En Canal Sur

Lo que se dijeron, y lo que no se dijeron, los candidatos a la alcaldía de Granada en el debate a cuatro

Lo que se dijeron, y lo que no se dijeron, los candidatos a la alcaldía de Granada en el debate a cuatro
R. I.

Durante noventa minutos, los cabezas de lista de PP, PSOE, Cs y Podemos IU intercambian propuestas y también algunos ataques políticos en el plató de Canal Sur

M. Victoria Cobo
M. VICTORIA COBO

Noventa minutos dieron para darle un repaso a los tres años en la alcaldía de Paco Cuenca (PSOE) en el Ayuntamiento de Granada, para reprocharle lo ocurrido durante su presidencia en las filas del PP a Sebastián Pérez (PP), para las críticas de Luis Salvador (Cs) sobre los pactos que no pudieron llevarse a cabo tras las últimas municipales y para que Antonio Cambril (Podemos IU) tuviera que repetir una docena de veces que él es independiente, cuando le sacaron a relucir el 'casoplón de Galapagar' de Pablo Iglesias. El debate a cuatro de los candidatos a la alcaldía de Granada emitido por Canal Sur permitió repasar algunas de las propuestas estrella que presentan los cuatro partidos, pero también analizar cómo los ataques (políticos, se entiende) entre ellos no se producían sin ton ni son, sino que había algunas 'afinidades' entre algunos de ellos. Los cuatro candidatos son caras conocidas de la ciudad, aunque era la primera vez que se les veía juntos en un debate que podría ser el que en unos meses reproduzcan como portavoces de sus grupos municipales.

Hablaron de sus programas, sin dar grandes titulares porque ya han venido desgranando las propuestas que se escucharon en el programa de la televisión pública. Explicaron 'La Gran Granada' (PP), la Granada de la ciencia y de la Cultura (PSOE), la Ciudada Elegida (Cs) y de recuperar el Ayuntamiento para los granadinos (Podemos IU). Cuenca insistió en que durante estos tres años ha levantado la ciudad de una situación «penosa» y ha permitido que los ciudadanos recuperen la confianza. Pérez ha apostado por devolver a Granada su esplendor («Granada es reino») con proyectos como un túnel de Norte a Sur de la capital o el teleférico a Sierra Nevada. Luis Salvador hizo hincapié en que quiere un ayuntamiento sin corrupción y sin concejales enfrentados, en el que se pueda dialogar. Y Cambril remachó una y otra vez que, sin reducir la deuda municipal, cualquier promesa electoral no es más que un cuento.

Se dieron una primera ronda de cortesía para lanzar un primer mensaje y la contienda arrancó en el segundo turno de palabra. Sebastián Pérez hizo gala de su experiencia en la política (ha sido senador, presidente de Diputacion, concejal y presidente del PP) y fue implacable con Cuenca y Cambril. Al socialista le afeó el tratamiento de la Junta (gobernada por el PSOE durante casi cuatro décadas) hacia Granada, afeó al equipo de Cuenca que el Portal de Transparencia municipal no esté actualizado y le acusó de provocar atascos «de 20, 30 y hasta 40 kilómetros». Para Antonio Cambril tuvo también sus dardos, preguntándole en varias ocasiones por «el casoplón» de Pablo Iglesias y acusándole de un «desconocimiento atroz» de la política local. Al candidato 'naranja' Luis Salvador ni lo mencionó en los 90 minutos del programa. Ninguneó las veladas referencias sobre la Operación Nazarí, que en abril de 2016 provocó la salida de José Torres Hurtado de la alcaldía, señalando que no se iba a pronunciar sobre algo que ocurrió «en un momento puntual».

El actual alcalde, Paco Cuenca, respondió a los ataques de PP y Cs con constantes invitaciones al diálogo. A Sebastián Pérez le recordó que la herencia que encontró en los cajones estaba ya en los juzgados y defendió que en sus tres años de gobierno habían trabajado por devolver la confianza a los granadinos, aún estando en clara minoría, además de reducir la deuda. Cuenca no se movió de su papel institucional más que para responder al candidato popular en alguna ocasión y fue poco agresivo con sus oponentes de Cs y Podemos IU.

El candidato naranja, Luis Salvador, quiso recordar el papel de su partido tras los últimos comicios, cuando negociaron un acuerdo de 50 puntos con el PP que se vio interrumpido tras la 'no nombrada' Operación Nazarí. Criticó los, a su juico, pocos resultados que había dado el gobierno de Cuenca y criticó del candidato de Podemos IU que viviera «en una realidad paralela».

Antonio Cambril, periodista, centró su discurso en la necesidad de reducir la deuda para poder acometer cualquier otro proyecto, remunicipalizando servicios como el del agua o el transporte público. Reconoció algunas buenas ideas de los socialistas, aunque en el penúltimo turno de palabra quiso hacerle alguna crítica a Cuenca, tras unos 80 minutos previos de 'no agresión' al socialista.

Todos ellos llevaban datos preparados para el debate, Sebastián Pérez (PP) inclusó sacó variaos tarjetones (Luis Salvador también un par) y todos ellos desgranaron sus propuestas. Pero sin duda, reultó más interesante y casi revelador ver cómo interactuaban entre ellos. Algo que será decisivo si, como indican las últimas tendencias de voto, las mayorías absolutas son cosa del pasado.