LEB Oro

Otra losa más a las cuentas de los clubes

La plantilla del Covirán Granada celebra una de sus últimas victorias en el Palacio. /Ramón L. Pérez
La plantilla del Covirán Granada celebra una de sus últimas victorias en el Palacio. / Ramón L. Pérez

La FEB planea adelantar el inicio de Liga al 13 de septiembre, lo que obligará a arrancar antes en verano y aumentará por tanto el gasto salarial

JUANJO MARTÍNGranada

La Federación Española de Baloncesto se ha caracterizado en los últimos tiempos a tomar decisiones que en nada favorecen a los clubes que integran sus competiciones, especialmente en el plano económico. Si la pasada campaña impuso primero un incremento del gasto al introducir el tercer árbitro en los encuentros de LEB Oro y después obligó a los clubes a un acuerdo televisivo nada productivo –apenas ocho mil euros recibió cada equipo– y firmado a escasos inicios de la competición, con respecto al próximo curso ya se conoce una declaración de intenciones que volverá a gravar los presupuestos de los conjuntos en sus Ligas.

El ente presidido por Jorge Garbajosa ya ha transmitido su intención de arrancar la competición tres semanas antes, concretamente el 13 de septiembre. Esta decisión aún debe aprobarse en la inminente Asamblea pero cuenta ya con el carácter oficioso de que es el deseo expreso de la FEB, por lo que de una forma u otra se cumplirá finalmente. Eso es así hasta el punto de que ya se ha filtrado incluso el calendario con la distribución de los partidos, sin importar que los clubes no se hayan podido pronunciar al respecto. La fase regular finalizaría el 8 de mayo, mientras que los 'play offs' y la 'Final Four' dilatarían la campaña hasta el primer fin de semana de junio (días 6 y 7).

La primera consecuencia de esta medida es que la pretemporada deberá comenzar antes. En el último curso, cuya primera jornada se disputó el 5 de octubre, los equipos arrancaron entre los últimos días de agosto y los primeros de septiembre. Con el adelantado arranque de la competición, el trabajo veraniego tendrá que iniciarse antes y lo normal será que las plantillas se sometan a los reconocimientos médicos y rompan a sudar en los primeros días de agosto.

Esto provocaría a su vez que los clubes deban afrontar el abono de una mensualidad más para sus trabajadores, tanto cuerpo técnico como jugadores. Hasta el momento, los equipos habitualmente tenían que abonar unas nueve nóminas al concentrarse toda la Liga en ese lapso de tiempo. Sin embargo, tras la determinación de empezar antes la competición, también es necesario hacer frente a un pago más.

En el caso de que esa imposición de la FEB supusiese que la LEB Oro concluye varias semanas antes podría dejar las arcas de los clubes en las mismas condiciones, pero no sucede así. La próxima edición liguera presenta unas fechas de finalización análogas a las de este año, por lo que ese adelanto sí tendrá un efecto negativo en materia económica y prácticamente nulo en lo deportivo. Sí es cierto que el ente ha reducido a la mitad las jornadas entre semana –de cuatro de este último año a dos el venidero–, pero no así el hecho de tener que jugar en unas fechas tan señaladas como las Navidades. Esa reclamación por parte de los colectivos de los jugadores ha caído una temporada más en saco roto, aunque sí se responde una de sus peticiones más repetidas en los últimos tiempos.

De alta en Seguridad Social

Las agrupaciones que defienden los derechos de los que se visten de corto siempre han abogado por estirar las competiciones para que no haya tanta pausa entre el final de una campaña –alrededor de abril– y el inicio de la siguiente (septiembre). Todo un tira y afloja entre los jugadores y los clubes en los que la FEB ha favorecido a los equipos. No obstante, ante la obligatoriedad de detenerse en las 'ventanas' FIBA, su nueva decisión ha sonreído a los propósitos de los sindicatos. Esto equivale a un desembolso más por parte de los conjuntos y un golpe que siente con especial fuerza la Fundación CBGranada.

El cuadro nazarí es de los pocos que tiene dados de alta en la Seguridad Social a los integrantes de la primera plantilla, por lo que el dictamen de la FEB afectará más a los rojinegros que al resto. Esto se debe a que la política de la Fundación no es una tónica general en el resto de clubes de la LEB Oro, y resulta aún más extraña en Plata. Muchos equipos optan por mantenerse al margen de la legalidad vigente y no tienen dados de alta adecuadamente a sus miembros.

Eso es algo que no ocurre en la entidad nazarí, lo que aumenta el atractivo de cara a los posibles fichajes que pueda acometer cada verano. Este factor se une a su contrastada solvencia económica y a su meteórico crecimiento en la cancha, al haber rozado la 'Final Four' en su año de debut en la Liga. Una trayectoria claramente al alza pese a que la FEBno deja de añadirle, a Granada y al resto de clubes, losas a sus respectivas mochilas.