Las pateras 'no pasan' por el Ayuntamiento

Un grupo de inmigrantes es atendido en el puerto de Motril tras ser rescatado de la patera en la que viajaban/JAVIER MARTÍN
Un grupo de inmigrantes es atendido en el puerto de Motril tras ser rescatado de la patera en la que viajaban / JAVIER MARTÍN

Casi todos los partidos coinciden con que el tema migratorio es competencia estatal, Vox es el más contundente contra las medidas de acogida e IU-Equo propone un modelo menos opresivo para estas personas

La gestión migratoria es complicada. Más aún cuando se trata del Ayuntamiento de una ciudad a la que llegan los migrantes, pero que no tiene competencias en la materia. A pesar de ello, lo cierto es que el gobierno de Motril a veces tiene que actuar. Lo hizo el verano pasado cediendo un polideportivo para dar cobijo a las miles de personas que llegaban en pateras y que no cabían en el Centro de Acogida Temporal de Extranjeros (CATE) -que además el Defensor del Pueblo pidió que se cerrara hace un año y medio. Lo hizo también hace unos meses, cuando la Subdelegación del Gobierno en Granada propuso una ubicación para un nuevo centro que a los vecinos no les gustaba y la alcaldesa, Flor Almón, se posicionó de forma inmediata con esos motrileños. Se paró ese proyecto y por el momento no hay otra ubicación ni se ha vuelto a hablar de otro centro.

Los partidos debaten ahora sobre qué puede hacer el gobierno local en este asunto y quizás es uno de los temas en los que más disparidad ha habido hasta el momento. PP y PSOE coinciden en que no habrá CATE sin ponerse de acuerdo con los vecinos. Vox es mucho más tajante, ni centro de acogida ni pabellones municipales habilitados para los inmigrantes. Afirma el candidato a la alcaldía de Motril, Miguel Ángel López, que sólo vale una inmigración regular y con contrato. Lo que no explica es que harían con las personas que son rescatadas y que ya están en el puerto.

Más Motril no se opone al CATE, pero tiene claro que debe ubicarse dentro del recinto portuario. Mientras que Ciudadanos recuerda que se trata de competencias estatales, aunque nuestra ciudad tenga la obligación también de dar una respuesta a esos que llegan.

Por su parte, la coalición IU-Equo es la que aboga por un gobierno local con más implicación en el asunto. Inma Omiste se muestra contraria al actual sistema de acogida que califica de «opresivo» y entiende que tendría que aclimatarse un recinto municipal.

Las pateras no pasan por el ayuntamiento y los inmigrantes no votan, pero este es también un tema de ciudad.

Sin consenso no habrá nuevo CATE

El Partido Popular tiene una cosa clara: cualquier apertura de un nuevo centro de acogida de inmigrantes tendrá que ser consensuada con los vecinos. «El diálogo con la ciudadanía va a ser nuestra premisa de gobierno», asegura la candidata a la alcaldía por los populares, Luisa García Chamorro. Tiene claro que no se va a permitir la construcción de un CATE en ningún espacio sin haberlo consultado antes con los motrileños. Hay que recordar, en este sentido, que hace sólo unos meses la Subdelegación del Gobierno propuso una zona fuera del recinto portuario, aunque eran terrenos del puerto, para la construcción del nuevo centro de inmigrantes. Los vecinos tardaron horas en reaccionar y mostrar su oposición y la propia alcaldesa, Flor Almón, se puso del lado de estos motrileños. Se canceló ese plan, y por hasta el momento no se ha hablado de ninguna alternativa.

Desde el PP aseguran que tienen claro que la inmigración es una realidad que tiene nuestra ciudad y apuntan que es habitual que levantarse con la noticia de la llegada de pateras a nuestras costas. Lamentan el uso que las mafias hacen de estas personas y aseguran que entienden que hay que trabajar en el país de origen. No obstante, y de forma paralela a ese trabajo en origen, García Chamorro dice que está claro que una vez que están aquí hay que atender esa realidad.

«Consideramos que hacen falta más medios para todas las instituciones que trabajan con los inmigrantes y también pedimos la mejora del centro de acogida de Varadero porque el que hay actualmente no reúne las condiciones óptimas para que los profesionales puedan realizar su labor de la forma más eficaz. Creemos que el gobierno central tienen que implicarse y dotar de más medios a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para hacer frente a esta realidad», asegura García Chamorro. Afirma que Motril es un punto importante y es necesario incrementar el número de agentes para que cuando se producen grandes llegadas esto no suponga que el resto de servicios se quede desatendido.

El CATE «mejorado y dignificado»

El PSOE señala que Motril se ha enfrentado estos años a una crisis humanitaria inédita en toda su historia reciente, con miles inmigrantes rescatados en pateras y traídos hasta nuestra ciudad para recibir asistencia. La candidata a la alcaldía de la ciudad por el PSOE, Flor Almón, señala que el CATE (Centro de Atención Temporal a Extranjeros) que hay en el puerto y está gestionado por la Policía Nacional «ha sido dignificado y mejorado» por el gobierno central en los últimos meses.

