Olona (Vox): «En Granada hoy es una noche de alegría, habéis parido una diputada»

Macarena Olona, tras conocer los resultados / RAMÓN L. PÉREZ

Noche de rostros serios en la sede electoral de la formación, en el hotel Luna, donde los simpatizantes no ocultan su decepción por no alcanzar las previsiones más optimistas

Javier Morales
JAVIER MORALES

Juan Carlos, simpatizante de Vox, acudió a la sede electoral en el hotel Luna equipado con papel y boli. Al cierre de los colegios electorales, con la publicación de la encuesta de GAD3, comenzaron las cábalas en la sala: «Estoy echando cuentas y el bloque de izquierdas no gana», pronosticaba junto a otro compañero. La noche comenzó con una alegría moderada y la presencia de medio centenar de granadinos, lejos de la demostraciones de músculo en campaña, cuando la formación llenó el Palacio de Congresos. Pero ya pasadas las diez de la noche, cuando el escrutinio otorgaba resultados certeros, la sala pasó a ser el escenario de una celebración -la del escaño en Granada para Macarena Olona- y en paralelo una reunión silente, con caras largas y comentarios más cercanos a la decepción: «No todas las personas que se han manifestado han votado esta opción». Todo cambió de nuevo con la salida de la aspirante, Macarena Olona, al escenario: «En Granada hoy es una noche de alegría, habéis parido una diputada, a partir de mañana a trabajar».

Vox logró su primera plaza en el Congreso de los Diputados, para la abogada del Estado Macarena Olona. Por la mañana señaló que había hecho poco caso a las encuestas: «No ha habido ni un solo día en que me haya levantado sin pensar que era el último, intentando ganarme la confianza de los granadinos hasta el último segundo de estas jornadas que se han extendido mucho más de las 24 horas».

R. L. P.

A media tarde, en la oficina en la que la cúpula de Vox en Granada analizaba los primeros titulares, la idea era la misma: «Esto son encuestas irrealistas». Por otro lado: «Andalucía aúpa a Vox, entre 9 y 10 diputados. Macarena, vete preparando un buen discurso», decían a la candidata, nerviosa pero confiada por la «ilusión» que percibió en la jornada electoral.

Finalmente fueron seis. El resultado coincidía, en Granada, con los pronósticos. Pero en Andalucía y a nivel nacional algunas encuestas apuntaban a una horquilla de diputados aún mayor de la lograda. Esto, unido a la debacle del PP, que impide la mayoría de la derecha en el Congreso, terminó por aguar la fiesta en la sede, con capacidad para más de 400 personas, pero que en los momentos de más afluencia no llegó al centenar de congregados.

R. L. P.

Móvil

Falló la señal de televisión y los militantes tuvieron que 'tirar' de móvil en algunos instantes para seguir el escrutinio. Rafa y Javi, dos jóvenes -uno de ellos había votado por primera vez en unas generales- decían no estar satisfechos: «Teníamos las expectativas altas. Esperábamos que la derecha sacara más. Ha habido un batacazo del PP». Juan Carlos, ya con papel y boli guardados, decía no estar decepcionado, pero tampoco satisfecho: «Es tremendo el golpe del PP, tienen un líder que no es carismático». Tan sólo se dejó escuchar algún aplauso cuando el locutor en televisión anunciaba la pérdida de votos de Unidas Podemos y cuando -durante unos segundos- apareció la imagen de Javier Ortega Smith. Un par de banderas de España ondearon cuando sonó el primer pasodoble de Manolo Escobar. «¡Qué ruina de país!», se dejó escuchar entre los asientos.

«Teníamos las expectativas altas. Esperábamos que la derecha sacara más. Ha habido un batacazo del PP»

La candidata, Macarena Olona, no apareció por el escenario en toda la tarde, a la espera de que compareciera el líder de la formación, Santiago Abascal. Este salió en pantalla cinco minutos después de las once, pero no sonó por la megafonía su intervención en el disperso auditorio. Ya con la plaza de diputada bajo el brazo, apareció entre aplausos: «Vox tiene voz a nivel nacional y seremos la voz de muchos españoles», dijo, antes de aludir al Estado de derecho o la Constitución.

Agradeció a quienes prestaron su servicio para unas elecciones que transcurrieron «con absoluta normalidad institucional salvo contadas y dolorosas excepciones». Se comprometió a «poner encima de la mesa discusiones que hasta la fecha nadie se había atrevido a poner» y trabajar «duramente» por los españoles y granadinos que dieron su confianza. Sobre la provincia, dijo que no va a «defraudar», como los políticos que se olvidan de la provincia «cuando pasan Despeñaperros». Quiso la casualidad -otro fallo técnico- que como fondo en la intervención de Olona quedaran Pablo Iglesias y Alberto Garzón durante su comparecencia en Madrid.

«Esperábamos mejores resultados, las cosas como son, pero estamos dentro del Congreso de los Diputados» Onofre Miralles

El candidato a la alcaldía de la capital, Onofre Miralles, habló de «clima de ilusión contenida». «Esperábamos mejores resultados, las cosas como son, pero estamos dentro del Congreso de los Diputados», resumió. «La voz de Vox la va a defender Macarena a lo grande, como la ha estado defendiendo kilómetro a kilómetro por toda la provincia», dijo sobre su compañera.

Cerró las intervenciones el presidente granadino de la formación, Manuel Martín. Valoró el esfuerzo del partido en una campaña «sin presupuesto». Pero también se refirió a los «sentimientos encontrados» por la mayoría de la izquierda. «En lo que a la provincia de Granada se refiere hemos aumentado el número de votantes y el coeficiente de voto con respecto a las elecciones de diciembre», dijo, en positivo.