«Regando la semilla del amor»

Gesto de cariño del galán y la empresaria gallega durante una reciente visita a España. /EFE
Gesto de cariño del galán y la empresaria gallega durante una reciente visita a España. / EFE

Se confirma la noticia de que Richard Gere y Alejandra Silva, la pareja más espiritual de Hollywood,esperan un hijo

ARANTZA FURUNDARENA

Para las que un día le gritaron a Richard Gere «¡Queremos un hijo tuyo!», Alejandra Silva debe de representar en estos momentos un referente. O el centro de todas las envidias. Porque la empresaria gallega, que ahora ha adoptado el apellido Gere (cosa que no hicieron las dos anteriores esposas del actor), espera un hijo del famosísimo galán de Hollywood. El rumor lo ha confirmado su representante, según informó ayer el programa 'Corazón', a la espera de que lo ratifique la propia embarazada en su cuenta de Instagram... Aunque de momento ahí lo último que ha subido Alejandra es una imagen de ella practicando el 'Sucrirandhasana' o la postura yóguica del 'Ojo de la Aguja', una enrevesada contorsión digna del Kamasutra.

Acaban de cumplirse tres meses de su boda y la gallega ha querido celebrarlo con un mensaje en las redes sociales. Según dice, la principal aspiración de su matrimonio con Gere es «Hacer de nuestro camino espiritual el núcleo de nuestra vida juntos». Dicho así, suena a ejercicios espirituales con poca posibilidad de procreación... Sin embargo, luego aclara que su manera de abordar «el camino hacia la iluminación» es ir «regando la semilla del amor». Y ahí sí puede afirmarse que esa semilla pronto dará su fruto.

Cuestión de karma

Afincada en Madrid desde los cuatro años, Alejandra estudió Marketing y es hija de Ignacio Silva, que fue vicepresidente económico del Real Madrid durante la época más turbulenta de Lorenzo Sanz. A Gere lo conoció supuestamente en 2014 en el selecto hotel de la Costa Amalfitana que ella regentaba junto a su entonces marido, aunque también ha declarado que su familia «ya lo conocía de antes». Durante muchos meses la pareja intentó mantener la relación en secreto, lo cual no le impidió a Alejandra convertirse en cotizada imagen de diversas firmas de moda. En 2015 justificaba ante la prensa su extrema discreción alegando que pasaba por un momento «muy delicado»: el de su divorcio con el multimillonario Govind Friedland, hijo del magnate de las minas de uranio y oro, Robert Friedland. Perder la custodia de su hijo (Albert, que ahora tiene seis años) era el mayor temor de la empresaria.

Gere también se acababa de divorciar por entonces de la actriz Carey Lowell, con la que tiene un hijo, Homer, que ya ha entrado en la mayoría de edad. El protagonista de 'Pretty Woman' cumplirá el 31 de agosto 69 años, 34 más que su mujer española. «Uno aporta la experiencia y el otro la vitalidad y la fuerza», dice ella. Una vez solventadas sus respectivas separaciones, la pareja dio rienda suelta a su amor, así como a su dedicación a las causas solidarias (la última, apoyar a Open Arms, la ONG dedicada al rescate de inmigrantes en el mar) y a su devoción por el budismo. «Aunque me bautizaron católica, el budismo es algo que siempre he llevado dentro».

Y como de dos budistas se trata, lo suyo no podía limitarse a un flechazo. «Lo nuestro fue el karma -sostiene ella-. Teníamos que estar juntos. Habíamos estado juntos en vidas anteriores, con lo cual para mí era como volver a casa». Muchos también diríamos que Richard Gere es como de la familia... Pero no por haberlo conocido en vidas anteriores, sino por haberlo visto en demasiadas películas.

Fotos

Vídeos