DEPORTE INCLUSIVO

Briñas tiene el Mundial en el punto de mira

Melitón Briñas afina su escopeta en casa, horas antes de partir para Australia y disputar el Campeonato del Mundo. /.:: C. GUISADO
Melitón Briñas afina su escopeta en casa, horas antes de partir para Australia y disputar el Campeonato del Mundo. / .:: C. GUISADO

El tirador granadino acude a Australia para disputar la primera competición de la historia que combinará todas las modalidades del tiro paralímpico y que está señalada para convertir de una vez a las disciplinas de foso en paralímpicas

CÉSAR GUISADOGRANADA REDACTOR

Llegará a su destino más de 24 horas después de haber emprendido su viaje desde Granada hasta Sídney, en el otro lado del mundo. Le preocupa el hándicap que le supondrá el 'jet lag', pero la ilusión puede con todo. No es la primera vez que el Comité Paralímpico Internacional pone sus atenciones sobre él, pero sí se estrena como uno de los elegidos. El CPI ha querido subvencionar el viaje y la participación de los mejores tiradores del planeta en este Campeonato del Mundo de tiro adaptado y Melitón Briñas, el tirador de Baza, el granadino, se encuentra en la órbita.

Sosegado pero todavía inquieto, partió ayer a las siete de la tarde desde la Estación del Ave de Granada superando el preceptivo control de armas de la Guardia Civil, para aterrizar esta noche en las antípodas. Por primera vez se celebrará un Campeonato del Mundo de tiro adaptado que combine todas las disciplinas; las de precisión con rifle y pistola, y las de plato en el foso. Así, la cita de Australia que tendrá lugar del 12 al 18 de octubre en el Centro de Tiro Internacional de Sídney, será histórica por encaminarse a que por fin las modalidades de plato consigan ser paralímpicas. No lo serán en Tokio, pero se espera con ilusión que París 2024 albergue las primeras y aquí, Briñas tiene mucho que decir.

Melitón viene de participar en la Copa Federación celebrada en Vera. En este torneo de ámbito nacional decidió concurrir como tirador general, es decir, que se midió a quienes disparan sin discapacidad y alcanzando además su mejor registro del año con 114 de 125. «Me lo tomé como un entrenamiento, como un test para ver cómo estoy para el Mundial y la verdad que vuelvo súper contento porque he hecho un porcentaje bastante alto. Ahora espero igualarlo o superarlo allí en Sídney», dice. Y es que este tirador puede encontrarse ahora mismo en su mejor momento. «Creo que sí, es mi mejor momento. Porque desde que empecé algo más en serio, en el 2015, voy siempre en ascenso. Y con la misma rutina de siempre, compaginando el trabajo con el deporte, y organizándome lo mejor posible antes de una gran competición, para poder centrarme», explica.

Opciones de podio

Ayer, se montó en el Ave rumbo a Madrid con las mejores sensaciones. «Aunque el viaje es largo y sé que llegaré cansado por el cambio horario, pero bueno siempre estoy acostumbrado a sufrir y a darlo todo en cada competición». Anímicamente está de dulce, «acabo de conseguir mi mejor resultado del año, así que mi ilusión es repetir sensaciones y alcanzar el podio. En principio quiero estar en el podio, y me da igual la posición, pero bueno ya que va uno siempre quiere subir a lo más alto. También me gustaría conseguir el récord del mundo, mantener mi posición como primero en el ranking mundial», casi nada.

Lo mejor, es que por fin el CPI ha puesto sus ojos en él, que aun siendo el mejor del mundo en lo suyo, Melitón Briñas vivía como todos sus compañeros de foso, a espaldas de quienes en teoría rigen su deporte. «En esta ocasión estoy dentro del equipo nacional, lo que me hace estar orgulloso y además, es la Federación la que corre con los gastos de este gran viaje, algo que se agradece también porque de aquí hacia atrás, siempre ha corrido de mi bolsillo». El objetivo es a largo plazo, estar en Tokio ya no será porque a la Federación Internacional la faltaron requisitos que cumplir, algo que parece estará solventado para París 2024. «Y si no para Los Ángeles, pero esperemos que no tarden tanto porque los reflejos se van pasando», bromea el campeón.