Granada, la segunda provincia de España con más denuncias por menores desaparecidos

Exterior del centro de menores Ángel Ganivet/Ramón L. Pérez
Exterior del centro de menores Ángel Ganivet / Ramón L. Pérez

Granada y Cádiz suman más de la mitad del total de estas denuncias en España; buena parte se deben a los menores migrantes que se fugan de centros de acogida

Juanjo Cerero
JUANJO CEREROGranada

En la provincia hay en estos momentos 352 denuncias por desaparición de menores de edad que no se han resuelto, según los últimos datos publicados en el Informe ‘Personas desaparecidas’, que elabora el Centro Nacional de Desaparecidos y el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, presentó ayer en Almería al hilo de la investigación sobre el caso de Gabriel. Según estos datos, que abarcan el período entre 2010 y 2017, Granada es la segunda provincia española donde más denuncias se producen por este motivo. Solo la supera Cádiz, donde hay 840 casos activos de menores de edad desaparecidos, más del doble que la provincia granadina. Esto supone que se producen cuatro denuncias por este motivo por cada 10.000 menores de 18 años censados en Granada.

También según los datos de este informe, las desapariciones de menores de edad suman algo más de la mitad (el 53,7%) de los 655 casos de personas desaparecidas sin causa aparente en la provincia hasta 2017.

De estos 655 casos, solo cuatro están considerados como "de alto riesgo" por las fuerzas policiales, lo que supone menos del 1% del total. Esta calificación se da por varios motivos;entre ellos, que la persona que desaparece pueda ser un riesgo para los demás, que presente algún tipo de discapacidad física o mental, que esté bajo tratamiento médico necesario, o que sea víctima de violencia de género, entre otras. Ninguno de los casos de desaparición de menores granadinos tiene la calificación de ser de alto riesgo, y ello a pesar de que la normativa policial establece que cuando un menor de edad se encuentra ilocalizable "se presume siempre de algo riesgo con independencia de la presunta voluntariedad o no de la desaparición".

También según este informe del Ministerio del Interior, durante el período entre 2010 y 2017 se denunciaron, investigaron y resolvieron un total de 22 casos de sustracción de menores. En este sentido, Granada es la tercera provincia andaluza donde menos casos de este tipo se han registrado. Solo hubo menos en Huelva y Jaén, provincias con un volumen de población mucho menos significativo que el granadino.

Fugas de migrantes

Para entender cómo es posible que Granada sea la segunda provincia española con más denuncias por desaparición de menores, superando a comunidades autónomas enteras, y a la vez tenga un número bajo de casos de sustracción de menores, es necesario entender cómo funcionan los protocolos de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado en estos casos. Los datos demuestran que el número de denuncias por la desaparición sin causa aparente de menores de edad es mucho más abultado en todo el sur y el sureste peninsular. Fuentes policiales indican que hay un factor imprescindible para entender esta tendencia: tener en cuenta que en esta estadística se cuenta también a los menores inmigrantes que se fugan de los centros de acogida tras llegar a diferentes puntos de Andalucía buscando seguir subiendo hacia el norte en busca de mejores oportunidades. También son muy comunes los ‘secuestros’ de menores extranjeros por parte de sus padres para llevarlos a sus países de procedencia.

Solo cuatro desapariciones sin resolver en Granada son de alto riesgo

Al ser Andalucía, y en concreto Granada y Cádiz, dos de los puntos de entrada de migrantes más importantes de todo el territorio español, cuando un migrante menor de edad llega a la costa sin la compañía de sus padres u otro adulto cualquiera que afirme hacerse cargo de él, queda bajo la tutela y custodia del Estado. Este grupo de población, conocido en el lenguaje policial como Menores Extranjeros No Acompañados (MENA), es una de las principales causas de que las cifras de Granada y Cádiz estén infladas. Algunas de las playas a las que más migrantes llegan son las de Motril, en Granada; Garrucha, en Almería; y Tarifa, Bolonia y Barbate en Cádiz. Así lo afirmó hace algunos meses Nicolás Torres, responsable de las Unidades de Acogida Temporal (UATE) de la Fundación Samu, quien también aseguró que la llegada de pateras a las costas andaluzas estaba empezando a volver a crecer de manera significativa en los últimos meses.

Cuando uno de estos menores decide fugarse del centro de acogida pasa automáticamente a formar parte de la estadística de menores desaparecidos sin causa aparente. El protocolo desgranado en este informe indica que esta situación es común, ya que se tiene en cuenta como uno de los factores a la hora de decidir la calificación del caso. Aunque por defecto las desapariciones de menores son consideradas de alto riesgo, el informe asegura que "pueden excluirse de esta regla general aquellos casos en los que concurran circunstancias que hagan evidente la voluntariedad de la desaparición, como las fugas de los centros de internamiento o de acogida".

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos