El precio de la gasolina en Granada alcanza en abril uno de sus máximos en tres años

El precio de la gasolina en Granada alcanza en abril uno de sus máximos en tres años
Alfredo Aguilar

No se vivía una situación así desde el repunte del barril de crudo Brent de mediados de 2015

Juanjo Cerero
JUANJO CEREROGranada

El precio medio que se paga en Granada por un litro de gasolina sin plomo de 95 octanos alcanza en lo que llevamos de mes los 1,286 euros, según los datos del portal web Dieselgasolina.com. Es el valor más alto registrado desde julio de 2005, cuando esta cantidad llegó a los 1,341 euros en un período de subida del crudo por el incremento del barril de Brent. Es decir, hacía 32 meses, casi tres años, que la gasolina no estaba tan cara en Granada.

Similares tendencias se viven en la gasolina sin plomo 98 y en el gasoil. Es el producto del aumento en el precio del barril de crudo, que marca valores cercanos a los 70 dólares, valores que no se registraban desde mediados de 2015, precisamente hasta donde hay que remontarse para encontrar un litro de gasolina tan caro.

Las causas de las subidas vividas en lo que va de año tienen que ver con el recorte de la producción de los países productores de la OPEP, lo que está suponiendo que no entren al mercado alrededor de 1,8 millones de barriles de crudo diarios, y con la situación derivada de los menores inventarios en Estados Unidos.

Como se puede comprobar en el gráfico superior, la tendencia es alcista a pesar de algunos altibajos desde el tercer trimestre del año pasado, y salvo grandes fluctuaciones en el mercado o nuevas decisiones políticas en los países productores, es de esperar que la gasolina continúe subiendo de precio en los próximos meses.

Más impuestos

Este alza de precios se produce justo a la vez que el Gobierno mueve ficha y propone aumentar los impuestos a los carburantes tras el último aviso de Bruselas a España sobre su baja fiscalidad. La intención del Ejecutivo, a instancias de los informes realizados por el Comité de Expertos para la Transición Energética, es de subir el precio del gasoil un 28,6%, así como subir el impuesto de matriculación a los coches que usen este tipo de combustible. La gasolina tampoco se libraría del aumento de los impuestos, aunque sería mucho menor, del 1,8%.

Según los cálculos que hizo la asociación Automovilistas Europeos Asociados (AEA), llenar el depósito de un coche diésel le costará al conductor diez euros más si se ponen en marcha estas medidas. Todo ello sumado a la subida del precio base del litro de combustible.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos