Tiro olímpico

Bailón gana el Andaluz como primer test para Tokio

El tirador granadino acaba de comenzar la temporada que puede llevarlo a las próximas olimpiadas/:: IDEAL
El tirador granadino acaba de comenzar la temporada que puede llevarlo a las próximas olimpiadas / :: IDEAL

El granadino tendrá que disputar este curso los torneos nacionales debido a una decisión de la RFEDETO, que hace tabla rasa obviando el currículum de los deportistas de elite

CÉSAR GUISADOGRANADA Redactor

Puede pensarse que lo más sensato para cualquier federación deportiva sería impulsar para los próximos Juegos Olímpicos, de entre sus deportistas más capaces, a los que mejores réditos ofrecen en cada una de las competiciones internacionales a las que acuden. Es decir, nadie pone en cuestión que los metales olímpicos los pelee Carolina Marín en bádminton, Mireia Belmonte en natación o Rafa Nadal en tenis. Sin embargo, el criterio no es el mismo en la Real Federación Española de Tiro Olímpico. En ella se ha decidido que los centenares de tiradores con licencia partan con las mismas condiciones en busca de los contados billetes para Tokio. Y esto, que parece a todas luces muy democrático, deja la duda en el aire de si hace bien o no una federación al apostar por la inexperiencia, restándole todo valor al mérito de tener récords mundiales en el bolsillo o medallas internacionales en la vitrina. Resumiendo, es como pedirle a Rafa Nadal que gane el torneo de Baleares para ser olímpico.

Pues con estas reglas parten ahora los deportistas reconocidos de alto rendimiento por el Consejo Superior de Deportes. Entre ellos, el granadino Antonio Bailón o la baenense Fátima Gálvez, quienes concurrieron este pasado fin de semana en el Campeonato de Tiro Olímpico que se celebró en la localidad almeriense de Vera. De allí salió vencedor el de Pulianas, pero no con cualquier marca. Sólo dejó escapar vivos dos platos, entrando a la final con 123 aciertos de 125 intentos. Más tarde, peleando con los cinco mejores, cerró 45 de los 50 que salieron del foso. Su más inmediato perseguidor, el malagueño José Enrique Bedoya, alcanzó los 117 y 41. Y bronce en este Andaluz fue el también granadino Francisco José Martínez. Fátima Gálvez obtuvo el oro en damas y quinta en esta final.

«Fue un 'tiradón'», refrendó Bailón al término, «una marca como para ganar una Copa del Mundo», ponderó no falto de razón, habida cuenta de que aún posee el récord del Mundo conseguido en Múnich 2014 con 124 aciertos. Antonio Bailón comenzó la temporada veinte días antes de esta cita, por lo que la competición andaluza abrió su calendario «con muy buenas sensaciones». «Este año es el único con plazas olímpicas así que tendré que salir dos veces fuera de España para competir, en vez de las cuatro o cinco ocasiones en las que lo hacía antes. Y esto te obliga a no fallar, con la presión añadida que supone», explicó.

Por eso ha comenzado un 'tour' que lo llevará por toda España con el objetivo de hacerse fuerte en las plazas de Valencia, Alicante, Almería y, por supuesto Granada como paradas más inminentes. En Cheste se celebra la Copa del Rey a primeros de marzo y en abril, el Campeonato de España en Las Gabias. «Mi objetivo es Tokio y mi preparación está siendo la misma. El trabajo con mi entrenador, con mi psicología para efectuar sólo tiros de calidad grabando en la cabeza el tiro que te sale del cuerpo, sin tonterías. Por eso sólo pienso ahora en las competiciones nacionales, en machacarlas», advirtió. Porque a meses de la cita más importante para cualquier deportista, el mundo ha cambiado en la RFEDETO: «Si te digo la verdad, emocionalmente he estado hundido porque me sabe mal que a un deportista no se le valoren las trece medallas internacionales ganadas en sólo cuatro años, teniendo en cuenta que otros en quince no han ganado ninguna».

Palmarés

Son cinco oros, cuatro platas y cuatro bronces. También el récord del Mundo de Múnich, aún vigente. También el de Chipre, con 46 de 50 en una final que posteriormente fue superado por Alberto Fernández. «Todos los años me he metido en finales y creo que me he desvivido por la Federación dándolo todo cada vez que he salido. Este año hay plazas olímpicas y es una jugarreta, que lo entiendo porque todos quieren ir a unos Juegos, pero están jugando una mala baza porque creo que va a ser imposible ganar una plaza con tanta presión, aunque ojalá me equivoque», deseó, lamentándose por quienes desde los despachos juegan con la suerte del deportista.

Pero no será esta la primera vez que Bailón renazca de sus propias cenizas. En 2018 ganó los Juegos del Mediterráneo y la Copa de España compitiendo ante casi cuatrocientos tiradores. También entró en la final de la Copa del Mundo de Acapulco. Lo de Tarragona le valió para un billete a los Juegos Europeos del Mediterráneo, que serán en Bielorrusia y allí lo volverá a intentar. Hace unos días estuvo en el Gran Premio Internacional de Marruecos gracias al impulso del CSD. Fue una pretemporada válida porque en abril llegará la Copa de Al Ain, en Emiratos Árabes. Allí es donde se la volverá a jugar, a pesar de quienes no confían en la experiencia de un auténtico ganador.