La banca española se sienta de nuevo en el banquillo de Europa

Protesta de una plataforma contra el IPRH en San Sebastián./Mikel Fraile
Protesta de una plataforma contra el IPRH en San Sebastián. / Mikel Fraile

El conflicto por las hipotecas vinculadas al IRPH, cuya vista se celebra este lunes, puede ser un golpe mayor que el de las cláusulas suelo

ANA BARANDIARAN

La cita es este lunes a las 14 horas ante la Gran Sala del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), en su sede de Luxemburgo. Quince jueces encabezados por el propio presidente de la más alta instancia comunitaria analizarán, otra vez, un caso español relacionado con abusos de la banca en las hipotecas. Se trata de la utilización del índice IRPH, que aplicaron varias entidades financieras durante muchos años, sobre todo en los previos a la crisis, y que se mantiene históricamente entre uno y tres puntos por encima del euríbor, con un coste extra en la cuota mensual que ronda los 200-300 euros.

El IRPH no está tan extendido como las cláusulas suelo (los afectados rondan el medio millón), pero un fallo en contra de la banca podría tener hasta más impacto económico porque cabe el riesgo de que, si se anula, las entidades tengan que devolver todos los intereses y dejar la hipoteca gratuita. Goldman Sachs llega a estimar un golpe de 44.000 millones. El Supremo falló a favor de la banca pero un juez de Barcelona elevó el conflicto al TJUE, que podría volver a enmendar la plana a la Corte española, como ocurrió con las cláusulas suelo. La Comisión Europea se ha posicionado con los afectados, que estarán representados en Luxemburgo por el abogado guipuzcoano José María Erauskin.

1

¿Qué se resuelve en el Tribunal de Justicia de la UE?

El IRPH es un índice oficial del Banco de España y, por tanto, legal. Lo que está en cuestión es si se incorporó de forma transparente al contrato hipotecario. Los afectados opinan que los bancos deberían haber informado al cliente de las peculiaridades de este indicador, que siempre ha evolucionado por encima del euríbor, aunque durante la crisis la brecha se disparó. La razón es que el IRPH es la media del interés TAE aplicado, incluidas comisiones y diferenciales, y las entidades incrementaron estos elementos para compensar el desplome del euríbor. En enero, el IRPH Entidades estaba en el 2% y el euríbor en el -0,12%.

El caso concreto que ha llegado al TJUE es una hipoteca concedida por Bankia en 2001 que estaba referenciada al IRPH Cajas (al desaparecer este índice en 2013 se sustituyó por el IRPH Entidades). El juez de Barcelona que ha aceptado elevar el asunto a la Corte de Luxemburgo no sólo pregunta si el banco debería haber informado del funcionamiento de este índice, en contraposición con alternativas como el euríbor. También plantea cuál sería el 'castigo' a la banca si se declarase nulo por falta de transparencia: devolver todos los intereses y dejar la hipoteca gratuita o tomar como referencia el euríbor y pagar la diferencia con efectos retroactivos.

 

2

El Supremo, a favor de la banca

El Tribunal Supremo falló a favor de la banca en noviembre de 2017. El caso que llegó al Alto Tribunal era una hipoteca de Kutxabank, en la que tanto el Juzgado de Primera Instancia como la Audiencia de Álava habían dado la razón al demandante. Pero el Supremo no lo vio así. Estimó que dado que el IRPH es un índice oficial, el banco no tiene que dar muchas más explicaciones. «Cualquier consumidor razonablemente atento y perspicaz puede conocer que se utilizan diferentes índices y comparar», concluyó. Pero no fue una decisión unánime; contó con los votos particulares en contra de dos magistrados.

3

La Comisión Europea avala a los demandantes

La banca respiró aliviada al conocer la sentencia del Supremo, pero la tregua duró poco. El juez de Barcelona Francisco González de Audicana elevó el caso al TJUE en febrero de 2018 con una cuestión prejudicial. Todavía queda mucha guerra, pero la cosa apunta mal para la banca. La Comisión Europea ha emitido su opinión y es favorable a los afectados. Considera que «el hecho de que el banco no informara al consumidor sobre la configuración del índice de referencia, ni sobre su evolución en el pasado podría constituir una omisión engañosa».

Estima que es el juez nacional el que debe decidir en cada caso, pero le recomienda una solución: si cree que tras anular el IRPH el contrato no sobrevive, que las partes acuerden un sustituto como el euríbor y que la entidad devuelva la diferencia. En las cláusulas suelo, Bruselas también recomendó al TJUE que rectificara al Tribunal Supremo, como luego sucedió, así que es un informe a tener muy en cuenta. Uno de sus autores, Napoleón Ruiz, coincide en ambos casos.

4

El Reino de España, preocupado por el sector financiero

La posición del Reino de España fue establecida durante el Gobierno de Mariano Rajoy. Según explica el abogado José María Erauskin, en el texto se pide al TJUE que, en caso de anularse el IRPH por falta de transparencia, no se condene a la banca a devolver los intereses cobrados ya que pondría en riesgo la estabilidad del sistema. «Una vez más utiliza argumentos no jurídicos para proteger a la banca», critica.

 

5

El impacto puede llegar incluso a los 44.000 millones

Varios bancos de inversión han analizado el posible impacto para el sector de un fallo en contra, pero sus conclusiones son dispares. El más alarmista es Goldman Sachs, que estima un impacto negativo de 44.000 millones de euros para el sector en el caso de que las entidades tengan que devolver todos los intereses y dejar las hipotecas gratuitas. Pero la cifra que genera más consenso es la de 10.000 millones de euros. Según Mirabaud, es el resultado de multiplicar el medio millón de hipotecas referenciadas al IRPH que quedan en España por los 21.000 euros de diferencia que arroja de media el IRPH frente al euríbor. Luego las estimaciones varían porque no todos reclamarían.

También hay coincidencia en que las entidades más afectadas serían Caixabank y Kutxabank. En ambos casos su cartera de crédito referenciada al IRPH supera el 3% del total. El banco vasco cuenta con 1.400 millones de euros repartidos en 15.000 hipotecas, según Mirabaud. Ha reducido mucho el número porque gran parte de las heredadas de la Kutxa guipuzcoana estaban referenciadas al IRPH Cajas y, al desaparecer, se sustituyeron por el euríbor+1%, tal como se establecía en los contratos. Mirabaud estima un daño potencial de 470 millones.

6

La sentencia del TJUE tardará varios meses

Este lunes se celebra la vista oral y entonces habrá que sentarse a esperar. El próximo hito será la opinión del abogado general de la UE. Ha sido designado el polaco Maciej Szpunar, el mismo que lleva otro caso español, el relacionado con la cláusula de vencimiento anticipado. Su posición ahí es contraria a la banca.

Más información