Fichajes

Cuenta atrás para pescar en la Premier

Courtois, en el Mundial. /EFE
Courtois, en el Mundial. / EFE

El cierre anticipado del mercado británico acelera fichajes como el de Courtois por el Real Madrid o la salida de Yerry Mina

MIGUEL OLMEDAMadrid

La Premier League siempre va un paso por delante del resto de grandes ligas. En las Islas venden el producto como nadie desde el 'merchandising' a la realización de las retransmisiones. Explotan al máximo los derechos televisivos sin dejar de priorizar al aficionado que acude al estadio, llevan años utilizando la tecnología del 'ojo de halcón' en los goles fantasmas y castigan duramente a los 'piscineros'. Aunque a veces también se pasan y no cierran el chiringuito ni en Año Nuevo. Parece ser que lo corregirán en un futuro cercano. La última revolución llega en el mercado de fichajes, ese que llevan años reventando con precios desorbitados e irreales. A partir de esta temporada se acabaron la locura del 31 de agosto y el inicio de la competición con las plantillas a medio completar.

El jueves 9, a las 23:59, el mercado echa el cierre en Inglaterra. Un día antes de que comience la Premier. Sin embargo, la medida que se tomó para que la liga no sufriera alteraciones una vez dado el pistoletazo de salida puede traer más de un dolor de cabeza en los clubes británicos. ¿Quién te asegura que a partir del día 10 no llegará un equipo español, alemán o francés, que tienen hasta fin de mes, y te arrebate a alguna pieza imprescindible? O incluso algún club de la Serie A italiana, que también ha validado la propuesta de la Premier, pero cuyo mercado finalizará el viernes 17, vispera de su primera jornada.

Indirectamente, el cierre inglés también afecta a los clubes españoles, interesados o inmersos en movimientos por futbolistas de la Premier. No es que pasado mañana finalicen sus opciones de prosperar esos traspasos, pero sí que se verán más limitadas a la voluntad británica. Frente a una cultura que no contempla las cláusulas de rescisión, pactar la salida de alguien a quien no podrán sustituir se antoja complicado. El 'transfer request', una suerte de súplica del jugador a la patronal para que obligue a su club a negociar, tampoco supone una garantía de éxito para un fichaje.

De ahí que el Real Madrid ande enfoscado en cerrar cuanto antes a Thibaut Courtois. Las posturas parecen más cercanas que nunca, aunque el Chelsea todavía no ha conseguido encontrarle un sustituto, que podría salir de la propia Premier: Kasper Schmeichel (Leicester) sonó fuerte durante el Mundial, igual que el joven británico Jordan Pickford (Everton), mientras que la opción de Petr Cech, histórico en la meta de los 'blues', cobró fuerza cuando el Arsenal incorporó a Bernd Leno.

El belga, decidido

En el culebrón del belga ya han hablado públicamente todas las figuras implicadas. El propio Courtois alimentó las dudas apuntando que su traspaso es «un tema delicado». Para su agente, Christophe Henrotay, es bastante más sencillo. «Le ha dejado claro al club que la mejor opción para él es irse a Madrid. Es una gran decisión porque quiere estar cerca de su familia y el Chelsea tiene una oferta para aceptar», aseguró en una entrevista en 'The Sun'. Sarri, flamante entrenador del club londinense, no tardó en responderle: «No me interesa lo que diga, quiero oír a Courtois». Y según la cadena ESPN, ya le habría escuchado, corroborando las palabras de su representante. El traspaso, de cerrarse, dejaría 35 millones de euros en las arcas de Stamford Bridge por un guardameta al que sólo restaba un año de contrato, pero al Real Madrid le pueden las prisas y el fantasma de David de Gea y el fax en 2015.

El de Courtois es el más importante, pero no el único traspaso que se maneja entre Premier y Liga a menos de tres días para que clausure el mercado inglés. El Barcelona se habría metido de lleno en dos negociaciones, una de salida y otra de entrada. Yerry Mina goza de un inmejorable cartel en las Islas tras su gran Mundial (marcó tres goles) y ya ha sonado para el Everton y, con menos fuerza, el Manchester United. José Mourinho preferiría al alemán Jerome Boateng para el centro de la defensa y el Bayern de Múnich parece resignado a dejarle salir. El otro implicado en la agenda azulgrana es el habitual Paul Pogba. La prensa italiana apunta que su representante, Mino Raiola, negocia una salida por al menos 110 millones para llevarle a la Ciudad Condal.

Otro nombre recurrente en el mercado es el de Michy Batshuayi. Primero sonó para el Sevilla, luego para el Valencia como alternativa a Gameiro y finalmente para el Atlético en caso de vender al francés. Con éste enfilando a Mestalla y Kalinic a punto de embarcar a Madrid, todo hace indicar que el tanque belga del Chelsea no aterrizará en la Liga... De momento.

Fotos

Vídeos