Ni Inagra ni la lluvia logran borrar por ahora las huellas de la fiesta 'Holi Run'

Dos personas caminan junto a los árboles coloreados de la calle Pampaneira./
Dos personas caminan junto a los árboles coloreados de la calle Pampaneira.

Los polvos de colores de la celebración alternativa al botellón tintaron calles, árboles y algún automóvil, y de momento, la pintura no sale

CARLOS MORÁN

La idea era que la Holi Run, la fiesta alternativa al botellón que promovió el sábado el Ayuntamiento de Granada para que los ciudadanos recibieran a la primavera sin estar beodos, dejara huella en la memoria de los participantes. Y seguro que fue así. Pocos podrán olvidar ese momentazo en que la naturaleza se sumó a la celebración pintando un arco iris sobre el parque público que venía siendo conocido popularmente como el botellódromo. Al menos así se llamaba hasta este pasado fin de semana, que fue cuando el gobierno municipal en buena parte forzado por los vecinos de la zona y por los grupos políticos de la oposición impuso la ley seca. En lugar de una borrachera multitudinaria, como ya era costumbre, hubo una fiesta abstemia y una carrera popular regadas por cañonazos de polvos de colores.

El problema es que el espectáculo, además de la impresión sentimental, también dejó una huella física en la ciudad. Y, por el momento, parece imborrable. Veinticuatro horas después de la Holi Run, varias calles por las que discurrió la prueba lúdica y deportiva permanecían tintadas, una circunstancia que primero generó sorpresa entre algunos vecinos y, después, malestar. Se quejaban los afectados de que los polvos de colores, aparte del asfalto, habían teñido árboles y varios automóviles y comercios. Yla pintura no salía ni a la de tres.

Tras comprobar in situ que los afectados no exageraban ni se quejaban sólo por fastidiar, IDEAL contactó telefónicamente con Juan García Montero, portavoz del equipo de gobierno y concejal de Cultural, para preguntarle por el pintoresco y nunca mejor dicho suceso. En este sentido, el edil minimizó la polémica y aseguró estar convencido de que la lluvia ayudaría a limpiar los restos de la Holi Run. No fue así.

Charcos rojizos

Ni siquiera los fuertes chubascos que, a primera hora de la tarde de ayer, cayeron sobre la zona cero el propio botellódromo y las calles Cañaveral o Pampaneira consiguieron diluir los pigmentos de marras. Este periódico lo comprobó in situ: la única diferencia con el paisaje que había antes de los aguaceros es que los charcos también eran de color rojizo que era el más resistente, de los otros apenas había rastro.

En teoría, sólo era harina de maíz mezclada con colorantes, un compuesto que, según la organización, era biodegradable, esto es, que debían descomponerse por un proceso natural biológico. Pero la realidad era tozuda y el engrudo no se degradaba.

La capa más gruesa de masilla estaba en el suelo del botellódromo, un hecho lógico, porque ese espacio fue la sede central de la fiesta que, tal y como estaba previsto, terminó a las once de la noche: poco después de esa hora, el parque estaba prácticamente vacío. Desde las siete de la mañana del domingo, un par de trabajadores de Inagra la empresa concesionaria de la limpieza de la capital se esforzaron en decolorar el suelo y los aledaños del botellódromo, pero su empeño apenas dio frutos.

Recomendaciones de la organización

SOBRE LAS MANCHAS

La ropa: «La mayoría de las veces el color sale con el lavado pero alguna mancha puede quedar permanentemente. Como en todo, cuanto más rápido lo laves mejor queda. Sin embargo, sugerimos que traigas ropa y calzado que no te importen que se puedan quedar marcados de color. La organización no se responsabilizará de la ropa manchada».

Los coches: «Lo mejor es traer una toalla o plásticos, si cae algún polvo en el coche puedes aspirarlo o sacudirlo».

El pelo: «No pasa nada. El polvo se enjuaga con facilidad en la mayoría de los casos. ¡Atención rubias! Debido a la estructura del pelo rubio, es posible que pequeñas partículas del polvo queden incrustadas en ese pelo. Te aconsejamos acondicionar tu pelo con algún aceite para evitar el pelo pintado. En el caso de que finalmente tu pelo quede con algo de color de polvos Holi, puedes usar champú anticaspa, aceite de oliva con ácido cítrico o tabletas de aspirina».

Aunque utilizaron mangueras que lanzaban agua a presión, la pintura no salía.

Cuando terminaron su jornada laboral alrededor de las dos de la tarde, sólo habían logrado desteñir y no del todo un reducido roalillo de baldosas. Y no eran optimistas sobre el corto y medio plazo. Dada la resistencia que ofrecían los polvos de colores y la extensión de la mancha, apostaban por atacar el problema con un mayor número de efectivos para obtener resultados visibles antes de que finalice la Semana Santa.

Según explicó el edil García Montero, la solución no debe demorarse demasiado, «porque esto se ha hecho en otras ciudades españolas, caso de Madrid, y no ha pasado nada anormal».

Es verdad que, al menos en Internet, no aparecen informaciones que digan que estos eventos hayan causado algún tipo de controversia en España..., pero sí en Colombia, concretamente en la ciudad de Barranquilla, donde los equipos de limpieza tuvieron que trabajar durante casi una semana para borrar las huellas de una fiesta similar a la Holi Run. Allí se vieron obligados a ensayar diversas técnicas antes de dar con un remedio efectivo: un detergente también biodegradabl.

Sea como fuere, Paco Cuenca, líder del PSOE el grupo mayoritario de la oposición en el Ayuntamiento, reconoció que había recibido quejas de los afectados. «Por ejemplo, he hablado con un vecino que es viajante y que va a tener que salir a trabajar con el coche manchado de rojo porque no ha podido quitar las manchas. También hay comercios que se han visto salpicados por los polvos de colores... Creo que el Ayuntamiento debería haber sido más previsor y tenía que haber avisado a los vecinos con carteles de lo que iba a ocurrir para que adoptasen precauciones. Algo parecido a lo que se hace cuando se van a pintar unos bancos o a asfaltar una calle... Y luego no sé si el dispositivo de limpieza era el adecuado para hacer frente a este tema», indicó Cuenca, que, en todo caso, destacó que la iniciativa municipal le había parecido «positiva en términos generales:nosotros éramos partidarios de ofrecer alternativas públicas al botellón y creíamos que la música debían tener un papel esencial, como así fue el sábado», recordó el representante socialista.