropa de abrigo haya contribuido a esta percepción subjetiva.

Fotos

Vídeos