En cualquier caso, la socialista señala que hay que tener en cuenta que estos migrantes no suelen llegar a Motril para quedarse, sino que están aquí de paso y tienen contacto con familiares que residen en otras ciudades españolas o de otros países europeos que son su destino final. Dicho esto, la aún alcaldesa deja claro que si ellos están al frente del ayuntamiento tras las próximas elecciones no van a consentir ni dar permiso para que se construya un CIE (Centro de Internamiento de Extranjeros) donde lo planteó en su día el anterior gobierno central presidido por Mariano Rajoy. «Ni habrá un CIE en los terrenos del antiguo EVA-9, ni un CATE en la zona del puerto en la que se habló que podría construirse».

La socialista afirma tajante que no van a permitir que se haga nada que los vecinos no quieran. «Eso lo tenemos muy claro. Estamos de su lado y vamos con lo que nos digan hasta el final. Si Motril no quiere un CIEo un CATEen la ciudad, no se hará», sentenció la candidata del POSE.

Además, Almón recordó que el Ayuntamiento no tiene competencias en esta matera, aunque sí tiendan su mano en la medida de sus posibilidades. «Colaboramos con las organizaciones en la realización de multitud de jornadas, programas y actividades de integración con la población migrante que hay en la ciudad», precisó.

Asimismo, dijo que también trabajan de la mano de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y con organizaciones como Cruz Roja. Tanto de unos como de otros destacó que son «la primera mano amiga» que se encuentran estos migrantes cuando llegan a nuestras costas. En cualquier caso, reitera que lo que digan los motrileños será lo más importante para ellos.

Una solución estatal y europea

La formación naranja recuerda que la gestión de la migración es un asunto estala y que tiene que por tanto es responsabilidad del Gobierno central el auxilio y acogida de estas personas. Una obligación que no se puede eludir y que tiene que hacer de forma eficaz. «Motril como parte de esas fronteras (la de España y la de la Unión Europea) tiene la obligación legal y moral que cumplir con la normativa internacional de derechos humanos y prestar auxilio a todas las personas que llegan a nuestras costas en situación desesperada, huyendo de guerras o persecuciones», señala el candidato a la alcaldía José Lemos, que existe, eso sí, que es el Estado el que en primera instancia tiene que actuar. Lemos apunta, además, que los motrileños son «solidarios» y «sensibles» al drama migratorio, pero señala al mismo tiempo que la ciudad también tiene que garantizar su seguridad. Indica que se trata de un asunto muy complejo en el que las administraciones central y europea tienen que implicarse al máximo.

La acogida, en el recinto portuario

Más Motril entiende que para que no existan conflictos vecinales lo más adecuado es que los inmigrantes que llegan a Motril se queden, como hasta ahora, en la zona portuaria. «Nosotros no estamos a favor de la creación de un CIE porque no queremos más cárceles para personas. La solución para esa gente que se juega la vida en el mar y que se queda en nuestra ciudad unos días, ya que lo que ellos quieren es ir a otros países europeos, es que el Estado ponga los medios suficientes para tratar esta desagradable situación con la máxima cautela y seguridad», afirma el candidato a la alcaldía Antonio Escámez. Señala que se trata de un asunto en el que poco se puede hacer desde el Ayuntamiento. «Aunque seamos solidarios, es una cuestión de Estado», indica, al tiempo que recuerda que siempre se ha tendido una mano. Recuerda además, que tuvieron que parar un CIE que un parlamentario motrileño en el Gobierno central «quiso colocar con nocturnidad».

Un local municipal de acogida digna

La coalición IU-Equo afirma que no comparte el modelo actual de acogida de inmigrantes porque lo considera «claramente opresivo». La candidata a la alcaldía, Inma Omiste, afirma que no ha habido ni un sólo incidente destacable con las personas migrantes que pasan por Motril y señala que aboga por centros de atención integral y por poner en marcha actividades que sirvan para combatir la xenofobia y el racismo. Lo primero que considera que hay que hacer es cerrar el actual CATE y acondicionar un local municipal para dar una acogida digna a los inmigrantes. También propone crear espacios culturales donde confluyan la juventud inmigrante y la local y fomentar desde el ayuntamiento encuentros y reuniones interculturales. Considera imprescindible que haya una protección adecuada para los menores extranjeros no acompañados y planes de formación para los empleados públicos que prestan atención a inmigrantes..

Vox se opone de forma contundente a la instalación de centros de acogida de inmigrantes en la ciudad y a que se usen pabellones y locales municipales para dar cobijo a los inmigrantes, como sucedió el pasado verano, ante la falta de espacio en el CATE. «Hay que frenar la inmigración descontrolada y todas aquellas políticas que, en última instancia, acaban beneficiando a las mafias que trafican con personas», asegura Miguel Ángel López, candidato a la alcaldía de la formación. Considera que hay que apostar por una inmigración regular, con contrato de trabajo y garantías. «No se puede estar amenazando a los motrileños con poner un CATE en la puerta de su casa», asevera. Advierte, además, de que si Pedro Sánchez logra los apoyos necesarios para gobernar los próximos años, Motril necesitará una férrea oposición para evitar que se abran centros de inmigrantes de este tipo. «Sin lugar a dudas, esa oposición pasa por Vox», asevera el candidato a gobernar en la ciudad.