Partido en EE UU

El Girona–Barcelona de Miami, en riesgo

Infantino y Rubiales, en una foto de archivo./EFE
Infantino y Rubiales, en una foto de archivo. / EFE

LaLiga pretendía que el derbi catalán se disputase en Estados Unidos pero necesita varios autorizaciones para ello, la más importante, la de la Federación, que parece no estar a favor de esta idea

JACOBO CASTROMadrid

La temporada 2018/19 podría pasar a la historia como la primera en la que un partido de una liga europea se dispute en Estados Unidos. Al menos ese era el propósito de Javier Tebas y LaLiga, que anunciaron hace unas semanas que el campeonato español disputaría un partido en territorio americano. De hecho, el pasado 28 de agosto varios medios adelantaron que el encuentro elegido era el Girona - Barcelona de la jornada 21 y que se disputaría en Miami. Sin embargo, esa idea parece tener más complicaciones de las imaginadas en un primer momento.

El principal problema reside en la cantidad de autorizaciones que necesita LaLiga para poder llevar a cabo el partido. La primera, y quizá la más complicada de lograr, es la de la Real Federación Española de Fútbol. Las relaciones entre los presidentes de Federación y Liga, Luis Rubiales y Javier Tebas, nunca han sido demasiado buenas. Según diversas fuentes, la Federación, por ahora, no dará su autorización a la celebración del encuentro, alegando que debe debatirlo con las federaciones territoriales. Por otro lado, tampoco ayuda la opinión contraria de la FIFA, que pese a tener un papel testimonial en este conflicto, dejó claro en los últimos días, a través de su presidente Gianni Infantino, que un partido de la liga española en Estados Unidos podría frenar el crecimiento de la MLS.

Pero la Federación no es el único escollo para Javier Tebas. La Asociación de Fubolistas Españoles, presidida por David Aganzo, ya dejó claro su total rechazo a este partido en una rueda de prensa en la que estuvieron presentes muchos de los capitanes de los equipos de Primera División. La AFE, que goza de muy buenas relaciones con la Federación, amenazó con la huelga. Es quizás esta lucha entre LaLiga, RFEF y AFE la que hace que la UEFA mire con dudas la posibilidad de que el Barcelona - Girona se dispute en Miami. Aleksander Ceferin, presidente del máximo organismo del fútbol europeo, ya dejó caer en una rueda de prensa la pasada semana, que la manera de actuar de Tebas no había sido la mejor. «Lo mejor es tener la autorización de todos los organismos antes de hacerlo oficial» afirmó tras recordar todas los organismos que deben de dar su visto bueno a la celebración del partido.

Por último, también se necesita la autorización de la CONCACAF, equivalente a la UEFA en Norteamérica, Centroamérica y el Caribe, y de la Federación Estadounidense de Fútbol, las cuales, por ahora, no se han pronunciado.

El optimismo de Tebas

EFE.-Tebas cifró en un noventa por ciento las opciones de que el choque se dispute en territorio estadounidense en una entrevista concedida al programa 'El Transistor' de Onda Cero, si bien explicó que faltan por tener todas las autorizaciones. Además detalló alguno de los puntos del acuerdo alcanzado para difundir LaLiga allí con iniciativas como esta.

«No hay ninguna obligación de jugar un partido al año en Estados Unidos. Las partes harán el mayor esfuerzo posible y es lo que estamos haciendo, pero no estamos vinculados a ir. No es obligatorio que los clubes vayan, es voluntario y van los que quieran ir a Estados Unidos», señaló.

Prohibición de símbolos independentistas

La elección del Girona - Barcelona no estuvo exenta de polémica por el clima político que se vive en Cataluña desde hace unos años. Sin embargo, la idea de LaLiga es intentar frenar de cualquier manera las posibles reivindicaciones independentistas que pudieran tener lugar en Miami ante la celebración del partido. Para ello, según avanzó este miércoles la Cadena Cope, la seguridad presente en el partido se encargará de impedir la entrada al estadio de pancartas de carácter político o lazos amarillos, los cuales se lucen en solidaridad con los políticos encarcelados por el 'procés catalán'.

Además, se repartirán banderas de España a todos los asistentes y, tras la interpretación del himno de los Estados Unidos, algo muy habitual en todo este tipo de eventos en el país norteamericano, sonará el de España. Todo ello, según LaLiga, como manera de promocionar a nivel internacional la liga española y la 'Marca España'.

Compensación para los aficionados del Girona

En cuanto a los clubes, el Girona confirmó este jueves que recibió la proposición de LaLiga para jugar un partido en Estados Unidos y que la aceptó. Los catalanes dejaron claro que el encuentro es una oportunidad «es una gran posibilidad de expansión y de crecimiento no sólo para el Girona sino también para la ciudad». Sin embargo, en el comunicado también se deja muy claro que el partido «no está confirmado».

Por otro lado, la afición del Girona, que parecía no estar muy de acuerdo con la idea de que el duelo más especial de la temporada en el estadio de Montilivi se celebre en tierras americanas, tendrá una compensación. Así lo anunció el conjunto catalán en el mismo comunicado, donde explicó que, tras trabajar junto a LaLiga, se establecieron varias opciones compensatorias para sus hinchas.

Existen cuatro tipos de compensaciones. La primera, totalmente gratuita, incluiría un viaje de ida y vuelta en avión a Miami, llegando por la mañana y marchándose tras el encuentro, con el desplazamiento al estadio y al aeropuerto totalmente gratuito. Esta opción, obligaría a depositar una fianza de 250 euros por persona, y de 400 por núcleo familiar. La segunda alternativa, que tendría un coste de 450 euros, constaría de un vuelo de ida y vuelta a Miami, dos noches en un hotel de cuatro estrellas y desplazamientos entre el aeropuerto, el hotel y el estadio. Ambas opciones contarían, entre las dos, con un límite de 1500 plazas.

La tercera posibilidad que ofrece la Liga es una entrada completamente gratuita para el Barcelona - Girona de la primera vuelta en el Camp Nou, que se disputará el 21 de Septiembre. El límite de esta opción es de 5.000 entradas. Por último, la última alternativa, y la única que no tiene límite de plazas, consistirá en la devolución del 40% del precio total del abono de la temporada.

Fotos

Vídeos