Baloncesto

Pau Gasol no piensa en la retirada: «Quiero ir al Mundial»

Pau Gasol, durante la presentación de su libro en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. /AFP
Pau Gasol, durante la presentación de su libro en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. / AFP

El jugador de los Spurs reclama al Barça «un acto digno, a la altura del significado de un jugador como Navarro»

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZMadrid

«A mí no me gusta ser normal. Me gusta ser excepcional», sentenció este miércoles Pau Gasol, que con 38 años cumplidos hace dos meses y tras haberlo ganado todo con la selección, salvo una medalla de oro olímpica, no piensa en la retirada e insiste en que si se encuentra «físicamente bien», quiere defender a España no sólo en el Mundial de China 2019, sino también en los Juegos de Tokio 2020. En ninguno de los dos próximos grandes campeonatos estará ya su íntimo amigo Juan Carlos Navarro, cuya despedida del baloncesto activo por parte del Barcelona «no ha sido como uno desearía». Después de que el club azulgrana no haya sabido o querido gestionar la retirada de su legendario capitán, el ala-pívot de los Spurs de San Antonio reclamó a la entidad culé «un acto digno para estar a la altura del significado de un jugador como Navarro». «Cuando a mí me llegue el momento ya decidiré cómo y dónde acabo mi carrera, pero cada vez es más complicada una retirada en España o en el Barça», reconoció el mayor de los Gasol, que sólo se plantea «vivir el presente» y «disfrutar al máximo esta temporada», que será ya la decimoctava en la NBA.

En lo que no tiene dudas Pau Gasol es en que cuando ponga fin «a una carrera excepcional» continuará vinculado al deporte, «y es más posible que sea del lado de la gerencia que del banquillo». Desde los despachos intentará continuar transmitiendo las experiencias y los valores que ha plasmado en su libro 'Bajo el aro', con el que el jugador catalán intenta inspirar «a gente de todo tipo de perfil y de todas las edades, pero sobre todo a los más jóvenes». Él, que destaca que «el talento se desarrolla a base de trabajo y dedicación», asegura mantener la ilusión y la ambición para continuar afrontando retos y, dado que tiene dos años más de contrato con los Spurs y que desea «seguir ayudando a la selección», reclama un sitio entre los elegidos, aunque hayan sido otros lo que hayan peleado por la clasificación para el Mundial como consecuencia de las polémicas ventanas de la FIBA.

«A mí me encanta jugar con la selección, y mi deseo es estar en el Mundial», admitió el líder del equipo nacional, convencido de que «la mayoría de los jugadores que han disputado las ventanas y que están haciendo un papel increíble serán reemplazados». «El tema de las ventanas (sin presencia de jugadores de la NBA y de gran parte de la Euroliga) es una situación extraña y excepcional, pero tiene su parte positiva, porque es una oportunidad para que los jugadores que se han ganado el pase al Mundial convenzan al entrenador de que tienen un hueco en el sistema», subrayó. Dado que el Mundial del próximo año clasificará directamente a siete selecciones para los Juegos de Tokio, la próxima cita olímpica sí parece estar destinada ahora a ser su última gran competición con la selección.

«Hacer fuerza» por los refugiados

Embajador de Unicef desde hace 15 años y colaborador con hospitales pediátricos, Pau Gasol reclamó «ser sensibles« con la situación de los migrantes que llegan a Europa y, aunque reconoció que «en un mundo cada vez más global tiene que haber una regulación, también hay derechos humanos que hay que respetar».

«Es un problema grave que no se puede ignorar y es necesario atajar. Hay que ser sensibles y conscientes de la situación que viven estas personas, que dejan sus países y todo atrás. Los líderes políticos tienen un papel clave, pero a nivel de sociedad podemos hacer fuerza para lo que creemos que es justo o injusto», añadió el internacional español.

Su hermano Marc, con el que ha creado la Gasol Foundation para luchar contra obesidad infantil, se enroló el pasado mes de julio en el barco 'Open Arms' para rescatar a una mujer de Camerún, agarrada a los restos de un naufragio en el que murieron una mujer y un niño en el Mediterráneo.

En cualquier caso, aclara que el futuro lo marcará siempre su estado físico. «La ilusión la tengo, y me encantaría poder continuar y ayudar a la selección con mi presencia, aunque no sé cómo me encontraré dentro de dos años. También para retirarme o no en Estados Unidos (en los Spurs)», apunta quien subraya su «mentalidad de positivismo» y «de aprovechar los momentos». Como recuerda en el prólogo de su libro, donde rememora la semifinal del Mundial de 2006 contra Argentina, siempre intenta extraer consecuencias beneficiosas de las peores situaciones. «En aquel Mundial todo salió de maravilla. Hasta mi lesión», apuntó en alusión a la fractura del quinto metatarsiano del pie izquierdo que le impidió disputar la histórica final de Saitama hace 12 años.

Fotos

Vídeos