LEB ORO

Los partidos a cara de perro de antaño

Rodríguez (i) busca un pase mientras Gianella trata de robar en un Granada-Bilbao./RAMÓN L. PÉREZ
Rodríguez (i) busca un pase mientras Gianella trata de robar en un Granada-Bilbao. / RAMÓN L. PÉREZ

Javi Rodríguez, técnico del Oviedo, regresa este domingo al Palacio para medirse al Covirán tras vivir como jugador varios encuentros caldeados contra el 'Cebé'

JUANJO MARTÍNGRANADA

Los aficionados al baloncesto más veteranos se toparán este domingo con un rostro más que conocido cuando contemplen al rival del Covirán de esta jornada. Al frente del Liberbank Oviedo, oponente de este domingo (18.30 horas), se encuentra Javi Rodríguez, el que fuera director de juego de Tau, Gijón, Leche Río, Fuenlabrada Manresa y Bilbao. El base vivió en primera persona vibrantes encuentros en el pabellón municipal del Zaidín, un escenario que no olvida el ahora máximo responsable del banquillo asturiano.

El natural de Porriño (Pontevedra) libró en la primera década del milenio intensos duelos ante jugadores como Nacho Ordín o Nico Gianella, los maestros de ceremonia del 'Cebé' en aquel entonces. Esos enfrentamientos se quedaron de manera indeleble en la mente de Rodríguez, quien recuerda con cariño unas visitas a Granada que siempre se celebraban «a cara de perro. He jugado muchos años con equipos de la zona media-baja de la Liga y Granada siempre estaba por ahí, así que teníamos los mismos objetivos y eran partidos importantes».

El historial del gallego con el Palacio comenzó realmente un poco antes, en 1998, cuando militaba en una escuadra vitoriana en la que Elmer Bennett y Jordi Millera le cortaron el paso a la pista. «Recuerdo ir allí con el Tau el primer año, estaba el pabellón a reventar», expresa Rodríguez, al que tampoco se le borra de la cabeza «el frío horroroso que hacía allí en invierno», en referencia al resto de visitas en las que sí saltó a la cancha.

La décima de Liñán

En lo que sí necesita un poco de ayuda para rememorar es a la hora de repasar dos encuentros marcados por la polémica en los que Javi Rodríguez fue testigo directo. El primero de ellos se produjo en 2002, cuando Juan Carlos Liñán estiró el tiempo para, en apenas una décima de segundo, recibir en el poste bajo, fintar y lanzar para meter la canasta que otorgó la victoria contra Gijón (77-75). «No me acordaba de esa jugada. Fue una discusión importante y montamos una muy gorda porque aquello fue flagrante», asevera el entrenador del Oviedo.

También estaba en cancha Javi Rodríguez en otro 'robo' sonado, en esta caso en contra de los intereses nazaríes. A finales de 2010, el Bilbao Basket se llevó el triunfo en un final muy igualado ante el 'Cebé' de Trifón Poch (75-77). Un resultado calcado al de ocho años antes y con el que el universo parecía compensar la afrenta al base gallego.

En este caso, fueron los granadinistas los que no dieron crédito a la decisión de los colegiados de no señalar una clara falta de Hervelle sobre Paulo Prestes, cuando el brasileño se disponía a anotar cerca del aro en los últimos segundos del choque. Todos los jugadores se detuvieron pensando que iba a indicarse la personal, pero el silbato no sonó y se frustró la opción de forzar al menos la prórroga en ese partido en el que Manu Rodríguez estaba en el banquillo nazarí, si bien no llegó a salir a la pista.

Estos dos ejemplos reflejan a la perfección la tensión que se experimentó en la mayoría de ocasiones en las que el base de Porriño se cruzó como jugador con el extinto 'Cebé'. «Recuerdo especialmente un encuentro 'caliente' contra Joe Ingles... Me encanta jugar en campos así como Granada, con vida y en los que se respira ambiente de baloncesto», añade el técnico.

De los ocho duelos en los que Javi Rodríguez tuvo minutos en Granada, el balance de victorias y derrotas está igualado (4-4), por lo que este domingo la balanza se inclinará hacia un lado u otro. El Oviedo arriba al Palacio con la vitola de ser el mejor equipo a domicilio, tras ganar los dos encuentros que ha disputado lejos de su casa. Eso sí, los asturianos han cedido en sus tres citas como local, por lo que aparecen en la clasificación por debajo del Covirán. Por su parte, los nazaríes permanecen invictos en su papel de anfitrión, una condición que no desean abandonar por ahora.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos