Dieciseisavos | Ida

El Villarreal se condena tras el descanso

Manu Trigueros, en una acción ante Fekir. /Jean-Philippe Ksiazek (Afp)
Manu Trigueros, en una acción ante Fekir. / Jean-Philippe Ksiazek (Afp)

Tres malos minutos de la segunda mitad y un magistral Mariano dejan a los de Calleja muy tocados

JUANJO GONZALO

Con caras largas y de circunstancias se marchaban los jugadores del Villarreal del bonito y coqueto Parc Lyonnais tras caer derrotados por 3-1 frente a un Olympique de Lyon que supo aprovechar la potencia y la velocidad de Mariano. A pesar de no anotar ninguno de los tres tantos, el ‘9’ trajo de cabeza al conjunto amarillo, que no fue capaz de pararlo tras el descanso. Fue él quien regaló una asistencia de cabeza para que Ndombele abriese la lata a placer, y quien realizó una de las mejores jugadas del partido para que Fekir, su compañero en el ataque, aprovechase un balón suelto tras la buena intervención de Asenjo.

Poco más pudo hacer el guardameta del ‘Submarino’ por mantener con vida a su equipo, incapaz de alcanzar el misil con el que Depay devolvía a la tierra a los amarillos en los últimos compases del encuentro. Un tanto de bella factura que devolvió la ilusión a unas gradas que minutos antes enmudecieron tras el golazo de Fornals, que daba esperanzas a un Villarreal que durante gran parte del choque fue superior. Solo los fallos defensivos pudieron condenar a los de Calleja, que eran animados en Lyon por cerca de 200 aficionados.

3 Olympique de Lyon

Lopes, Rafael (Mendy, min. 84), Marcelo, Morel, Marçal, Ndombele, Tousart, Traoré (Cornet, min. 77), Fekir, Aouar (Depay, min. 73) y Mariano.

1 Villarreal

Asenjo, Mario, Álvaro, Víctor Ruiz, Jaume Costa, Rodri, Trigueros, Castillejo (Enes Ünal, min. 54), Fornals (Raba, min. 90); Bacca y Cherysev (Soriano, min. 74).

Goles:
1-0: min. 46, Ndombele. 2-0: min. 49, Fekir. 2-1: min. 62, Fornals. 3-1: min. 83, Depay.
Árbitro:
Viktor Kassai (Hungría). Amonestó a Álvaro, Rodri y Cherysev por parte del Villarreal, y a Marçal por parte del Lyon
Incidencias:
Gran ambiente en un abarrotado Parc Olympique Lyonnais, que contó con la presencia de 200 aficionados del Villarreal

No tuvieron suerte de disfrutar de la victoria en uno de los partidos que prometía ser de los mejores en estos dieciseisavos de final. Marcado por la intensidad, no defraudó desde los primeros minutos, con los pupilos de Calleja apostando, un día más, por la posesión de balón. Un dominio que, sin embargo, apenas le permitió crear una clara doble ocasión que abortó Anthony Lopes de maravilla. Con el incontrolable Mariano de referencia, los disparos lejanos de sus atacantes y la alta presión impuesta por los de Bruno Genesio, el Lyon fue una auténtica pesadilla para un Villarreal que sufría en cada acometida. Aunque hasta la segunda mitad, apenas dispusieron de una clara opción, en una falta lanzada por Fekir, que Asenjo despejó de forma magistral.

Fue el paso por los vestuarios lo que mató al Villarreal. Tres minutos negros que pusieron el partido con un 2-0 de desventaja. Un resultado inmerecido que se hizo demasiado cuesta arriba. Costó reaccionar, pero el tanto de Fornals, tras una magistral dejada de Manu Trigueros devolvió la esperanza a un equipo que se daba de bruces con los zagueros galos una vez tras otra. El golpe final lo asestó Memphis Depay, con un disparo lejano y tras un despeje defectuoso de Álvaro. Pudo repetir Fornals y dejar la eliminatoria mucho más abierta para los de Calleja, pero de nuevo apareció Lopes, que se convirtió en otro de los grandes protagonistas de un partido que deja lejos de los octavos al Villarreal. Toca trabajar mucho y confiar en una remontada en El Estadio de La Cerámica.

Fotos

Vídeos