Tour de Francia

Yates triunfa en Prat d'Albis y Alaphilippe resiste pero muestra sus límites

Simon Yates cruza la línea de meta en Foix Prat d'Albis./Reuters
Simon Yates cruza la línea de meta en Foix Prat d'Albis. / Reuters

El líder sufre en la última subida en los Pirineos y se deja más de un minuto ante Pinot, segundo en la decimoquinta etapa junto a Landa

PABLO MELIÁNFoix

El británico Simon Yates (Mitchelton) logró este domingo su segunda victoria de etapa en el Tour de Francia 2019, en la cima del Prat d'Albis, donde el francés Julian Alaphilippe (Deceuninck-Quick Step) cedió tiempo pero conservó el maillot amarillo antes de la última semana. Al término de los 185 kilómetros de esta etapa con salida en Limoux, Simon Yates, que ya había ganado el jueves, superó en una treintena de segundos al francés Thibaut Pinot (Groupama-FDJ), segundo, y al español Mikel Landa (Movistar), tercero.

Con el atracón de los Pirineos en las piernas además de la contrarreloj del viernes en Pau, la ascensión al Prat d'Albis, última dificultad antes de la jornada de descanso de este lunes en Nimes, levantó finalmente todas las cartas. Sin más cronos en el programa, el ciclista más fuerte antes de afrontar los Alpes es Pinot, el héroe del día anterior en el Tourmalet. Su coraje se vio premiado con un segundo puesto que le permite ganar una posición en la general.

Le resistió hasta los últimos cuatro kilómetros el colombiano Egan Bernal, que con el gesto retorcido buscó su ritmo, muy alto, pero sin responder a los tirones de Pinot, buscando la mejor renta posible en la general. Antes cayeron los otros gallos del pelotón, con Geraint Thomas cediendo el paso al principio de los 11,8 kilómetros del Prat d'Albis y Alaphilippe un poco después.

El francés había afrontado la parte clave de esta 15ª etapa completamente solo, después de que Enric Mas confirmara su tendencia a la baja del sábado, cuando pasó del cuarto al décimo puesto, cayendo en las primeras rampas.

Sin un equipo de referencia en el pelotón de hombres importantes, la lucha cuerpo a cuerpo fue violenta. Rigoberto Urán también cedió ante la clase de Pinot. Tras este baile en el último puerto pirenaico, Thomas aguantó el segundo puesto, a 1:35 de Alaphilippe, Steven Kruijswijk es tercero (1:47), Pinot cuarto (1:50) y Bernal quinto (2:02). Landa y Valverde son séptimo y octavo, mientras que Urán cae a la décima plaza.

Quintana y Movistar, brillo sin premio

Antes, la última jornada en los Pirineos fue muy movida, con ciclistas en busca de la gloria desde el arranque. Las idas y venidas se consolidaron al inicio del Col de Montsegur con una escapada de 30 corredores, incluido Nairo Quintana. «Hay que moverse y tratar de dar espectáculo. A veces se gana y a veces no», declaró el colombiano. El líder del Movistar, que achacó al dolor en el codo herido tras una caída su rendimiento el día anterior en el Tourmalet, cuando cedió más de tres minutos con el ganador Thibaut Pinot, mostraba su orgullo.

La aventura colectiva coronó el puerto de Lers, de primera categoría, con cinco minutos y 10 segundos sobre el grupo de los hombres importantes. En el grupeto de candidatos a la victoria final el Ineos dando otra vez señales de flaqueza. Rápidamente Bernal y Thomas se quedaron sin gregarios.

Landa, elegido como el combativo del día, saltó de entre los favoritos en cuanto la carretera volvió a empinarse en las rampas del 'Mur de Peguere', antesala de la última cima de la jornada. Entonces se descolgaron de la escapada de 30 hombres Andrey Amador y Marc Soler, juntándose con su compañero, mientras que por delante quedaba Quintana. Una situación ideal para el equipo español a falta de 30 kilómetros, que no se tradujo en un triunfo parcial.

Llegó Prat d'Albis. La cabeza de carrera la tenían Simon Geschke y Yates. Entonces, el gemelo británico, ganador de la última Vuelta a España, se marchó con facilidad del alemán hacia la victoria final.