Los grandes banqueros ganan 179 veces más de media que sus empleados

Ana Botín, presidenta del Banco Santander./Pedro Puente (EFE)
Ana Botín, presidenta del Banco Santander. / Pedro Puente (EFE)

La mayor brecha se da en el Banco Santander, donde la retribución de Ana Botín multiplica por 661 veces el salario mínimo de la entidad

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

La crisis ha servido para acentuar las desigualdades entre los que más ganan y los que menos. Así lo dicen muchos estudios y cobra especial relevancia en un sector como el financiero. Y es que los grandes banqueros llegan a cobrar de media 179 veces más que los empleados peor pagados y 37 veces más que el sueldo medio de su plantilla, según un informe publicado este jueves por CC OO, que analiza las retribuciones de los doce grandes grupos bancarios del país durante el ejercicio 2017.

En él se refleja además que la brecha se ha agrandado respecto a 2015, cuando se hizo el anterior informe. Entonces, la diferencia era de 132 respecto a los sueldos más bajos, aunque ha disminuido un poco respecto a la media: los grandes directivos entonces la multiplicaban por 42.

El sueldo más alto de todo el sector es para la presidenta del Banco Santander, Ana Botín, que el año pasado ganó más de 10,5 millones de euros, lo que supone multiplicar por 109 los ingresos medios de su plantilla, que asciende a casi 97.000 euros brutos al año (cabe resaltar que el sueldo medio se eleva porque se incluyen las retribuciones de los altos directivos del grupo, según explica el informe). De esta forma, si se compara con el salario más bajo (que se sitúa en 22.200 euros brutos al año), la diferencia se amplía hasta multiplicarse por 661 veces.

A la vista de estos datos, no es de extrañar que España sea el país europeo donde más ganan los altos directivos de este sector y el cuarto en el que más banqueros cobran más de un millón de euros anuales: un total de 152, algo que solo superan Alemania, Francia e Italia. Además, cabe resaltar que el número de ejecutivos que supera esa cifra creció un 20% desde 2015.

Así, pese a que los directivos apenas suponen un 1,5% de todo el personal, suponen un desembolso del 11% de los gastos en retribuciones. Es más, un 33% del presupuesto se destina a pagar al 20% que más gana, mientras que el 20% que menos ingresa solo representa un 6,7% del gasto total, algo que se intensifica en las entidades más grandes, según denuncia el informe.

Además, el estudio plantea un fuerte problema de brecha de género en el sector, donde se estima que solo un 18% de los puestos de dirección están ocupados por mujeres. Y eso pese a que el numero de consejeras ha crecido cinco puntos al pasar del 16% en 2014 al 21% de 2017, algo que queda lejos de lograr el objetivo de 60/40, al que solo se acerca el Banco Santander, que cuenta con un 38% de representación femenina en su consejo.

Fotos

Vídeos