La Costa afronta sus municipales más abiertas

Banderas ondeando en el edificio del Ayuntamiento de Motril, el más grande de la Costa, donde hay 25 concejales en juego./JAVIER MARTÍN
Banderas ondeando en el edificio del Ayuntamiento de Motril, el más grande de la Costa, donde hay 25 concejales en juego. / JAVIER MARTÍN

El PSOE asume el desafío de intentar revalidar las alcaldías que ostenta en 13 de los 18 pueblos de la comarca | Los tres feudos de Motril, Salobreña y Almuñécar suman 24 candidaturas y dibujan un escenario fragmentado donde serán clave los pactos

MERCEDES NAVARRETEMOTRIL

La campaña electoral de las Municipales se presenta más disputada que nunca en la Costa granadina, un escenario estratégico para los partidos a nivel provincial en tanto que ahí están las alcaldías más codiciadas tras la de Granada –Motril y Almuñécar son la segunda y tercera ciudad más pobladas de la provincia– y porque el reparto de sus tres diputados puede ser clave en el gobierno de la Diputación.

Los tres grandes feudos de la Costa, Motril, Salobreña y Almuñécar, suman 24 candidaturas, en número solo una más que en los comicios de 2015, sin embargo conforman un panorama totalmente distinto. Y es que ahora, además de marcas exclusivamente locales, entran en juego listas de partidos con proyección nacional y expectativas reales de obtener concejales. Los grandes ayuntamientos que ya se gobiernan en coalición, Motril y Almuñécar, parecen encaminados a repetir un escenario de pactos.

El PSOE, que ha gobernado este mandato en 12 de los 18 pueblos de la Costa, tendrá que batirse el cobre para intentar revalidar su mayoría de alcaldías mientras que el PP, que mantiene Almuñécar como principal plaza y ganó en Motril aunque no pudo gobernar, intentará por su parte la 'reconquista' en los pueblos grandes, además de mantener los Ayuntamientos más pequeños de Otívar, Los Guájares, Lújar, Polopos-La Mamola y su feudo –veremos si inexpugnable– de Molvízar, donde esta vez el exalcalde popular, Fermín Tejero, ha cambiado de siglas. En unos tiempos en los que están en peligro de extinción, el PSOE tiene también el difícil reto de 'defender' las mayorías absoluta que han permitido gobernar la mar de tranquilas a sus alcaldesas de Salobreña y Albuñol y las de los pueblos más pequeños (Vélez, Jete, Lentejí, Rubite, Sorvilán e Ítrabo).

Motril El viejo duelo PSOE-PP y cinco nuevas piezas en el tablero

La historia que se ha repetido en dos ocasiones (2007 y 2015) ha enseñado a los motrileños a hacerse a la idea de que no van a conocer su alcalde la misma noche electoral. El histórico duelo que libran PSOE y PP y que da posibilidades de gobierno a ambos partidos obliga a mirar a la sede de los andalucistas, donde tradicionalmente se guarda la llave del Ayuntamiento de Motril.

Está claro que las candidatas de los dos partidos mayoritarios –la actual regidora Flor Almón (PSOE) y la exalcaldesa Luisa García Chamorro (PP), que fue la lista más votada en 2015– van a emplearse a fondo en el combate por la vara de alcaldesa. Pero los 25 sillones del salón de plenos de la capital de la Costa van a estar esta vez más disputados que nunca.

Dos listas más

En estas municipales de 2019 son diez los partidos en liza, frente a las ocho candidaturas de las anteriores. No sólo son más sino que el equilibrio ha cambiado al entrar en escena las listas de las nuevas 'marcas' nacionales. Hasta cinco de los diez partidos que concurren a las municipales de 2019 lo hacen por primera vez y Ciudadanos, aunque ya se presentó en 2015, esta vez lo hace con nuevo candidato.

Más Motril, la nueva marca del Partido Andalucista, volverá a desempeñar un papel decisivo. De hecho, es público y notorio que el PSOE ha gobernado estos cuatro años Motril por una revancha de los andalucistas...

En la municipales de 2011, la lista del PP que encabezaba Carlos Rojas arrasó. Su mayoría absoluta les permitió olvidarse de sus antiguos socios andalucistas, que los habían apoyado en su primer gobierno. Y los de Antonio Escámez no se lo perdonaron al PP.

En 2015, el PP volvió a ganar las elecciones pero con mayoría simple y los andalucistas que se la tenían 'guardada' mandaron a sus diez concejales a la oposición. Gracias al apoyo de Escámez, Flor Almón, con sus siete concejales, recuperaba para el PSOE el principal Ayuntamiento de la Costa, donde el PA tiene cinco concejales e IU tres.

Pero los de Escámez ya dan por saldada la vieja cuenta con el PP. El líder de Más Motril, las nuevas siglas que han adoptado tras la extinción del PA, ha dejado claro que vuelve a tener las manos libres para elegir socio de gobierno.

