Una jornada apasionante

Comienzan los cuartos del Mundial con dos choques de alto voltaje como el Uruguay-Francia y el Brasil-Bélgica

Lukaku./
Lukaku.
Julen Guerrero
JULEN GUERRERO

Comienzan los octavos de final con seis selecciones europeas, más Uruguay y Brasil… Ambos necesitan ganar hoy sus duelos frente a Francia y Bélgica respectivamente para asegurar un puesto en la final de una selección sudamericana. Por el otro lado del cuadro, el que se disputa mañana, con cuatro selecciones europeas, el viejo continente se asegura un puesto en Moscú en la gran final.

Uruguay esta pendiente de Cavani, aunque parece que su lesión en el gemelo en el partido de cuartos de final le impedirá jugar hoy, por lo menos de inicio. Todo hace indicar que la baja del máximo goleador charrúa en este Mundial podría ser ocupada por el jugador del Girona, Christian Stuani, que ha realizado una gran temporada con el conjunto catalán. El resto del equipo no parece que vaya a sufrir modificaciones, lo que está funcionando no hace falta moverlo.

Siempre organizados en un clásico 4-4-2, que conocen a la perfección y lo tienen tan bien trabajado que no les hace ni una sola indicación desde el banquillo. Sus dos líneas de cuatro alcanzan la perfección cuando defienden. Gobernados por los jugadores del Atlético de Madrid, Godín y Giménez, no conceden ocasiones. Solo han encajado un gol hasta ahora, parecen infranqueables.

Su rival, Francia, tendrá que armarse de paciencia y efectividad para poder superarles. A Francia le interesa que sea un partido con intercambio de golpes para que Uruguay salga de su campo y pierda su orden. Si Mbappé dispone de metros para correr podría hacer otra exhibición como la que realizó frente a Argentina en cuartos de final. El jugador del PSG ha llegado a esta cita en un momento extraordinario. Su juventud le permite además recuperarse bien de los esfuerzos, y si Francia consigue ganar este campeonato puede pelear por ser el MVP del Mundial. De momento, con sus actuaciones ha tapado a Griezmann, que parecía que era quién iba a liderar a los franceses.

En el otro partido Brasil sigue partiendo con favorita, en este caso frente a Bélgica. La 'canarinha' sigue a lo suyo y cada partido que pasa están mejor engrasados. Tanto colectivamente como de manera individual han ido de menos a más, y salvo alguna pequeña polémica intencionada que buscan los rivales contra Neymar, para descentrarles, acostumbrados a que en Brasil siempre salga alguna noticia extradeportiva, sorprendentemente es una balsa de aceite.

Después del batacazo en su propio mundial, quieren recuperar el trono.

Es la selección que más vertical juega cuando tiene el balón. Sus ataques son constantes. Nadie tiene mas desborde que ellos con Willian, Coutinho, Neymar y Grabiel Jesús.

Pero sus principales preocupaciones hoy están en los dos medios centros. Casemiro no puede jugar por acumulación de amonestaciones, y jugará Fernandinho. Por su parte Paulinho no se ha entrenado por unas molestias con el resto del equipo después del partido en octavos frente a México, aunque parece que podrá jugar. También Tite tendrá que decidir entre Marcelo y Filipo Luis en el lateral izquierdo, después de que el defensa del Atlético de Madrid aprovechara la baja de Marcelo en los dos últimos partidos por una lesión en la espalda realizando dos grandes partidos. Bendito problema.

Enfrente tendrá a Bélgica, la eterna promesa, y que se encuentra nuevamente en una barrera que parece infranqueable, los cuartos de final. Hace cuatro años fue Argentina quién les mandó para casa, hoy les toca Brasil.

Si parece que los de Roberto Martínez están, por madurez, calidad y recursos, en condiciones de poder pasar a semifinales, pero nuevamente se vuelve a encontrar en el camino con uno de los principales favoritos, en este caso el principal.

Hasta octavos de final han llevado una trayectoria impecable. Cierto es que salvo Inglaterra tampoco habían tenido grandes rivales en su grupo. Goleó a Túnez y Panamá con mucha facilidad. Pero su enfrentamiento con Japón en octavos de final, a los que lograron superar después de remontar un 2-0 en contra en la última jugada, nos ofrece dudas.

La conclusión positiva de ese encuentro es que tienen plan B. Por primera vez en el mundial el equipo titular se atascó y «Bob Martínez» supo cambiar el guión y sacar provecho de los jugadores que tenía en el banquillo. Su plantilla es amplia y puede jugarle de diferentes maneras hoy a Brasil.

En principio no parece que vaya a realizar ninguna variación en su planteamiento habitual. «No podemos cambiar lo que somos y somos un equipo atacante» ha declarado su seleccionador. «Trabajamos en esto durante años y estamos tan preparados como podemos. Hemos ganado todos los partidos. Todos han jugado y hemos marcado doce goles», añadió. De todas formas, es posible que haga algún cambio en defensa en la línea de tres centrales, donde también tiene muchas alternativas y Kompani no estuvo acertado frente a Japón.

Con estas premisas y dos selecciones atacantes que miran mas la portería contraria que la suya propia, parece que el espectáculo está asegurado.