Especial IRPF: recomendaciones para deducir el seguro de salud

Especial IRPF: recomendaciones para deducir el seguro de salud

Los seguros médicos privados son un complemento a la sanidad pública y nos cubren ante imprevistos médicos. Pero también nos pueden ayudar a ahorrar en la declaración de la renta, aunque no todos ni en todos los supuestos

Los seguros de salud privados son opcionales y, por lo tanto, no serán deducibles, pues se considera que todo riesgo en la salud está cubierto primariamente por la Seguridad Social. Sin embargo, existen algunos casos en los que las pólizas médicas pueden presentar ventajas fiscales para las personas aseguradas: es el caso de los trabajadores autónomos y las empresas que han contratado un seguro de salud colectivo para sus empleados.

Las pólizas médicas son uno de esos gastos que no están directamente relacionados con la actividad del trabajador autónomo, pero sin embargo para los autónomos en régimen de estimación directa los seguros de salud son deducibles. Los autónomos en este régimen pueden deducirse no solo la prima de su propio seguro médico, sino también la de su cónyuge y la de sus hijos menores de 25 años que residan en el domicilio familiar y que no superan un mínimo de ingresos.

La cantidad que se podrá deducir en este supuesto no puede superar los 500 euros anuales por persona, y los 1.500 por persona con discapacidad reconocida. En todo caso, la deducción total no podrá superar los 4.500 euros.

La deducción actúa, en este supuesto, sobre la base imponible, pues Hacienda considera que, si se ha pagado cierta cantidad a la compañía aseguradora por la póliza de salud, es como si no se hubiera ingresado esta cantidad.

Qué pasos deben seguir los autónomos para deducir el seguro de salud

Si optamos por reducir el pago del seguro en el IRPF, debemos seguir unas pautas para prepararnos ante posibles comprobaciones fiscales. Así, conviene conservar en vigor el contrato del seguro de salud durante el período que establece la normativa tributaria.

Además, para deducir el seguro médico es muy recomendable guardar toda la documentación relacionada con la póliza para justificar la prima satisfecha por cada una de las personas aseguradas. Bastará con conservar el recibo bancario para acreditar el pago.

Cuando se incluya a más de una persona en la póliza, en toda esta documentación, así como en la Declaración de la Renta, debe quedar claro qué cantidad se imputa a cada asegurado. Esto es debido a que existe ese límite anual de deducción, marcado en 4.500 euros en total.

La deducción de los seguros de salud colectivos

Los seguros de salud colectivos que las empresas ofrecen a sus empleados también suelen ser positivos a efectos fiscales. La compañía sujeta al Impuesto de Sociedades podrá deducirse el 100% del gasto en el seguro de salud de sus empleados, y los asalariados y asegurados estarán exentos de tributar la parte de su salario correspondiente a esta póliza.

Como el seguro médico para empleados no se considera retribución, está exento de tributar en la Renta, por lo que estas personas no tendrán que sumar el gasto del seguro a su salario anual total a la hora de realizar el IRPF. Pero también existe un límite de 500 euros en este supuesto.