Real Madrid

Solari no emula a Zidane

Solari y Zidane durante la 2001/02, en la que ganaron la Champions League /
Solari y Zidane durante la 2001/02, en la que ganaron la Champions League

Incapaz de cambiar la racha de resultados, tampoco zanja los posibles fichajes invernales y tampoco termina de lograr el apoyo de la plantilla

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

Hace justo un año, el 9 de enero, Zinedine Zidane se reunió con sus futbolistas en Valdebebas cuando el equipo comenzaba un declive evidente, a 13 puntos del líder y después de superar con problemas una eliminatoria del Real con el Fuenlabrada. «Una charla pienso que es necesaria, no hago una charla por hacer una charla. De todos modos, cuando nos reunimos es para sacar algo de esta reunión. No te voy a decir lo que hablamos, son charlas, como puede pasar en un equipo. Lo podéis analizar como queráis, que es un momento de crisis o lo que sea, pero estamos aquí para buscar soluciones. La charla ha sido más larga que otra pero nada más», dijo ante los medios sin querer «entrar en los detalles» en público. «Cuando las cosas no pasan como queremos, lo que vamos a hacer es trabajar más que nunca, en todos los sentidos».

Más información

En esa comparencia cerró la puerta a la llegada de Kepa Arrizabalaga, ya que la plantilla no quería nuevos fichajes. «No voy a necesitar a nadie. Y ya está. Para que sea muy claro, no quiero a nadie. Ya está. Estamos aquí, empezamos con una plantilla y creo en mis jugadores. Hay momentos en una temporada complicados. Vamos a ver lo que pasa al final de temporada, es ahí cuando se analizan las cosas, si deben haber cambios habrá cambios… cuando el jugador está mal, voy a ayudarle. Me interesa más unidad. No soy uno que cuando hay cosas mal voy a echar la mierda a uno o dos. Todos estamos en el mismo barco. No voy a decir: 'la culpa la tienes tu'. La culpa es de todos, la mía la primera. La culpa es de todos. No voy a cambiar. Y me molesta que con vuestros comentarios digáis que echaré un pulso al presidente y al club. No es verdad. Soy uno más aquí, estoy de paso. Nunca echaré un pulso al club, ni a la afición ni al presidente, que me ha puesto aquí. Lo único que defenderé a muerte es a mi plantilla. Creo en lo que hago y voy hasta el final, hasta que me cambien, y ya está».

«Todos estamos en el mismo barco. Soy uno más aquí, estoy de paso. Nunca echaré un pulso al club, ni a la afición ni al presidente, que me ha puesto aquí. Lo único que defenderé a muerte es a mi plantilla. Creo en lo que hago y voy hasta el final, hasta que me cambien, y ya está» ZIDANE, EL 9 DE ENERO DE 2018

Los jugadores se autoinculpan

Visto con perspectiva, Santiago Solari ha optado por un camino distinto en una situación similar. Con la Liga casi perdida, a 10 puntos, la Copa aparece como tabla de salvación en los primeros días de enero a la espera de la llegada de la Champions League. Después de la derrota con la Real Sociedad jugadores con peso en la caseta (Ramos, Carvajal, Marcelo, Kroos o Modric) se reunieron para autoinculparse de la situación actual del equipo blanco, exculpando a los entrenadores pero tampoco sin hacerles partícipes de la solución.

Esta pasa por un mayor «compañerismo», una «unión» que faltaba según reconoció Modric y una entrega «máxima» de cada miembro de la plantilla por el Real Madrid. Recordaron que han salido de situaciones peores, volvió a la cabeza el momento que atravesaba el club hace un año con Zidane, y que tienen son ellos los que pueden dar la vuelta a la situación. Entre las cosas más urgentes a remediar, mantener la concentración para evitar errores que les cuesten puntos (Real Sociedad, Villarreal, Levante, Alavés).

Solari no se alineó con los jugadores y lejos de cerrar filas con sus futbolistas claramente como hizo Zidane quiso recordar que estar en el Real Madrid «es una maravilla» y «un gran honor, un privilegio en cualquier función. Y veo la misma dedicación en todos los que forman el club. Por ejemplo los jardineros. Es emocionante. Le ponen la misma dedicación que los jugadores, sólo hay que ver cómo están los campos, los caminos de Valdebebas...».

«Lo que no me compete es explicar la política de fichajes del club. Somos lo que somos y trabajamos juntos para lograr los objetivos». SOLARI, EL 8 DE ENERO DE 2019

El argentino, al que muchos jugadores ven realmente como un interino y no creen que vaya a prolongarse en el cargo más allá de junio, sí mantuvo lo hablado en la caseta, recordando que situaciones como las de Bale se solucionan «en la intimidad», no se quiso mojar en materia de fichajes. «Lo que no me compete es explicar la política de fichajes del club. Somos lo que somos y trabajamos juntos para lograr los objetivos».

Eso sí, no hay que olvidar que pese a lo negra que parece la situación del Real Madrid en otras campañas estaba igual de mal en materia goleadora (en la 99-00 por ejemplo) y terminó ganando la Liga de Campeones con un técnico interino que no había conseguido dar la vuelta a los resultados ligueros ya que cuando Del Bosque cogió al Madrid era octavo en Liga, a siete puntos del líder en noviembre, y aunque escalaron dos puntos se quedaron fuera de puestos Champions (quintos) aunque la victoria en la final de París cambió todo.