VOLEIBOL

Berenguel da trato de equipo grande al rival de Unicaja Almería

Manolo Berenguel, pensativo, durante un partido de Unicaja Almería. /MOISÉS MARTÍNEZ
Manolo Berenguel, pensativo, durante un partido de Unicaja Almería. / MOISÉS MARTÍNEZ

El equipo almeriense visita a L'Illa Grau de Castellón sabiendo que el rival es «un hueso muy duro de roer»

Arrancó con derrota ante el Ushuaïa Ibiza de Piero Molducci, ganó a Textil Santanderina por 3-1 y en la tercera jornada doblegó por 0-3 a Manacor en esa pista en la que tanto sufrió Unicaja Almería una semana antes. Ello hace que las alarmas en el seno del equipo blanquiverde estén encendidas, como suelen estarlo ante cualquier rival, pero con el aviso extra de que este UBE L'Illa Grau no es el de años anteriores, en los que el equipo castellonense tuvo que pelear por quedarse en la categoría. Está bien claro al contemplarlo en el paquete de arriba con 6 puntos de los 9 posibles, lo que a Manolo Berenguel le parece algo normal. «No me sorprende para nada porque tiene jugadores expertos que vienen de jugar en ligas extranjeras, el opuesto en la argentina y el colocador en la alemana, y al final el jugador se crece, su nivel crece y el equipo lo agradece». Son los grandes referentes del cuadro castellonense.

De hecho, el preparador ahorrador los nombró directamente cuando hizo análisis de situación antes de culminar los entrenamientos y emprender viaje a la capital de la Plana donde juegan mañana sábado, desde las cinco de la tarde. «UBE L'Illa Grau es un equipo que va de menos a más, con jugadores importantes como los que he referido, casos de su colocador, Carlos Mora, y de su opuesto Kukartsev, bien acompañados ambos de unos buenos centrales, así como de unos 'cuatro' que son muy 'jugones'». Ya no es la composición de la plantilla tan solo, sino de su buen rendimiento como grupo. «Al final es un equipo fuerte, viene de ganar las dos últimas jornadas, va al alza, un equipo complicado que en su casa seguro que va a jugar muy bien».

Prueba de fuego

Ante todo lo expuesto, Berenguel quiso dejar claro que a su Unicaja Almería le aguarda toda una «prueba de fuego este fin de semana». Por lo tanto, y ante la proximidad de la visita que Urbia Palma realizará al Moisés Ruiz en la jornada 5, sobre decir que ni se le pasa por la cabeza a nadie de la expedición blanquiverde. «Como decimos los entrenadores, hay que ir partido a partido, paso a paso, así que nuestra mente está en L'Illa Grau, que es un hueso bastante duro de roer y tenemos que afrontar el partido de la mejor manera posible y pondremos la mente en el siguiente rival solo cuando toque; sin más, sobra decirlo, todos nuestros sentidos están puestos en L'Illa Grau». Esa es la orden del entrenador y así se ha venido trabajando.

En ese sentido, Manolo Berenguel desveló que la semana de entrenamientos para su equipo ha sido «tranquila después del juego que se realizó el fin de semana pasado contra Melilla», algo que se tradujo en «muchas ganas de que llegue el fin de semana, ya que tenemos un rival importante», completó el entrenador, que a su vez volvió a dar igual toque de atención a sus jugadores que otras veces atrás. «Quizás si tuviese que decir algo llamémosle más negativo, sería que hay jugadores expertos y otros no tanto, pero los menos siguen a los más y se van contagiando los unos de otros, y de los que saben de qué va esto, al final van regulándose un poco y conforme comienza la semana aprietan el acelerador, lo que no me gusta ni es mi forma de trabajar».

Por ello dijo abiertamente que quiere que este mensaje «le llegue a la plantilla», si bien aseguró que «los jugadores ya lo saben porque se les dice», insistiendo en su manera de no conformarse con lo mejor, sino querer lo excelente. «Para mejorar hay que trabajar siempre al 100%, día a día, y es la única forma de crecer; si nos vamos regulando el equipo no crece, se mantiene, jugaré bien, pero el objetivo no es mantenernos, sino seguir creciendo cada día más y más, por nosotros y porque estoy convencido de que los rivales lo van a hacer». De todos modos, y pese a ese leve toque de atención, lo que ha percibido y lo que le ha llegado de parte de toda su plantilla son «muy buenas sensaciones y buen compromiso».

Algo más

En su línea habitual, a Manolo Berenguel le satisfaría traerse desde Castellón este sábado por la noche algo más que los tres puntos que se ponen en juego. «Por supuesto que sí que los puntos, pero también con la actitud del equipo y con el buen juego; y es que se puede ganar e incluso perder jugando bien, pero al final se puede hacer siendo el rival mejor que tú; si pierdes porque le has regalado el partido no te vienes nada satisfecho». Por lo tanto, el nijareño dejó claro que su botín de la Ciudad Deportiva sería, para llamarlo perfecto, «un buen juego y los tres puntos» porque «de este modo sí que te vienes mucho mejor». Una de las máximas que siempre recuerda Berenguel es la de que «no hay ningún rival que tenga miedo de Unicaja Almería, sí respeto, pero algo que siempre acompaña a este club es que siempre el rival tiene una motivación extra». Medirse a «un equipo con tantos títulos es un aliciente para cualquiera, y en Manacor lo reconocieron».

Para ello hay que nivelar algo más la imagen ofrecida en el Moisés Ruiz a la dada fuera, con matices. «Sin duda, hoy por hoy, el equipo juega mejor dentro de casa en comparación a fuera; no vamos a llamarlo 'asignatura pendiente', ya que estoy muy seguro de que va a acabar bien fuera de casa también y de hecho ya lo ha demostrado». Borrando la Supercopa, «que ya está subsanado», en Manacor se vio que «cuando el equipo jugó, jugó muy bien, sabe hacerlo, pero es verdad que hay que mantener ese nivel de juego durante todo el partido, no decaer, y al final si juegas en casa tienes muchos más recursos para retomarlo que fuera, donde es mucho más complicado». En resumen, fuera Unicaja «tiene cositas que mejorar».