Santiago Abascal, en Granada: «Os quieren silenciados, por eso acaban de impedir que participemos en un debate»

Santiago Abascal, en Granada: «Os quieren silenciados, por eso acaban de impedir que participemos en un debate»
RAMÓN L. PÉREZ

Más de 2.000 personas se han congregado en el Palacio de Congresos para acudir a la cita con el presidente del partido

Pablo Rodríguez
PABLO RODRÍGUEZGRANADA

El reloj no daba aún las cuatro de la tarde, hora prevista para el inicio del acto, y el Palacio de Congresos ya estaba a rebosar. Más de dos mil personas se acercaron esta tarde al edificio para participar en el acto público que Vox realizó en la capital nazarí y que contó con la participación del presidente del partido, Santiago Abascal, y la cabeza de lista al Congreso por la provincia, Macarena Olona.

Jóvenes, adultos, mayores. Un público heterogéneo llenó la sala García Lorca para disfrutar de la cita. Tal fue la afluencia de participantes que, cuando casi la mayoría de las butacas del lugar se encontraban ocupadas, aún quedaban decenas de personas en la puerta haciendo cola para entrar.

RAMÓN L. PÉREZ

La previa del mitín siguió el guión al que Vox está acostumbrando a sus militantes: vídeos de los rivales políticos de la formación que eran silbados por el público y canciones de José Manuel Soto, los Nikis o Niño Bravo a las que se mezclaban clásicos como el pasodoble a la Bandera o el muy cantado 'Novio de la muerte'. Fue así como entró en calor una audiencia que recibió con banderas de España y de la Guardia Civil y gritos de presidente a Santiago Abascal.

Tras saludar a los miles de granadinos que dejaron por un rato las cofradías para escucharle, el candidato de Vox al Congreso arrancó dando las gracias a los votantes por «hacer posible lo imposible» en las pasadas andaluzas, «devolviendo la honradez a esta tierra que el socialismo arrebató».

Abascal se proyectó en Granada como la única alternativa «frente a los separatistas, el Partido Socialista 'ni obrero, ni español', la derechita cobarde y la veleta naranja» y pidió el voto para devolver a España «la libertad y el sentido común».

El líder de Vox hizo mención a la decisión de la Junta Electoral, que canceló el debate a cinco en televisión, y señaló a «los separatistas, empujados seguramente por los comunistas y los socialistas» como responsables de la decisión. «Os quieren silenciados, por eso acaban de impedir que participemos en un debate que se nos hurta en el último momento y que se le permite a los separatistas desde prisión», insistió.

Abascal aseguró al auditorio que cree que los de Vox «molestamos a todos: a los separatistas, a los progres y comunistas instaladas en la dictadura de la corrección política y a la derechista cobarde y la veleta naranja, porque ponemos en evidencia su falta de valentía».

Por todo esto, indicó que con ejemplos como el debate se demuestra que quien manda en España son «los separatistas» y aseguró que «después del 28A pondremos sobre la mesa la ilegalización de los partidos separatistas».

En su discurso, Abascal hizo referencia también a la inmigración y advirtió que considera «fundamental que se controle la inmigración en función de la economía y la adaptación del que llame a la puerta». «Las fronteras hay que fortalecerlas y si no valen las vallas, habrá que poner muros», subrayó. «Hay gente que no viene a ayudar,sino que pretende imponer la sharia y eso no lo vamos a permitir», prometió.

«Aullaremos como leones» el 28A

El acto sirvió también para escuchar a Macarena Olona, cabeza de lista de la formación por Granada. La candidata hizo un discurso en el que apeló a lo personal y recordó su trayectoria como abogada del estado en el País Vasco y en Madrid. Explicó que su salida de Euskadi «fue fruto de un acuerdo entre el PP y el PNV» porque «resultaba incómoda» y señaló que en su labor diaria eligió «estar al lado de la verdad y la decencia».

Olona aseguró que, gracias a Abascal, recuperó «la ilusión» y conminó al auditorio a defender «la libertad y la igualdad del individuo» en las urnas. «El 28A nos lo jugamos a todo o nada y no tendremos otra oportunidad», señaló antes de predecir que, tras las elecciones, «Sánchez va a tener que despedirse del Falcón que tanto le gusta e Iglesias se va a quedar en su chalet de Galapagar sin escolta de la Guardia Civil».

«Vamos a rugir como leones, a volar alto como las águilas con el corazón de España sobre los hombros. Vamos a ser invencibles. Estamos a vuestro lado, somos vosotros», dijo antes de concluir pidiendo a los granadinos «paso corto, vista larga y mucha mala leche».

Nuevo líder en Granada

El mitín, por otra parte, sirvió para escenificar el cambio en la dirección del partido en la provincia. Manuel Martín Montero fue presentado como presidente de Vox en Granada, un puesto que hasta hace unas semanas ocupaba Julio Vao. El nuevo líder de la formación fue el encargado de lanzar a la candidata a las generales, a la que describió como «un baño de integridad y decencia en contraste con una clase política decadente y podrida».

Martín Montero aseguró que el país se encuentra en un momento en el que toca «dignificar nuestras instituciones» y emplazó a los granadinos a llenar las urnas «de dignidad» por una «españa que no puede y no quiere seguir siendo humillada».