Los cinco terremotos "significativos" de Granada en los últimos cuatro años

Mapa de peligrosidad sísmica de España./
Mapa de peligrosidad sísmica de España.

El IGN destaca en su página web una serie de seísmos desde 2012 que oscilan entre los 2,9 y los 4,1 grados en la escala de Richter

JUAN RAMÓN OLMOS

Que la provincia de Granada es una de las que más riesgo entraña desde el punto de vista sísmico es una afirmación fácil de sostener con gráficos como el que acompaña a esta información. De hecho, rara es la semana en que no se registra en la página web del IGN (Instituto Geográfico Nacional) algún terremoto en territorio granadino. En muchas de estas ocasiones, el seísmo en cuestión ni siquiera es sentido por la población. Otras veces, el 'meneo' producido sí es percibido y el revuelo se monta solo en las redes sociales, ya que no se producen daños personales ni materiales.

Entre esos terremotos, el IGN hace una selección de aquellos que define como "más significativos". Si miramos a los últimos tres años, estos son los cinco más destacados por este organismo gubernamental:

26 de febrero de 2012, con epicentro al este de Cacín. De magnitud 3,5 en la escala de Richter, tuvo lugar a las cuatro y media de la tarde y se dejó sentir en la capital, el Área Metropolitana o Loja. No se registraron daños personales ni materiales. A pesar de su escasa intensidad, se hizo notar tanto por la escasa profundidad del seísmo (solo 2 kilómetros).

10 de enero de 2013, con epicentro al suroeste de Montillana. De magnitud 3,9 en la escala de Richter, se produjo a las 00:27 a una profundidad de 22 kilómetros. Se percibió en varios municipios de los Montes Orientales, en la capital, el Área Metropolitana, e incluso en alguna localidad de la Costa. En un primer momento, el IGN calificó el seísmo como de 5,2 grados, lo que generó cierta alarma que se fue disipando conforme se supo que no se habían recibido llamadas por daños en el 112 y, sobre todo, cuando se supo que la intensidad del terremoto había sido bastante menor.

29 de julio de 2013, con epicentro al norte de Benalúa de las Villas: Fue de solo 2,9 grados en la escala de Richter y también se produjo de madrugada, a las 01:57. Tuvo lugar en una zona muy próxima a la del terremoto anteriormente mencionado, pero fue mucho menos intenso. La clave por la que varios ciudadanos de Montillana y Campotéjar llamaron asustados por el temblor está en la escasa profundidad del seísmo (5 kilómetros). Horas más tarde, se detectaría otro temblor con epicentro en Montillana, aunque de menor importancia.

25 de marzo de 2014, con epicentro al oeste de Albuñuelas: De 3,5 grados en la escala de Richter, se registró a las 01:20 horas de la madrugada. Tuvo una profundidad superficial y se percibió en la capital, Padul, Dúrcal, Las Gabias, La Zubia, Molvízar y Jayena. Los particulares que llamaron al 112 se refirieron a una sacudida que duró "entre siete y ocho segundos". No muy lejos de esa zona fue donde se produjo el famoso terremoto del 11 de abril de 2010, con una intensidad de 6,2 grados pero que prácticamente no se notó entre la población por producirse a 623 kilómetros de profundidad.

9 de julio de 2014, con epicentro al suroeste de Arenas del Rey: De 4,1 grados en la escala de Richter, se produjo a las 20:36 horas. Tuvo una profundidad de 63 kilómetros, lo que influyó en que apenas fuese sentido en la provincia. Solo hubo llamadas de alerta al 112 desde Molvízar y Almuñécar. No dejó daños personales ni materiales.

En cualquier caso, ninguno de estos terremotos tuvo el poder de destrucción como el famoso de Albolote de 1956, con una intensidad de 5,0 grados en la escala de Richter y que causó doce muertos. Aunque la provincia de Granada sigue estando 'movida', los seísmos destructivos se han tomado un descanso.