Granada, ante una cita electoral a expensas de los pactos

Una mujer ejerce su derecho al voto. /IDEAL
Una mujer ejerce su derecho al voto. / IDEAL

Los cinco partidos de implantación nacional se presentan en 37 municipios, que representan dos tercios de la población de la provincia | 51 municipios sólo podrán votar al bipartidismo tradicional

Juanjo Cerero
JUANJO CEREROGranada

Apenas un mes después de la convocatoria electoral que dio la mayoría en el Congreso de los Diputados al Partido Socialista de Pedro Sánchez, los granadinos vuelven a estar llamados hoy a las urnas. Esta vez, para decidir el nuevo mapa de los ayuntamientos de la provincia. Hasta las ocho de la tarde, 761.118 ciudadanos mayores de edad están llamados a acudir a sus colegios electorales para influir con su voto en quiénes conformarán los nuevos plenos municipales, según la información del censo electoral facilitada por el Instituto Nacional de Estadística (INE). De ellos, 49.750 podrán ejercer su derecho desde algún lugar del extranjero.

La principal novedad respecto a la convocatoria previa, la de mayo de 2015, es la ruptura del bipartidismo que ya se constató en las generales del 28A. Siete de cada diez granadinos podrán elegir entre las cinco formaciones que obtuvieron un nivel importante de representación en el Congreso de los Diputados; es decir, PP, PSOE, Ciudadanos, Unidas Podemos –en cualquiera de sus denominaciones, ya que en algunos lugares concurren en confluencia y en otros con candidaturas diferenciadas– y Vox.

Vox concurre en muchos de los municipios con más población

Y no es porque la formación ultraderechista se presente en la mayor parte de municipios de la provincia. De hecho, sólo lo hace en 37, uno de cada cinco de los 174 que en esta ocasión dibujan el mapa local de Granada. Su apuesta estratégica es la de comparecer en los ayuntamientos de mayor tamaño, donde puede asegurar más asientos para sus concejales sin necesidad de tener una estructura territorial desarrollada, y que además le pueden servir para amarrar representantes en la nueva Diputación provincial que se compondrá a partir de los resultados que arroje el recuento el domingo. Por esta razón hay listas de Vox en los diez municipios con mayor población de Granada. El consistorio más pequeño al que presenta candidatura este partido es el de Gor, que cuenta con 736 habitantes, según los datos del INE.

Por el lado contrario, en 51 de los 174 ayuntamientos, un tercio del total, sólo habrá que elegir entre dos listas electorales, las de los partidos del bipartidismo tradicional. Son muchos de los más pequeños, a los que no llega la estructura territorial de las formaciones de nuevo cuño. De hecho, entre ese medio centenar de pueblos apenas suman el 5% del total de la población residente en la provincia.

Todos ellos tendrán, además, que competir con la miríada de agrupaciones de carácter municipalista que concurren a estas elecciones en hasta 38 localidades distintas. Entre ellas están algunas cabeceras de comarca –Guadix y Órgiva, por ejemplo– y la capital provincial, que ha batido un récord; los electores que voten en la ciudad nazarí tendrán que escoger entre 18 listas electorales distintas, tres más que las que se han presentado en ciudades con un volumen de población mucho mayor, como Málaga o Sevilla.

En total, los granadinos dirimirán a través de sus votos entre quiénes habrán de repartirse las 1.766 actas de concejal que hay en juego en estos comicios. Son 22 más que en la convocatoria municipal de 2015. Además de en los cambios de población, la razón hay que buscarla en que en esta ocasión se decidirá el reparto de poder local en cuatro ayuntamientos más que hace cuatro años. Dos de ellos ya existían entonces, pero eran de reciente formación y no se llegaron a presentar candidaturas para sus consistorios. Se trata de Domingo Pérez de Granada y Játar, a los que en esta ocasión habrá que sumar otros dos de reciente creación; en concreto, Fornes y Torrenueva Costa, que alcanzaron su estatus de entidad local propia a través de un dictamen del Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía el 2 de octubre del año pasado. En total, estos cuatro municipios suman 32 ediles, 10 más de la diferencia con respecto a los que estaban en juego en mayo de 2015. La progresiva despoblación, sobre todo del interior de la provincia, explica su pérdida.

Tendencias

Los de hoy serán unos comicios atípicos por lo dilatado del ciclo electoral en el que se encuentra Andalucía, que acude a su tercera –y cuarta, si se cuentan las europeas– cita con las urnas en menos de seis meses. Los resultados dirán si los electores se han agotado o no después de que las generales ofrecieran un dato de participación muy elevado. Además, el conteo de votos permitirá saber si se consolidan las tendencias que surgieron de la anterior cita o la opinión de los granadinos ha cambiado en este lapso de tiempo.

En 51 pueblos sólo se podrá elegir entre las listas de socialistas y populares

Con respecto a lo ocurrido entre las municipales de 2015 y la última convocatoria para el Congreso, las dos fuerzas tradicionales han perdido empuje; con mucha más intensidad en el caso del Partido Popular, que hace cuatro años obtuvo el 31,2% de los apoyos y el pasado 28 de abril este porcentaje se quedó en el 16,7%, un poco más de la mitad. En lo que respecta al PSOE, la caída es algo menos pronunciada; del 35,1% de los sufragios al 28,7%, remontando en un par de puntos el resultado obtenido en las autonómicas que los sacaron de la Junta de Andalucía.

Previsiblemente, el panorama que se dibuje tras el escrutinio del domingo será más abierto, sobre todo en el entorno de la capital y el Área Metropolitana. En 2015, los socialistas obtuvieron más del 50% del voto escrutado en hasta 60 municipios, mientras que los populares lo hicieron en 32. En las pasadas elecciones generales, los de Pedro Sánchez fueron mayoría absoluta en 32 localidades; los de Pablo Casado, en ninguno.

En cuanto a las incógnitas, las principales pasan por lo que los votantes decidan hacer con Vox, que va por primera vez a unas municipales con una presencia fuerte en el panorama político nacional, y por el futuro de las izquierdas. En 2015, Podemos asumió que no tenía implantación territorial suficiente y decidió diluirse en 'marcas blancas' y agrupaciones municipalistas que, si bien funcionaron en capitales como Madrid, Barcelona, Cádiz o Zaragoza, en ciudades como Granada han acabado siendo un problema. De los tres concejales que 'Vamos,Granada' consiguió sumar entonces sólo queda la cabeza de lista, Marta Gutiérrez; Luis de Haro-Rossi y Pilar Rivas, los otros dos ediles, van en sendas listas diferentes.

Para resolver todas estas incógnitas habrá que esperar a que cierren los colegios electorales a las ocho de la tarde y a que termine el escrutinio de las elecciones europeas, que también se celebran hoy, por lo que los primeros resultados se conocerán algo más tarde que en las pasadas elecciones generales. Entonces será posible saber qué han decidido hacer los granadinos con su nuevo mapa municipal para los próximos cuatro años.