La exdelegada de Empleo queda en libertad con cargos por el caso 'EDU'

Acceso a la jefatura superior de Policía en Granada./
Acceso a la jefatura superior de Policía en Granada.

Marina Martín compareció este lunes en sede policial tras ser vinculada por la UDEF al presunto fraude en los cursos de formación subvencionados por Junta

JOSÉ RAMÓN VILLALBA

Marina Martín, exdelegada de Empleo de la Junta, compareció este lunes en sede policial tras ser citada a declarar por su presunta vinculación con la tercera fase del caso 'EDU', sobre el fraude en cursos de formación subvencionados por la Junta de Andalucía. Marina Martín salía de la jefatura superior de Policía unos minutos después de las 13.30 horas de este lunes. En ese momento, a la exdelegada ya le habían comunicado que tras ser detenida había quedado en libertad con cargos a la espera de ser citada por el juez que instruye esta causa en Granada.

Más información

La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional inició este lunes una nueva fase de la denominada 'operación EDU'. Fuentes consultadas por IDEAL han asegurado que solo en Granada se detuvieron a 6 personas y se imputó -sin detenerlo- a un jefe de servicio de la Junta. Mientras que en el resto de la comunidad autónoma la cifra de arrestos superará los 140 en el marco de esta nueva fase denominada 'Operación EDUende'.

El operativo policial comenzó este lunes, pero se extenderá a lo largo de casi todo lo que resta de mes de junio. Entre los arrestados hay directores, jefes de servicio y jefes de departamento del Servicio Andaluz de Empleo (SAE) de Granada, Jaén, Málaga, Córdoba y Almería.

La detención de Marina Martín en marzo fue la primera efectuada de un político presuntamente vinculado al fraude en los cursos de formación en Granada.

La exdelegada que investigó

Marina Martín tomó posesión del cargo de delegada provincial de Empleo en el año 2009 en sustitución de Luis Rubiales y abandonó el puesto en 2012. Una de las patatas calientes con las que tuvo que lidiar durante su mandato fue la denuncia formulada en 2011 por un grupo de alumnos contra cursos presuntamente fraudulentos que no cumplieron con el compromiso de contratación adquirido en su día. Marina Martín actuó sin cortapisas y cortó el grifo de las subvenciones hasta que no se aclaró este asunto. También afrontó los problemas suscitados con la Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo (Faffe), que sólo en Granada tenía más de sesenta trabajadores. Esta Fundación, extendida por toda Andalucía, recibió una subvención de 85,7 millones de la Junta que la juez Alaya investiga como una pieza separada del caso 'EDU' sobre el presunto fraude de los cursos de formación dirigidos a desempleados.