Mundial 2018

Rusia 2018

Unidad y alegría en la «familia»

Jugadores de España celebrando el gol/EFE
Jugadores de España celebrando el gol / EFE

Los jugadores se congratulan de la reacción del equipo a la salida de Lopetegui tras ir perdiendo dos veces con la campeona europea

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENEnviado especial a Krasnodar

Muchas risas en el entrenamiento con los ejercicios ordenados por Juan Carlos Martinez, el nuevo preparador físico... aunque es un viejo conocido para la mayor parte del grupo, ya que pasó por las inferiores y allí estuvo hasta 2012. Juanqui, actual jefe de estudios del máster para entrenadores de la FEF, se distinguía ya entonces como todo un experto en la implementación de la teoría del entrenamiento y en la planificación del trabajo. Lopetegui, que le tuvo en el Oporto, valoraba, como Fernando Hierro, su faceta innata como coach. Quizá por eso, consciente de que llegó directo para el partido de Sochi, quiso respetar todo lo previsto para el debut, dejando el calentamiento previo a uno de los recuperadores que se quedaron de la era Julen, Pepe Conde.

Y ahora se dedica a optimizar física y anímicamente al grupo. Este sábado asumió el mando junto a Julián Calero y ordenó a los suplentes, bajo la mirada de Carlos Marchena en la banda, un ejercicio en el que disfrutaron con el balón y juegos, entre los que estaba huir del compañero haciendo marcha. Nadie diría que cuatro días antes aquellos mismo jugadores vivieron el momento más complicado de la historia de la selección.

Tras la comida, los internacionales disfrutaron de 26 horas libres, que compartieron juntos. Algunos reunidos en habitaciones para seguir con sus campeonatos de cartas o videojuegos mientras esperaban que parase la lluvia para salir de la Academia del Krasnodar. En cuanto pudieron conocieron los alrededores de la ciudad cosaca, donde llegaron hace 9 días. Volvieron a hacer piña, demostrando que han superado lo sucedido al inicio de la semana tras el fichaje de Lopetegui por el Real Madrid. «Es una situación que no le gusta vivir a nadie; no es agradable. Cuando acabe el Mundial ya habrá su momento para hablar de eso, pero ahora lo mejor es remar todos juntos y centrarnos en el fútbol», explicaba Gerard Piqué, que evita reconocer la petición fallida del presidente Luis Rubiales para que mantuviera al técnico pese a su error en los tiempos.

«Orgullo» para remontar

De hecho, ahora mismo nadie piensa en eso ya. Ni siquiera los madridistas. «En fútbol a veces pasan estas cosas que no tienes planeadas o no esperas que vayan a pasar. El punto sabe a poco pero sirve para pelar en los dos partidos que nos quedan», dijo Isco, uno de los 'ojitos derechos' de Julen mientras que su compañero Nacho, goleador tras cometer un penalti destaca que la selección «demostró carácter y fuerza en momentos complicados. En este tipo de competiciones, el carácter es muy importante, dimos un golpe en la mesa» tras «una semana complicada» que una vez superada debe suponer «a partir de ahora un punto y aparte».

La «familia», ese término que usaron todos para respaldar a David de Gea tras su error en el 2-1, sólo centra su discurso en la «gran imagen» y cómo rindió ante Portugal. Y eso que de regreso a Krasnodar había «un pelín mal sabor de boca» porque el grupo sentía que el partido estaba de cara para estrenarse con triunfo. «La reacción del equipo fue muy buena y genera confianza. Merecimos más, nos sabe a poco pero viendo todo el partido el equipo está contento. Nos quedan dos partidos durísimos con Irán y Marruecos», explicó el meta. En la caseta destacan la capacidad del grupo para remontar «un gol en el minuto cuatro y otro cuando mejor estábamos». Solo en Wembley y ante Colombia en Murcia (ambos 2-2) este grupo armado por Julen fue capaz de remontar pero aquellos eran amistosos. «Esto es un Mundial, nadie te va a regalar nada. Se ve que hay orgullo y ganas de hacer las cosas bien», insistió Isco.

La plantilla destaca, además, la figura de Fernando Hierro, aunque sin ocultar que por el momento no es intervencionista. «Da gusto cuando uno tiene unos jugadores con esa madurez y ese compromiso. Llevan dos años trabajando juntos. No dudan de sus características y eso es muy importante. Compromiso, orgullo, personalidad. Es un equipo maduro que no duda. Sabe lo que quiere y como juega», dijo el técnico.

«Da gusto cuando uno tiene unos jugadores con esa madurez y ese compromiso. Es un equipo maduro que no duda. Sabe lo que quiere y como juega» FERNANDO HIERRO

«Ha sido capitán de la selección y lo ha vivido todo. Si alguien nos puede mostrar los valores que conlleva representar un país es él. Nos puede enseñar mucho. Para todos es un orgullo que esté con nosotros», afirmó Nacho antes de detallar que no se han producido muchos cambios. «Conoce la forma de trabajar y él ha dado continuidad al trabajo de Julen para no volvernos locos. Ahora tenemos unos días para preparar el partido de Irán, imagino que querrá introducir algún aspecto porque no hay dos entrenadores iguales pero el equipo está preparado para todo tipo de sistemas y eso es primordial en una competición como esta».

«Un país unido»

A juicio del defensa, el empate «da confianza al equipo», que desea «un país unido en torno al Mundial. Todos luchamos por un sueño y estamos en el mismo barco». El grupo cree que hay muchas variantes ofensivas, no sólo un Diego Costa que arrancó el partido enchufadísimo, por si el pase de grupo se decide en función de los goles. «Esta selección no está falta de gol, confiamos mucho en nuestra gente de arriba. Tenemos máxima confianza en nosotros mismos e iremos a ganar contra Irán. Estamos a tope».

Han cambiado los nombres del cuerpo técnico pero parece que con ello no se ha perdido la identidad del grupo: «Estoy muy orgulloso de los míos. No cambiaba a Cristiano por ninguno de los míos .Aquí son importante todos, desde el número uno hasta el 23. nosotros no dejamos tirado a nadie de la familia. En este momento tenemos que ser nosotros mismos». Y en eso está la familia de La Roja...

Fotos

Vídeos