Alejados de la euforia, como quería Lopetegui

Lopetegui supervisa el entrenamiento de la selección española. /Reuters
Lopetegui supervisa el entrenamiento de la selección española. / Reuters

«Cuando vienes de ganar 6-1 a Argentina y sólo ganas 1-0 a Túnez te pones en la realidad», afirman unos jugadores que tienen interiorizado los mensajes de su técnico

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENEnviado especial a Krasnodar

«Cuando vienes de ganar 6-1 a Argentina y sólo ganas 1-0 a Túnez bajas a la realidad, hay que dar el máximo para ganar los partidos. Esto empieza dentro de unos días, todo el mundo da el máximo. Que nadie piense que vamos a ganar los partidos 5-0 ó 6-0. Vamos a tener que dar lo mejor», confiesa Koke, sorprendido por la negatividad que observan en ciertos comentarios. El grupo tiene ganas y altas expectativas pero es muy consciente de la dificultad que requiere una segunda estrella. «Sólo me vale ser campeón, es a lo que hemos venido, pero hay que ir partido a partido (dice replicando el lema de Simeone). En Brasil vivimos una gran decepción se terminó una etapa, ahora queda gente de esa generación y viene una generación buena de ganar un Europeo sub-21 (en Israel en 2013) que se une a los que quedan de la gran etapa de la selección».

Otro de los que estuvo en aquel torneo es Nacho Fernández, que apunta al once. «El de Túnez es el tipo de partido que nos encontraremos en el Mundial, son selecciones muy trabajadas que les gusta defender atrás, que nos viene peor pero son pruebas antes de que empiece lo bueno. Son pruebas muy positivas, son partidos de preparación, uno hemos ganado y el otro empatado. El equipo está con confianza. Esto, lo hemos hablado en el vestuario, es lo que nos vamos a encontrar en el Mundial».

«Sólo me vale ser campeón es a lo que hemos venido, pero hay que ir partido a partido»

«Sólo me vale ser campeón es a lo que hemos venido, pero hay que ir partido a partido» Koke

A Julen Lopetegui, que se le ve tranquilo y en la sesión de este lunes llegó a felicitar desde el césped a un periodista al que le estaban cantando por su cumpleaños, ya quiso dar mérito en público a su equipo nada más acabar el duelo ante Túnez. «Hemos encontrado soluciones. Los partidos en estos torneos son muy ajustados y cada partido va a ser así. No vamos a ganar por tres o cuatro goles cada partido» avisó. En privado, sacó buenas conclusiones al revisionar el partido su cuerpo técnico: su rival llevaba nueve encuentros sin perder con ese seleccionador, tenía más ritmo de partidos, empató a dos goles con Portugal, pudo dar minutos a jugadores que no estuvieron ante Suiza y que los necesitaban (Busquets)... y todo eso a seis días del Mundial, algo que sabe condicionó aun sin querer a sus jugadores. Además ganó, algo que no pueden decir otros, como Francia.

Sentimiento de equipo

La frase de Iago Aspas -«teníamos mejores sensaciones antes de jugar estos dos amistosos»- tampoco inquietó mucho al seleccionador, que no habló con el delantero antes de que compareciese el domingo ante los medios. Está contento con el gallego, que marca todos los remates en los entrenamientos. Gracias a su acierto España lleva 20 partidos seguidos marcando. Y sin caer. «Lo que nos ha caracterizado en los últimos años no hay por qué cambiarlo. Tenemos armas suficientes para enfrentarnos a cualquiera. Que estos últimos partidos no hayan salido de la manera tan rodada que esperábamos nos pone en alerta y nos hace ver que hay que estar metidos y concentrados. Es un Mundial y es fútbol. Lo que importa es lo que pasa dentro del campo y no lo que hemos hecho ni lo que hablemos aquí. La unión nos dará la fuerza», recordó Rodrigo, otro de los campeones en Israel, este lunes a los medios.

«Que estos últimos partidos no hayan salido de la manera tan rodada que esperábamos nos pone en alerta y nos hace ver que hay que estar metidos y concentrados»

«Que estos últimos partidos no hayan salido de la manera tan rodada que esperábamos nos pone en alerta y nos hace ver que hay que estar metidos y concentrados» Rodrigo

Cada vez que le recuerdan a Lopetegui que su equipo es favorito, pronósticos que hacen las casas de su apuestas por su racha o alguno de sus rivales, pone la misma cara de indiferencia. «Es algo que no puedo controlar. Debemos sencillamente aceptarlo sin volvernos locos porque todo esos comentarios nos van a ayudar a ganar el torneo», advierte. De hecho, pide a los suyos olvidar el pasado. «De lo ya sucedido se obtienen en el fútbol pocas conclusiones correctas para el presente. Yo intento no sacar pecho». No termina la frase, pero no hay que olvidar que, muchas veces, Lopetegui recuerda que el camino victorioso lo inició Luis Aragonés. El mismo que recordaba que antes era un ladrillo en un momento inesperado y destrozaba a cualquier hombre henchido.

Mensaje de unión y superación

«Lo único que no se negocia son los entrenamientos», les ha repetido desde que empezó la concentración en Madrid. El seleccionador, que está dosificando a sus hombres con muchas tardes libres, controla bien los mensajes. Lleva años rodeado de colaboradores no sólo deportivos: su inseparable Pablo Sanz que le dice las verdades que a veces no le gustaría escuchar, un experto en comunicación con el que prepara las ruedas de prensa y estos días se ha visto por Krasnodar a su coach, Juan Carlos Campillo (desde hace años vinculado al deporte y con el que lleva trabajando tras conocerse en un curso de liderazgo antes de la etapa en Oporto) y que está en Rusia como un miembro más del grupo a disposición del seleccionador y de los jugadores para que estén concentrados en dar el máximo. Observa mucho y habla cuando toca. A veces no dice nada hasta que el futbolista interacciona.

«De lo ya sucedido se obtienen en el fútbol pocas conclusiones correctas para el presente. Yo intento no sacar pecho

«De lo ya sucedido se obtienen en el fútbol pocas conclusiones correctas para el presente. Yo intento no sacar pecho Lopetegui

«Cada partido del Mundial será una batalla», han dicho casi sin pensarlo varios de sus futbolistas ante la prensa estos días. Las ideas de Julen van calando. Y es que las instalaciones de la Academia del Krasnodar están inundadas de fotos de grupo, mensajes y lemas. «Ninguno de nosotros es tan bueno como todos nosotros juntos»; «Algunos quieren que algo ocurra, otros sueñan con que pasará y otros hacen que suceda», «Audacia y convicción», «Pasión» o «Compromiso». Y que el lema «Tenemos que hacer que ocurra», que preside el campo del entrenamiento, es el mismo que lucen en su muñeca estos días en una pulsera. La segunda estrella habrá que pelearla.

Fotos

Vídeos