Los taxistas de Madrid acuerdan seguir indefinidamente con la huelga

Imagen de los taxistas en Ifema. / Foto: Estrella Vallejo | Vídeo: Atlas

Los Reyes inauguran Fitur en una jornada caótica con once heridos y un detenido durante las protestas

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

Era el 'día de la ira' de los taxistas de Madrid. La más numerosa y violenta protesta de los conductores de la ciudad contra los VTC. La jornada que debía marcar un punto y aparte. Cerca de 10.000 trabajadores del sector conjurados para sabotear la inauguración este miércoles de la más importante feria de la capital de España, Fitur. Una plataforma -pensaban- inmejorable para hacer oír más fuerte que nunca sus reclamaciones y obtener concesiones. Pero no fue así.

Los taxistas consiguieron sembrar el caos y quizás deteriorar la imagen de Fitur a los ojos de los atónitos visitantes, pero lo que no lograron con su demostración de fuerza es que la Comunidad de Madrid se avenga, como reclaman, a exigir por ley que los vehículos de Uber o Cabify solo puedan ser contratados con un tiempo mínimo de antelación de una hora, tal y como ha ofrecido la Generalitat en Barcelona para acabar con la huelga del sector en la ciudad condal.

Ante este panorama -ya avisaron- su huelga indefinida proseguirá en los próximos días a costa de seguir sembrando el caos en Madrid. Una ciudad que ayer vivió el corte en cuatro ocasiones de su principal vía de circunvalación, la M-40, convirtiendo la hora punta en una ratonera para decena de miles de conductores.

La mayor feria del turismo de España, que es además el mayor evento anual de la ciudad, logró ponerse en marcha, a pesar de la movilización de los taxistas. Los Reyes dieron el pistoletazo de salida a Fitur rodeados, eso sí, de un impresionante dispositivo de seguridad para evitar incidentes con los taxistas que 'asediaron' durante toda la jornada el recinto de Ifema. Los Monarcas, que tuvieron que entrar a Fitur por un lateral, y los responsables institucionales se esmeraron en dar una imagen de normalidad en esta nueva edición de Fitur en la que se esperan más de 250.000 personas.

Ningún avance

Los taxistas madrileños pusieron toda la carne en el asador desde primera hora del día mirándose en el espejo de Barcelona. Al final de la jornada el balance fue de innumerables disturbios, barricadas de neumáticos en llamas, varias cargas policiales (algunas para evitar que los más exaltados irrumpieran en Fitur), once heridos (entre ellos cinco de los más de 400 antidisturbios desplegados en las inmediaciones de Ifema) y un detenido por desórdenes.

Muchos incidentes y muchas imágenes impactantes, pero ni un avance. Un panorama que aparece más enquistado que nunca y un conflicto laboral y casi social que las diferentes administraciones están usando para atacarse entre sí. Y es que el órdago de los taxistas de la capital de España no ablandó desde luego al presidente madrileño. «Si alguien pretende que legisle para eliminar un sector ya les digo que se han equivocado y ya pueden plantear las acciones de fuerza que quieran hacer», garantizó Ángel Garrido poco después de que su consejera de Transportes, Rosalía Gonzalo, afirmara que el Ejecutivo autonómico «no va a ceder a ningún chantaje» de ningún sector.

«Lo que haga Cataluña con esto para mí es justamente lo contrario a lo que hay que hacer. Madrid va a mantener su seña de libertad, de respeto a la competencia, porque además los ciudadanos quieren que sea así», dijo el mandatario madrileño, que responsabilizó directamente al ministro de Fomento, José Luis Ábalos, de haber «pasado la patata caliente» a las autonomías con el decreto ley sobre VTC aprobado el año pasado, que faculta a las comunidades a regular la actividad de este sector.

Las palabras de Garrido encendieron al Delegado del Gobierno, José Manuel Rodríguez Uribes. Que aconsejó al presidente «que se ponga a trabajar ya» con los taxistas y el sector de las VTC para resolver el conflicto. Ábalos, por su parte, insistió en que el de los taxistas «no es un problema nacional» y llamó a las comunidades a legislar.

Fitur es una de las ferias más importantes del sector turístico en Europa junto con la ITB de Berlín y la World Travel Market (WTM) de Londres

Desde el Ayuntamiento de Madrid, su alcaldesa, Manuela Carmena dio la razón a los taxistas, al igual que se hacía desde Podemos, porque la comunidad, adujo, ha incumplido la norma de un VTC cada 30 taxis.

Así las cosas, Cabify, una de las principales empresas concernidas, anunció ayer que estudia lanzar en España durante el primer semestre la aplicación «Easy Taxi», por la que se podrá contratar desde la plataforma el servicio del taxi convencional. El fundador de la empresa española, Juan de Antonio, adelantó que esta iniciativa, que ya opera «con éxito» en ocho países de latinoamérica, podría ser«una solución» para acabar con el conflicto.

Cabify también propuso crear un fondo para comprar las licencias de los taxistas que quieran venderlas. Su propuesta es que si cada vehículo de Cabify aportara cinco céntimos por kilómetro recorrido podría recaudar entre 400 y 1.000 millones de euros cada año, fondos suficientes para ir comprando las licencias al hinchado precio actual.

Más información