Séptima etapa

Groenewegen deja a Gaviria sin una tercera victoria

Dylan Groenewegen manda callar tras cruzar la línea de meta. /Reuters
Dylan Groenewegen manda callar tras cruzar la línea de meta. / Reuters

El holandés responde a las críticas al ganar la etapa más larga de la presente edición de la ronda gala, en la que el pelotón se dio un respiro

JEAN MONTOISCHARTRES

El holandés Dylan Groenewegen (Lotto NL) logró este viernes la victoria al esprint en la séptima etapa del Tour de Francia, en Chartres, por delante del colombiano Fernando Gaviria (Quick-Step), ganador de la primera y de la cuarta etapa. El belga Greg Van Avermaet (BMC) conservó el maillot amarillo de líder después de esta etapa de transición, la más larga de esta edición del Tour, con 231 kilómetros, en la que el pelotón se dio un respiro a pesar de las casi seis horas sobre el sillín para los corredores. El campeón olímpico belga lo reforzó además con tres segundos de bonificación en un esprint intermedio bonificado.

Groenewegen, ganador de la etapa de los Campos Elíseos que puso fin al Tour 2017, superó a los dos velocistas que acapararon los triunfos desde la salida, Gaviria y el campeón del mundo eslovaco Peter Sagan. Los franceses Arnaud Démare y Christophe Laporte ocuparon el cuarto y quinto puesto, respectivamente.

«A todo el mundo le vino más o menos bien esta etapa, porque fue la primera jornada fácil después de unas etapas sin parar en la que no teníamos tiempo ni de hablar. Hoy estuvimos algo más relajados», estimó 'GVA', quien insistió en su objetivo: «Llegar a la etapa del pavé (domingo) con el maillot amarillo».

El director del Tour, Christian Prudhomme, salió al paso de las críticas veladas por la «innecesaria» longitud de la etapa, aludiendo a la geografía física de Francia: «Al oeste de la diagonal que une el País Vasco con Alsacia no hay montaña». Así pues, los favoritos para la general no pasaron apuros, aunque algunos equipos como AG2R La Mondiale, Trek o Movistar dieron un pequeño acelerón a menos de 100 kilómetros de meta.

De los candidatos al podio sólo el irlandés Dan Martin se quedó atrás, aunque recuperó el contacto con el pelotón. Ese movimiento condenó sin embargo al francés Yoann Offredo, que se había lanzado a la aventura en solitario en el kilómetro 34.

El también galo Laurent Pichon lo intentó por su parte a 84 kilómetros para meta, y su aventura concluyó antes de los últimos 30 kilómetros, pero el francés recibió al menos el premio a la combatividad del día.

Cambio generacional

Groenewegen, de 25 años, logró su segunda victoria parcial en el Tour, en el que participa por tercer año. El holandés, profesional desde 2015, cuenta con 31 victorias en su palmarés, 10 esta temporada.

«No tenía buenas piernas en los primeros 'sprints'. La gente decía que yo no era capaz de ganar una etapa. Hoy las piernas respondieron bien y yo respondí a las críticas», reaccionó el holandés.

La llegada reveló el cambio de generación que se está produciendo en las llegadas masivas. El británico Mark Cavendish (33 años) y el alemán André Greipel (35 años) fueron superados de nuevo.

Desde el inicio de esta ronda gala, Greipel pudo ganar sobre todo en la llegada a Sarzeau (3º). Cavendish, con 30 victorias parciales en el Tour, no estuvo cerca de ganar hasta el momento. En Chartres, 'Cav' firmó su mejor resultado... un décimo puesto.

Este sábado, la octava etapa conduce de Dreux a Amiens (181 kilómetros). Para los velocistas será la última ocasión de la semana, antes de los adoquines y de la llegada de la montaña.

Fotos

Vídeos