El PP defiende mejorar la accesibilidad al Albaicín e insiste en financiar su rehabilitación con ingresos de la Alhambra

Miembros de la candidatura del PP de Granada, en el Huerto del Carlo, con algunos vecinos./R. I.
Miembros de la candidatura del PP de Granada, en el Huerto del Carlo, con algunos vecinos. / R. I.

Apuestan por una política nueva de reconversión del distrito, que combine las necesidades de sus residentes, con las crecientes actividades de índole turística

R. I.Granada

Cuidar y revitalizar el Albaicín es uno de los objetivos principales del programa electoral de Sebastián Pérez, candidato del PP a la alcaldía de Granada. Esta sábado por la mañana, desde el Huerto del Carlos, Pérez y Luis González, director de la campaña y miembro de la candidatura, han defendido la mejora de accesos para favorecer la residencialidad en el barrio, y han puesto el acento en la necesidad de su correcto cuidado, rehabilitación, mantenimiento de sus tradiciones y costumbres.

A juicio del candidato, «el abandono sistemático de la Junta de Andalucía en manos del PSOE ha desembocado en el deterioro progresivo del barrio, y los tres años de desidia del alcalde Francisco Cuenca, han motivado el aumento de la inseguridad». Un hecho que traduce «en aumento de hurtos y ocupación ilegal de viviendas». Asimismo, ha reprochado al primer edil socialista «la falta de mantenimiento y limpieza, propiciando que en distintas zonas del mismo proliferen las pintadas en monumentos y fachadas».

Pérez ha sostenido que el Albaicín «no puede ser un barrio inseguro, con pintadas en monumentos de incalculable valor patrimonial y okupas». Para evitarlo ha incidido en la necesidad de incrementar la seguridad, una asignatura que el PP solventará «incrementando efectivos y dotando a los distritos de patrullas de barrio».

Asimismo, el PP defiende que Alhambra y Albaicín «se den la mano» y que los ingresos del monumento, «que desde que Juanma Moreno preside la Junta de Andalucía ha dejado de vivir de espaldas a la ciudad, tienen que repercutir positivamente en el barrio». «Es una demanda histórica a la que el PSOE ha hecho caso omiso y que el PP hará realidad», asegura.

Con estas inversiones se podría dar solución a demandas del barrio como la supresión de cableado y eliminación de antenas en Albaicín y Sacromonte, entre otros. Al mismo tiempo, esta financiación, «permitiría también la restauración de monumentos, calles, plazas… que llevan años esperando una intervención y a las que el socialismo ha dado la espalda». Todo ello «sin perjuicio de poder buscar colaboración público-privada que redunde positivamente en este sentido».

El PP no quiere que el Albaicín se convierta en un «parque temático», donde se prime únicamente, sin orden ni criterio, el turismo, por encima de la calidad de vida de los vecinos, a quienes consideran los «verdaderos protagonistas del distrito». Por ello, los populares apuestan por una «política nueva de reconversión del barrio, que combine las necesidades de sus residentes con las crecientes actividades de índole turística y una rehabilitación de calidad y asequible».

Según han asegurado Sebastián Pérez y Luis González, la residencialidad es un pilar fundamental para el futuro del Albaicín. «Vamos a trabajar para revitalizar el distrito como lugar de vivienda estable, fijando la población».

Para ello se han comprometido a mejorar los servicios y accesos. El PP pretende habilitar aparcamiento de rotación en la parte superior del barrio y también espacio para estacionar microbuses. Además, contemplan también una zona de estacionamiento en la parte inferior, en las inmediaciones del colegio Bermúdez de Castro.

«Accesibilidad, residencialidad, calidad y rehabilitación», son, según Luis González, las medidas con las que el PP quiere mejorar la zona. En cuanto a la accesibilidad, Pérez y González han reiterado la propuesta del PP para, con el debido respeto al entorno y de acuerdo con las demás administraciones, implementar accesos mecánicos, «que de forma combinada resuelvan la accesibilidad en sus diferentes niveles y que permita su habitabilidad».

«Queremos que los vecinos puedan llegar bien al Albaicín, que se sientan debidamente comunicados», afirmó González. Además los populares, preocupados por el «deterioro y abandono del Zenete y Sacromonte», quieren promover de común acuerdo con la Junta proyectos de rehabilitación integral, facilitar el acceso al Sacromonte a través de la Abadía y negociar un Plan de recuperación del barrio, con sus cuevas, zambras y costumbres más arraigadas. De hecho, el PP quiere que el Albaicín y el Sacromonte sean epicentro mundial del flamenco con motivo de la celebración en 2022 Centenario del Concurso de Cante Jondo.

Además, el PP impulsará el turismo sostenible para Granada y muy concretamente para el Albaicín y Sacromonte, de manera que exista armonía y convivencia entre turistas y vecinos, regulando las visitas guiadas al barrio.

«Hablamos de verdaderas joyas patrimoniales, por lo que su conservación e impulso no deben ser objeto de absurdos debates, sino de consenso institucional y político y en consonancia con las demandas vecinales».