El BBVA tiene hasta el lunes para entregar en el juzgado los contratos con Villarejo

Villarejo. /Efe
Villarejo. / Efe

La Audiencia Nacional reclama los documentos que vinculen al banco con el excomisario durante el mandato de Francisco González

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

El juez de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, habría pedido al BBVA que entregue toda la documentación referida a los trabajos encomendados al excomisario José Miguel Villarejo durante la etapa de Francisco González como presidente del banco. La entidad dispone de cuatro días, hasta el lunes 18, para remitirle los informes que obren en su poder sobre la relación mantenida directa o indirectamente, a través de la empresa de seguridad Cenyt vinculada a Villarejo, según apuntan fuentes judiciales.

Este requerimiento llega después de que la propia Audiencia Nacional exigiera a varios medios de comunicación la información que poseían en torno a la supuesta trama de espionaje que habría encargado seguimientos a empresarios, políticos y periodistas para evitar el desembarco de Sacyr en el accionariado del BBVA y hacerse con el poder. Para poder esclarecer los hechos investigados, el juez García Castellón ha llevado a cabo esa misma acción judicial exigiendo al BBVA una relación de todos los contratos y otros documentos significativos que le vincularan con Villarejo desde 2005 hasta 2017.

En el informe anual corporativo remitido a la CNMV este miércoles, el BBVA reconocía el impacto reputacional y económico que podrían tener las conclusiones de la investigación interna encargada a PwC, Garrigues y Uría, si se confirmaban los extremos recogidos en varias filtraciones desde enero, referidos a hechos de hace 14 años. En concreto, se refiere a este caso como «una contratación de actividad presuntamente irregulares».

Sin embargo, el grupo presidido por Carlos Torres aclaraba en ese documento que no ha tenido constancia de las demandas que iban a presentar alguno de los ciudadanos teóricamente espiados, como el exministro socialista y exdirector del Servicio de Estudios del propio banco, Miguel Sebastián, o la acción que iba a plantear la organización Manos Limpias.