Entrevista al piloto de trial, Miquel Gelabert

«Cada carrera de X-Trial es un show increíble, más que un campeonato mundial parece un espectáculo»

El 'raider' barcelonés afronta la temporada con motivación tras superar una lesión./PEPE MARÍN
El 'raider' barcelonés afronta la temporada con motivación tras superar una lesión. / PEPE MARÍN

Miquel Gelabert es uno de los pilotos permanentes en el circuito del Campeonato Mundial de X-Trial, que estará en el Palacio de Deportes de Granada el próximo 23 de febrero

Daniel Andana
DANIEL ANDANAGRANADA

Con el dorsal número 34 y los colores del equipo Sherco, Miquel Gelabert (1998) representa las ganas y la motivación de los más jóvenes por lograr alcanzar el triunfo en cada prueba del Campeonato Mundial de X-Trial. Nacido en Barcelona y residente en Girona, el piloto fue una de las grandes sorpresas en la temporada 2018, su debut, en la que logró un destacable quinto puesto en la clasificación del campeonato. La cuarta prueba del mundial pasará por Granada el próximo 23 de febrero, pudiendo adquirir las entradas a precio reducido a través de Oferplan de Ideal.

–¿Cómo comenzaste a interesarte por el trial?

–Me empecé a interesar porque lo ví por la tele. Cuando era pequeño me llamaba mucho la atención y le pedí a mi padre una moto. Al final me compraron una Gas Gas y empecé a montar y a ir a cursos específicos con más pilotos de mi edad. Me empezó a gustar mucho, compartimos muchas vivencias y eso me enganchó al deporte, me lo pasaba muy bien. Cada día mejoraba mucho. Yo empecé un pelín tarde, pero vi que cada año iba mejorando y ganando a los que el año anterior me ganaban. Eso me dio mucha motivación y seguí hasta cumplir mi sueño de ser profesional. Ahora el objetivo es mejorar, presionar y llegar cada vez más arriba.

–¿Tienes algún modelo a seguir en el mundo del motociclismo?

–Siempre me ha llamado mucho la atención Jorge Lorenzo por su ambición, por su forma de prepararse y por sus huevos. En el mundo del trial, Toni Bou, como persona y deportista, es un diez. Es un tío humilde que te ayuda siempre que puede.

–¿Qué bagaje tenías antes de llegar en 2018 al Campeonato del Mundo de X-Trial?

–Había hecho un mundial, pero no indoor. Había participado en un campeonato del mundo junior en el que quedé segundo y fui campeón de europa absoluto. También he sido campeón de España de la segunda categoría máxima.

–¿Cuáles son los objetivos del equipo este año?

–Los objetivos empezaron a ser muy ambiciosos, viéndome fuerte, entrenando. Pero tuve una lesión que me impidió ir a la primera carrera y ahí empezó la duda. Por suerte, el formato permite anular una carrera. He anulado la prueba de Budapest y ahora hay que progresar y recuperar esa motivación de principio de temporada. Espero subir al podio frecuentemente y recuperar esos puntos que hemos perdido al principio.

–¿Esto afecta a tus perspectivas de la temporada?

–Puedo seguir teniendo oportunidades gracias a que se descuenta un resultado. Si lo hago bien y no tengo ninguna carrera mala podría seguir optando a un buen resultado.

–¿Cómo es participar una prueba sin estar al cien por cien físicamente?

–Es complicado. Especialmente cuando esta prueba es la de casa, la que siempre has soñado hacer, como fue Barcelona hace unos días. Es un problema, porque llegas con la motivación alta pero no sabes cómo te vas a encontrar. Cómo vas a sentirte ahí arriba. Y menos cómo vas a gestionar la presión y la duda. Es una situación complicada pero lo intentamos solventar.

–¿Sigues alguna rutina física para estar preparado en cada carrera?

–Te preparas muy duro durante la pretemporada para que luego, durante la temporada, sea más fácil trabajar tanto en el gimnasio como en la moto. Sobre la moto, en el indoor intentas entrenar algo más técnico, explosivo y de equilibrio. Es un entreno que te preparas únicamente para este tipo de pruebas durante dos o tres meses.

