Atletismo

La 'moto' de Mariano acelera en La Nucía directa a Doha

Mariano García, en lo alto del podio. /@atletismoRFEA
Mariano García, en lo alto del podio. / @atletismoRFEA

El joven murciano se impone al favorito De Arriba y gana su primer Campeonato de España en el 800, la prueba con más nivel nacional de cara al Mundial

MIGUEL OLMEDAMadrid

Hasta hace tres temporadas, Mariano García se batía el cobre como obstaculista. Soñaba con bajar de nueve minutos en los 3.000 mientras compaginaba la ría con el mediofondo, para testarse nada más. Su entrenador, Gabriel Llorente, le decía todos los años que por qué no cambiaba, que tenía motor para brillar en 800, pero él decía que no: primero los nueve minutos y luego ya veremos. Ahora es el mejor ochocentista de España.

Los técnicos, siempre infravalorados en el atletismo, suelen tener razón. Mariano entrena en Fuente Álamo, Murcia, en una pista de tierra con 300 metros de cuerda, y el año pasado ni siquiera estuvo en el Campeonato de España. «Si me lo dicen entonces, no me lo creo», exclama exultante en La Nucía. «Llevaba muchos años trabajando, compitiendo desde alevines... Y quién iba a pensar que ahora estaría haciendo mínima para el Mundial, si hace poco veía las marcas y yo corría 2:00.00, ¡He bajado quince segundos!»

En La Nucía, Mariano ganó su primer título de campeón de España sacando su célebre 'moto', esa que le llevó al cuarto puesto del último Europeo de pista cubierta. Su entrenador tenía una táctica para imponerse a Álvaro de Arriba, «pero me he olvidado», ríe Mariano, de 21 años. «He salido valiente, como me gusta, y ya está, me ha salido de lujo», añade, aunque por un momento temió que su acelerón en la contrarrecta le pasase factura. «En el último 80 he visto a De Arriba colgado de mi hombro y he dicho 'no, ahora no, tírale hasta donde llegue', porque detrás de él sabía que venían más y al final me quedaba sin la 'chapa'», rememora.

Al Mundial Mariano no irá solo. De Arriba y Adrián Ben, que ya tenían la mínima y le acompañaron en el podio de La Nucía, forman un trío de lujo. El 800 es la prueba con más nivel español de cara a Doha, y allí el murciano no se pone límites: «El objetivo es luchar por una semis, pero a mí me gusta aspirar al máximo. Cada carrera es una final para mí y tengo que disfrutarlo».

En todo caso, a la gran revelación del atletismo español en 2019 el año no se le he ha hecho largo. «Hemos llegado muy bien al final de temporada, que ha sido más extensa de lo normal, pero parece que me ha venido de puta madre, porque he ido afinando y encontrándome cada vez mejor, y este mes mucho mejor», confiesa con una sonrisa de oreja a oreja... «Pero a ver si ahora terminamos de rematar fuerte».

Husillos mejora, pero no es suficiente

Poco queda ya de los 'Spanish Beatles' que fascinaron con su quinto puesto en el 4x400 de Londres 2017. Tampoco del cuarteto que batió el récord de España con la medalla de bronce en el Europeo de Berlín 2018. Lucas Búa se ha pasado el verano lesionado, Darwin Echeverry no ha terminado de despegar, a Samuel García no le están saliendo las cosas y el estado físico de Bruno Hortelano es una incógnita. Óscar Husillos, el gran líder del relevo, tampoco está cerca de su mejor nivel. Llevaba toda la temporada luchando por acercarse a la mínima para Doha (45.26), pero no bajaba de 46 segundos. En La Nucía rompió por fin esa barrera psicológica (45.83), pero no es suficiente para estar en el Mundial. Todavía le queda una bala en Andújar el próximo día 6.

Sí que estará en Qatar como una de las principales bazas de España Orlando Ortega, que ganó su cuarto oro en el 110 vallas con solvencia (13.33), pero leves problemas en un par de vallas que le impidieron atacar su plusmarca nacional. Teresa Errandonea se convirtió en su homóloga femenina (13.42). Con la mínima desde hace una semana, Sergio Fernández sumó su sexto título de 400 vallas con récord de los campeonatos (49.19) y la sensación de que aún puede dar más de sí. Menos brillantes fueron las victorias de Carmen Romero, también en las vallas bajas (59.03), y Aauri Lorena Bokesa en los lisos (53.11). Cerrando la velocidad se impusieron los prometedores Pol Retamal (20.80) y Jaël Bestué (23.55) en el doble hectómetro, aunque para ellos la cita mundialista tendrá que esperar al menos dos años más.

Kevin López no entiende de distancias

A Kevin López le ha salido bien su apuesta por el 1.500. El que fuera cacique del 'ocho' nacional durante años dio el salto de distancia el curso pasado y en este ya está recogiendo los frutos: después de hacerse con la mínima para Doha hace dos meses, en La Nucía se impuso a Jesús Gómez para ganar su primer título en esta nueva etapa (3:42.20). Un caso similar al de Esther Guerrero, que también estará en el Mundial y doblegó a Marta Pérez y Solange Pereira, con más trayectoria en el 'milqui'. María Pérez, otra de las candidatas a medalla en Qatar, en los 20 kilómetros marcha, logró el triunfo sobre los 10.000 en la matinal del domingo.

Natalia Romero venció en el 800 (2:02.88), Maitane Melero se impuso en el 5.000 (16:00.09) y Fernando Carro volvió a dar espectáculo con una victoria en el 3.000 obstáculos que no llegó hasta los últimos metros (8:45.88). Daniel Arce le apretó antes del paso por la última ría y el madrileño solo pudo superarle en la valla final ante el jaleo de la grada que, pese al horario (en torno a las 22:30), se volcó con el duelo.

En los lanzamientos, el incombustible Carlos Tobalina revalidó su título de 2018 en el peso (20.04), mientras que Berta Castells se alzó con su decimosexto campeonato en el martillo (67.84) y June Kintana se estrenó en el disco (54.56). María Vicente hizo lo propio, con 18 años, en el heptatlón, aunque los 5.615 puntos que logró, lejos de su marca personal, hacen pensar en una temporada ya muy larga para ella. La de Jorge Ureña, espera el combinero de Onil, todavía está por acabar; por eso mismo renunció a competir el domingo cuando marchaba camino de su marca personal, para evitar una lesión que le aleje de Doha. Pablo Trescoli terminó imponiéndose en el decatlón con 7.673 puntos.

Miguel Ángel Sancho, que partía como favorito después de ganar en el Europeo de selecciones, solo pudo ser cuarto en la altura, donde se impuso Carlos Rojas con un salto de 2.17 metros. Miren Bartolomé ganó la pértiga superando el listón en 4.31 y Ana Peleteiro, con molestias en el isquiotibial y la fascia plantar, el triple con un mejor intento de 14.20. En longitud, el duelo entre Eusebio Cáceres y Héctor Santos se saldó con tablas en 7.95 metros, aunque el oro fue para Cáceres, que hizo un segundo mejor salto de 7.92.

El Fútbol Club Barcelona se proclamó campeón de España de relevo 4x100 tanto en categoría masculina (39.69) como en femenina (44.67), y el Playas de Castellón lo hizo en 4x400 en categorías masculina (3:10.35) y femenina (3:44.34).