Eso, si vuelve a ser determinante porque esta vez hay que tener en cuenta muchas más piezas en el tablero. Nuevos actores que le pueden dar un vuelco. Así, se antoja clave el papel que desempeñarán Ciudadanos y Vox. En 2015 los naranjas, con Manuel García Martín como candidato, se quedaron a las puertas de conseguir un concejal y esta vez, con el aval del crecimiento nacional de su marca y un líder a priori mucho más conocido, el empresario hostelero José Lemos, tienen prácticamente la representación asegurada.

El poderío

Y en la misma línea, Vox, con Miguel Ángel López Fernández como candidato, medirá en las municipales el poderío de sus siglas que de golpe, en las pasadas elecciones generales, consiguieron la confianza de 4.247 motrileños.

Igualmente habrá que esperar al recuento para comprobar hasta qué punto la fragmentación del voto de centro derecha, con los partidos competidores que le han salido al PP a ambos lados, afectan ahora a los resultados de la que fue la lista más votada en las pasadas municipales.

Y una incógnita más pendiente es ver hasta qué punto la escisión de los andalucistas, la candidatura de Andalucía por sí, va a restar apoyo al partido al que perteneció su líder, el concejal no adscrito David Martín.

Otra clave de estas elecciones locales es que, por primera vez, los vecinos de Torrenueva no votan al alcalde en Motril, porque ya son municipio independiente. Desaparece por tanto en Motril la candidatura torreña del GRITO, que esta vez solo pelea por revalidar el gobierno en su propio Ayuntamiento.

Con ocho listas más en liza, PP y PSOE, dirimirán también en Motril si en las Municipales pesan más los candidatos o las siglas.

Los resultados de las Generales en los que el PSOE creció en mil votos y logró la confianza de 9.724 motrileños –frente a los 5.582 votos que obtuvo Flor Almón en las municipales– han insuflando grandes esperanzas a la candidatura socialista. Por contra, al PP le toca 'remontar' el varapalo del 26-M donde se quedó en 4.166 votos, frente a los 7.795 de las municipales.

Almuñécar Nuevas listas con opciones de representación

Si los sexitanos votaran en las Municipales como lo hacen en las Generales la actual alcaldesa popular, Trinidad Herrera, que lleva ocho años en el gobierno, tendría motivos para entrar en pánico. Y es que el PSOE no solo ganó de calle en los pasados comicios nacionales, sino que Ciudadanos le dio el 'sorpasso' al PP y lo relegó a la tercera posición.

Pero si hay un pueblo donde cualquier parecido entre los resultados de las generales y de las municipales es 'mera coincidencia' ése es Almuñécar. Aquí, desde las primeras elecciones locales de la democracia, siempre ha habido que tener en cuenta un factor corrector para las municipales que cambia el resultado final. Se trata del 'factor Benavides', que en estas elecciones municipales –las décimas para el incombustible candidato de nombre Juan Carlos– juega bajo las siglas de Convergencia Andaluza.

Los sexitanos podrán elegir entre siete candidaturas, una menos que en las anteriores elecciones. Se han caído de los carteles esta vez el Partido Sexitano y Ahora sí y, en cambio, irrumpe en escena Vox.

En el PSOE se ha producido un cambio y una histórica del partido, Rocío Palacios en Almuñécar vuelve a encabezar la lista.

Y en el partido socio de gobierno del PP, Más Almuñécar, Luis Aragón da esta vez un paso atrás y se sitúa como número dos de la candidatura para favorecer el relevo generacional que representa Francisco Javier García Fernández. Está por ver si con los cambios –tampoco repite la concejala de Cultura Olga Ruano– la candidatura pierde tirón, o por el contrario hay una mayor movilización de su 'parroquia'.

La candidata de Ciudadanos, Beatriz González Orce llega con el aval de los buenos resultados en las generales mientras que en Vox, con Sandra Guirado de candidata, están convencidos de que va a entrar en el Ayuntamiento. En IU hay relevo y concurre junto a Podemos en una lista que encabeza Francisco Fernández Carmona, 'Morgan'.

Salobreña Siete partidos en liza y una mayoría absoluta en juego

En la vecina Salobreña, el pueblo más importante, junto a Albuñol, donde el PSOE ha gobernado con con mayoría absoluta en este mandato, la actual alcaldesa socialista María Eugenia Rufino es la favorita y la candidata a batir por todos.

Lo van a intentar seis partidos: Ciudadanos, Vox, Partido Popular, Más Costa Tropical, Podemos e Izquierda Unida. En número las mismas que en 2015, pero las siglas han cambiado para dibujar, también en este pueblo, un panorama más abierto. Desaparecen así las candidaturas que no tuvieron representación en 2015 y se presentan por primera vez Vox y Podemos (segundo partido más votado en las pasadas generales), mientras que los andalucistas son ahora Más Salobreña.

En Salobreña 'la roja' el PP tiene, probablemente, la papeleta más difícil de su historia. Su candidato Gustavo Aybar competirá con el que ha sido durante más de dos décadas su presidente, Manolo Martín, ahora al frente de Vox.