El autosuministro de agua de El Serrallo es «ilegal» para la Junta de Andalucía

Un 'SOS' gigante pintado en una fachada pide ayuda al Ayuntamiento en El Serrallo. /
Un 'SOS' gigante pintado en una fachada pide ayuda al Ayuntamiento en El Serrallo.

Un informe concluye que el Ayuntamiento de Granada debe realizar las gestiones pertinentes para legalizar la gestión conforme a la normativa

DANIEL OLIVARES

Un informe elaborado por el jefe de Legislación de la Delegación Territorial de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo de la Junta de Andalucía ha declarado «ilegal» que la comunidad de propietarios de la Urbanización El Serrallo ejerza como entidad privada suministradora de agua de todos los vecinos que componen esta zona residencial de Granada. Según el informe de Rafael de la Cruz, al que ha tenido acceso esta periódico, el Ayuntamiento de Granada debería ser el organismo responsable del suministro de agua potable y debería proceder «a prohibir el suministro ilegal que se viene realizando y emprender las gestiones pertinentes para la legalización del suministro de agua en la urbanización de acuerdo con la normativa vigente».

Es la conclusión a la que ha llegado después de estudiar un caso que los propios vecinos viene denunciando desde hace meses y tras desvelarse, como publicó este periódico, que la comunidad debe más de 2,2 millones de euros a Emasagra por el vertido ilegal y sin control de residuos en la red de saneamiento local.

Así, todo apunta que la mancomunidad de propietarios, que está dividida entre un grupo de comuneros que piden reglar la situación y otra, el que controla la junta directiva, que está poniendo trabas a que eso se produzca, tendrá que ceder y dejar que Emasagra entre en la urbanización, regularice el suministro de agua y se encargue de su gestión y control. Porque, además, el de la Junta de Andalucía no es el único informe que indica que ese será el camino final.

Otro documento de la dirección técnica de obras de la Concejalía de Urbanismo, Obras y Licencias del Ayuntamiento de Granada, al que también ha tenido acceso IDEAL, recoge todos los pasos dados por los técnicos de este departamento para elaborar un proyecto de urbanización del complejo residencial. La redacción de este proyecto surgió a raíz de varias reuniones mantenidas en la Alcaldía del Ayuntamiento entre representantes de cuatro comunidades que desean regularizar la situación y responsables de todas las áreas municipales interesadas en el expediente de El Serrallo. Los propios responsables municipales conminaron a los comuneros que solicitaran la redacción de ese proyecto para que así el Ayuntamiento tuviese potestad para actuar y recepcionar las obras de una urbanización que lleva más de 40 años en la misma situación alegal. Las comunidades de cuatro edificios -Nazaríes, Comarex, Apartahotel e Inmobiliaria Deportiva Serrallo-, que representan al 65% de la comunidad de propietarios, presentaron poco después varios escritos solicitando esa petición de redacción del proyecto urbanístico al Consistorio.

Un proyecto redactado

Tras esas reuniones, técnicos de Urbanismo han visitado El Serrallo «repetidas veces». Es una de ellas, se recoge en el informe, fueron invitados «educadamente» por parte de miembros de la comunidad de propietarios «a salir del recinto al entenderlo privado». Además, se detalla que Urbanismo ha mantenido encuentros con diversas compañías suministradoras para conocer su interés en participar en las futuras obras del proyecto, entre ellas, Emasagra, Gas Natural, Endesa y Telefónica, las cuales están interesadas en mejorar las canalizaciones y la red de cableado de la zona.

Aunque no se ofrecen detalles de las obras, el informe habla de «pavimentación y alumbrado público» que «completará el proyecto de urbanización», lo que da a entender que el Ayuntamiento está decidido a intervenir en El Serrallo en los próximos meses. De hecho, Urbanismo, según el mismo documento, ha remitido al Área de Movilidad «el nudo de conexión con el Camino de las Conejeras y con Bola de Oro». Es más, se informa también de que estaba prevista una reunión entre las distintas compañías suministradoras para «distribuir la sección de la calle con las diferentes canalizaciones» para completar el proyecto de urbanización.

El informe de la dirección de Obras recoge antecedentes del historial de la Urbanización El Serrallo. Recuerda que se levantó sin reconocerse en el PGOU como suelo urbano, que se desarrolló con «normativa propia, abasteciéndose de un pozo y con condiciones edificatorias singulares» y que fue urbanizada «por sus promotores con independencia de los servicios municipales, al ser incluso una zona aislada y no conexa con el resto de los suelos calificados en el planeamiento en vigor en aquel momento».

Señala además que ni el Plan de 1951 ni el Plan Comarcal de Ordenación Urbanística de Granada de 1973 contemplaban la construcción de la urbanización, y que no fue hasta la elaboración del PGOU de 1985 cuando se recogió su existencia, pero como «centro de interés turístico y respetando sus propias características y condiciones urbanísticas». Posteriormente, el Plan de 2001, vigente en la actualidad, recoge la urbanización como «suelo urbano consolidado, con las calificaciones urbanísticas que ya disponía y respetando como privados los equipamientos deportivos y de cualquier tipo existentes en el interior de su perímetro».

Un residencial «elitista»

Recuerda incluso que El Serrallo disponía «hasta hace poco» de un «cierre que impedía el acceso a personas ajenas a la urbanización» y que en los últimos años «están pagando la recogida de basura». «Antes ni eso», resalta el documentado. Y, por último hace hincapié en el «carácter elitista» con el que nació la urbanización. «Así lo era su club, el apartahotel, los grandes chalets...», concluye.

No obstante, el PGOU de 2001, apunta Urbanismo, «le permite incorporarse como cualquier suelo municipal a los servicios públicos», pero que el problema es que El Serrallo «no tiene las condiciones básicas de urbanización de cualquier zona de expansión de la ciudad en cuanto a acometidas y dotaciones», debido en gran medida a que las obras «nunca han sido recepcionadas por el Ayuntamiento», algo que «tampoco se ha pedido formalmente por la comunidad de propietarios, por falta de acuerdo y graves discrepancias entre sus miembros».

En vista de ambos informes, el de la Consejería de Innovación y el de la Concejalía de Urbanismo, parece que finalmente esas discrepancias se van a solucionar en favor de los vecinos que vienen denunciando una situación que les ha perjudicado y que se destapó a raíz de las cantidades desorbitadas de dinero que la mancomunidad de propietarios exigía a las cuatro comunidades anteriores. Gracias a eso se descubrió que el gasto de agua de El Serrallo era descomunal en comparación con otras zonas de la ciudad. Fue Emasagra la que llamó la atención sobre ese consumo excesivo, después de calcular el volumen de los vertidos de residuos ilegales que realizó la urbanización durante años a la red municipal. De este modo, el «carácter elitista» de El Serrallo puede llegar a su fin muy pronto.