Uno de cada seis contratos de Granada tendrá penalización por ser de siete días o menos

Uno de cada seis contratos de Granada tendrá penalización por ser de siete días o menos
Alfredo Aguilar

Granada es la provincia andaluza con mayor proporción de acuerdos laborales que duran menos de una semana, seis puntos por encima de la media regional

Juanjo Cerero
JUANJO CEREROGranada

Uno de cada seis contratos que se firmaron a lo largo de este año cumple los requisitos para sufrir penalizaciones por parte del Gobierno por durar menos de una semana. A partir de ahora, estos acuerdos laborales de corta duración, asociados con condiciones de precariedad e inseguridad laboral, verán incrementado lo que han de abonar en concepto de cotizaciones sociales.

De acuerdo con los datos más recientes disponibles en el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), el 15% de todos los contratos de trabajo que se firmaron hasta el cierre del mes de noviembre, último para el que hay información disponible, tuvieron una duración menor a los siete días. Es este uno de los caballos de batalla del Gobierno de Pedro Sánchez, que trabaja en un Real Decreto-Ley para luchar contra el empleo precario, «y más concretamente contra el abuso de contratos temporales de corta duración». Por esta razón, los contratos que duren cinco días o menos –una semana laboral– verán incrementado el coste por contingencias comunes en un 40%, según el borrador del texto en el que trabaja el Ministerio de Trabajo que dirige Magdalena Valerio. La única excepción se producirá en los que se firmen en el Sistema Especial para Trabajadores por Cuenta Ajena Agrarios.

Si bien el SEPE no dispone de información concreta sobre contratos de cinco días o menos, sí lo hace sobre los de siete o menos, algo que permite hacerse una idea de qué porcentaje del mercado laboral puede verse afectado por las nuevas medidas. Así, de los 210.752 contratos de trabajo que se firmaron en la provincia granadina entre el 1 de enero y el 30 de noviembre de 2018, 32.540, algo más del 15%, en el entorno de uno de cada seis, podrá estar sujeto a las nuevas penalizaciones que prepara el Gobierno, que asimismo anunció que perseguirá otra figura asociada a la precariedad laboral, la del falso autónomo, con multas que podrán alcanzar hasta 10.000 euros.

El número de contratos de menos de una semana se ha triplicado en los últimos diez años

Hasta ahora, estos contratos ya estaban penalizados por la Ley de Seguridad Social. El recargo en las cotizaciones que se aplicaba hasta ahora para los de siete días o menos era del 36%. Así, lo que pretende ahora el Gobierno es incrementar en cuatro puntos más aquellos que ni siquiera paguen por el fin de semana como medida disuasoria contra la precariedad y para tratar de aumentar el volumen de recaudación de la Seguridad Social.

Este porcentaje global del 15% varía de manera sensible dependiendo de la época del año que se analice. Por ejemplo, en el caso de 2018, mayo, junio y octubre fueron los meses con mayor índice de acuerdos laborales de menos una de semana, coincidiendo con el inicio de la temporada alta, la Semana Santa, las Cruces y el Corpus, por ejemplo. En estos períodos, hasta uno de cada cinco contratos –el 19% del total– que se cerraron en Granada fueron de siete días o menos. La cifra es más alta que en los meses de julio y agosto, porque en ellos se suele producir un número mayor de contrataciones que se alargan hasta el final de la temporada alta turística.

Mayo, junio y octubre fueron los meses en los que más contratos de este tipo se produjeron

'Líder' en Andalucía

Una de las particularidades del caso granadino, de acuerdo con la información de la que dispone el SEPE, es que se trata de la provincia andaluza donde mayor proporción de este tipo de contratos se produce en toda la comunidad autónoma.

De hecho, el 15% sobre el total que arroja Granada está seis puntos por encima de la media de Andalucía, situada en el 9% según los datos del SEPE acumulados hasta el cierre de noviembre, teniendo en cuenta los que entran en la tipología de obra o servicio, que son de lejos el grupo mayoritario, pero también los de interinidad, relevo, jubilación parcial y otros no tipificados con exactitud en las estadísticas.

En comparación con el resto de provincias andaluzas, Almería y Córdoba son las dos que menos incidencia de este tipo de precariedad laboral presentan, ambas en el entorno del 6%. Por debajo de Granada, que lidera el escalafón en solitario con un 15%, se encuentra Málaga, donde el porcentaje es del 10%.

Desde el comienzo de la crisis económica, el encadenamiento de contratos de cortísima duración se ha convertido en una práctica cada vez más habitual entre los empresarios. Una situación que genera una creciente situación de inseguridad laboral y grandes dificultades para plantear proyectos de vida construidos sobre la estabilidad laboral, uno de los mensajes fundamentales en los que incidió el Rey Felipe VI en su discurso de Navidad.

Esta evolución se ve de forma clara en los datos. Siempre según el SEPE, en 2008, el año en el que dio comienzo la crisis económica, 11.463 contratos de los analizados fueron de siete días o menos. Este año son ya prácticamente el triple, y todavía faltan por añadir los que se produzcan durante el mes de diciembre. Entonces el porcentaje fue del 7,6%. Hoy es el doble, el 15%.

 

Fotos

Vídeos