Gelabert logró llegar a la final de la prueba de Estrasburgo en 2018.
Gelabert logró llegar a la final de la prueba de Estrasburgo en 2018. / PEPE MARÍN

–¿Esperas una larga carrera en esta competición?

–Mi idea de futuro es vivir del trial e intentar ser campeón del mundo. Vamos a intentarlo hasta que vea que las posibilidades, si algún día llega, son nulas. Entonces optaría por otras cosas. Siempre he querido ser el mejor y, para no serlo, prefiero hacer otra cosa. Es muy complicado porque hay mucha competitividad. Jaime Busto está a un nivel altísimo y es de mi edad, más o menos. Va a haber una rivalidad y unos choques buenos con él. Falta mejorar algún aspecto técnico y mental por mi parte para poder estar más frecuentemente luchando contra los mejores.

–Fuiste quinto en 2018. ¿Cómo ves tus posibilidades para quedar primero en alguna jornada de esta temporada?

–Adam (Raga) y Toni (Bou) están en un nivel de forma muy alto. Adam viene de una operación de hace dos meses para estar más fuerte este año y está pilotando muy bien. Toni como cada año está mejorando su nivel y precisión. Me veo luchando frecuentemente para el podio y esa es la prioridad, ya que la victoria está un poco lejos. Si alguno falla, puedes estar ahí y aprovecharlo.

–¿Cómo se ven las cosas desde el podio?

–El podio se ve muy bonito. Tienes esa sensación de que trabajas para algo. Es como recoger los frutos que estás sembrando. Te motiva mucho más y te da pie a seguir entrenando más duro para subir al escalón más alto.

–¿Cómo es la experiencia de una jornada del Mundial de X-Trial?

–El evento se hace un poco largo, te pones más presión de la cuenta porque empiezas a las 9 de la mañana viendo las zonas y a las 11 querrías empezar a hacerlas ya. En vez de eso, tienes que esperar a última hora de la tarde. Vas mirando las zonas y te va entrando más la duda. Tienes que saber gestionar esa presión y esas ganas de hacerlo. Cada carrera de X-Trial es un show increíble, aunque los pilotos no nos damos mucha cuenta porque estamos centrados. Más que un campeonato mundial parece un espectáculo.

–Estarás en Granada el 23 de febrero. ¿Cómo es para ti competir en esta ciudad?

–Para mí es algo nuevo, pero para el trial es algo histórico competir en Granada. Vamos a intentar, como en cada carrera, dar el cien por cien e intentar hacerlo lo mejor posible.

–¿Cómo afecta el rendimiento de la moto a la hora de lograr un buen resultado?

–Las motos son muy diferentes. Está la Honda, que es cuatro tiempos, y tiene una preparación y adaptación diferente. También tenemos Gas Gas, Sherco y Beta, que funcionan a dos tiempos. Estas se parecen más entre sí, pero cada una tiene lo suyo. Este deporte es bonito porque, a pesar de las diferencias, el piloto y su propia capacidad es lo que marca la diferencia. No es como en Fórmula 1 que si tienes mejor coche puedes estar más adelante. Ayuda, pero si el piloto es bueno, puedes luchar contra motos mejores.

–¿Evoluciona la moto durante la temporada?

–Siempre intentamos mejorarla. A veces no se puede, pero siempre hay una intención de mejora para que cada vez sean más competitivas y mejor que el resto.

–¿Cómo es la relación entre los pilotos? ¿Sois más compañeros o rivales?

–Con nadie hay mal rollo. Con algunos te sientes mejor y somos amigos. Sales de fiesta y haces cosas con ellos. Con otros es más una relación cordial y ya está.

–¿Qué deseo querrías pedir en esta temporada 2019?

–Me gustaría estar en el podio del X-Trial a final de campeonato. Es algo complicado, pero vamos a trabajar para esto. En el campeonato outdoor me gustaría estar en el top 5.

 

Fotos

Vídeos