Un concierto un poco ordinario

Propuesta multidisciplinar de los pianistas Sergio Pamies y Diego Amador

JOSÉ MANUEL ROJAS| GRANADA
Sergio Pamies actuó en el Festival de Música de 2007. / J. J. G/
Sergio Pamies actuó en el Festival de Música de 2007. / J. J. G

El Corral del Carbón se salió de su tripleta de cante, baile y toque para acoger una propuesta multidisciplinar con la figura de Sergio Pamies como protagonista y maestro de ceremonias. Sergio, pianista granadino que se mueve como pez en el agua en ese campo donde el flamenco y el jazz se divierten juntos, reunió un cuadro multiusos y contó con la presencia del también pianista y cantaor Diego Amador.

Dos pianos, tres percusionistas, dos voces, una trompeta y un contrabajo. Tanta instrumentación podía suponer un caos de sonido o una velada rica. Sin duda, gracias al trabajo en los mandos de Juan Benavides y los suyos, se disfrutó de la segunda opción.

La noche comenzó a caldearse con la voz de Sergio 'El Colorao' y las notas de Pamies. Sin duda, cierto recuerdo a Bebo y 'El Cigala' se mezclaba con aires de tabaco de night clubs americanos. En 'Solo quiero caminar' rindieron tributo a Paco de Lucía en clave de estándar jazzístico, intentando realizar las notas del maestro de Algeciras, primero la trompeta y luego el contrabajo. Ejercicio correcto que precedió a la entrada de Diego al otro piano e interpretar la 'Soleá del Churri'.

Fiesta en primera línea

Mientras todo esto pasaba, los percusionistas tenían una fiesta montada en primera línea del escenario, con pataitas incluidas de 'El Moreno' en este tema y la posterior bulería 'Vivan los gitanos'. Pamies y Amador se peleaban entre conversaciones con sus instrumentos, siendo el de casa más sereno en su toque mientras que el visitante sevillano no paraba quieto en su asiento, llegando a golpear directamente el interior del piano con unas baquetas.

Con una sonrisa eterna, el hermano menor de Raimundo Amador cantó por tarantas y metió unas letras por soleá en 'Entre amigos', tema que da título al disco de debut del músico granadino.

Para cerrar eligió 'Callados pensamientos', perteneciente a la misma obra pero que no cuajó al nivel del resto del repertorio. Sin duda, una pequeña mancha que apenas emborronó una noche para hacer reflexionar a los que marginan el diálogo musical por desconocimiento o miedo a abrirse de orejas.

Fotos

Vídeos